Uruguay consideró “inamistosas” las acusaciones de “cobarde”  sobre Sendic

Fin del idilio con el chavismo

Menos de dos semanas después de asumir, el presidente Tabaré Vázquez marcó otro viraje con respecto a su antecesor, José Mujica. Aprovechó las acusaciones del presidente venezolano Nicolás Maduro sobre el vicepresidente Raúl Sendic para tomar distancia del heredero de Hugo Chávez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maduro no vino a la asunción de Vázquez el 1° de marzo. Foto: Reuters

Y lo hizo con su estilo discreto, a través de un comunicado de la Cancillería sin declaraciones ampliatorias. Aunque el fallecido presidente Chávez vino en marzo de 2005 a Uruguay a la primera asunción de Vázquez, con el que firmó acuerdos de cooperación energética, la administración Mujica se mostró más cercana al gobierno venezolano. El excanciller Luis Almagro se resistió a condenar la actuación de Maduro tras los disturbios que provocaron 43 muertos el año pasado en Venezuela. Pero ahora parece haber terminado la cercanía del gobierno frenteamplista con el venezolano.

En ese marco, la Cancillería suspendió esta mañana una reunión prevista para las 10:00 en la que el ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa nombraría a las autoridades de las comisiones binacionales. 

Maduro se enojó con Sendic quien había dicho que no tenía "elementos" para afirmar que hay injerencias externas en la situación venezolana. El presidente venezolano no la dejó pasar y dijo en cadena televisiva que "por allá, un amigo en el sur, un gran amigo, que tiene un buen cargo, un importante cargo en un gobierno dijo que no le constaba la injerencia de Estados Unidos sobre Venezuela, qué vergüenza esas declaraciones" (…) Estamos agredidos, intervenidos, amenazados y ¡todavía hay gente que dice eso en América Latina!".

Luego Maduro hizo comentarios insultantes hacia Sendic. "A veces Chávez me decía, tranquilo Nicolás, que el mundo está lleno de cobardes. Cuando por allá sale un cobarde a tratar de ganar indulgencia con los gringos. (…) Los cobardes son olvidados por la historia, así de sencillo", señaló.

La reacción uruguaya no se hizo esperar: la Cancillería emitió un comunicado y el ministro Rodolfo Nin Novoa convocó a su despacho al embajador venezolano, Julio Chirino, para hacerle saber la molestia del gobierno. El comunicado de la Cancillería califica de "inamistosas" las declaraciones de Maduro sobre Sendic.

En cualquier caso, Sendic se dio por aludido. "En lo personal pienso que al presidente Maduro le faltó información para que pudiera hacer una afirmación de esta naturaleza", dijo el vicepresidente. "Después que pase todo esto habrá tiempo para conversar sobre estas afirmaciones, desde mi punto de vista inexplicables, del presidente Maduro", agregó. Sendic dijo que durante su trayectoria, fue siempre solidario con Venezuela y que el presidente Vázquez estaba tan sorprendido como él por lo ocurrido.

Lo irónico es que en este asunto el gobierno recibió el apoyo unánime de la oposición en tanto que en el oficialismo se marcaron matices.

El diputado colorado Ope Pasquet, que fue vicecanciller, dijo que "hizo muy bien" la Cancillería al "reaccionar frente a las declaraciones infelices e inamistosas del presidente Maduro". También pidió que Uruguay plantee la consideración de la situación en Venezuela por parte de los cancilleres de los países de Unasur.

"En la medida que vemos en la Cancillería una actitud a favor de tratar esta situación y frente a la respuesta que se le ha dado al agravio sufrido por el vicepresidente, creemos que se está en el camino correcto", precisó. El legislador colorado consideró que más allá de este episodio puntual, "hay un cambio positivo en el sentido de reafirmar la vigencia del concepto democrático".

Su colega blanco Jaime Trobo sostuvo que "las insolencias del chavismo, tanto de Chávez como de Maduro, son conocidas y le han tocado a varios dignatarios (...) ahora le tocó al vicepresidente y no lo podemos admitir bajo ningún concepto porque ha sido electo democráticamente en una elección insospechada como es la del Uruguay".

Los diferentes sectores que componen el Frente Amplio salieron ayer a respaldar a Sendic; pero desde el Partido Comunista y el MPP —el sector de Mujica y al que pertenece Almagro— se insiste con la "injerencia extranjera de Estados Unidos" en la crisis venezolana y minimizaron el episodio con Sendic.

El diputado Gonzalo Mujica (Espacio 609) dijo a El País que Maduro cometió "un exabrupto" y sus comentarios fueron desafortunados al calificar a Sendic de "cobarde". "Yo respaldo absolutamente lo actuado por Raúl", señaló.

Por su parte, el diputado del MPP Daniel Caggiani dijo a El País que la relación comercial y política con Venezuela "debe ser adecuada y amistosa como siempre, pero la principal preocupación es la situación geopolítica de ese país y nos preocupa de manera muy importante las resoluciones del gobierno de Estados Unidos".

El diputado comunista Óscar Andrade cree que "cualquier referencia acerca de si se interpretó mal la frase de Sendic, o si la referencia que hace Maduro es adecuada o no, me parece menor frente al riesgo de intervención norteamericana en Venezuela". "El centro de la preocupación tiene que estar en el decreto de (Barack) Obama y no en lo que dijo Maduro de Sendic", insistió Andrade.

Coletazo de la crisis: suspenden cumbre.


A las 14 horas el Ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo emitió el comunicado expresando su malestar con los dichos del presidente Venezolano, Nicolás Maduro, y anunciando que hoy jueves se realizaría la "reunión extraordinaria de Cancilleres de Unasur a efectos de que todos los países de la región puedan contar con la mayor y mejor información disponible para efectuar evaluaciones con objetividad y con la prudencia que estas delicadas cuestiones requieren".

El tono elegido por Cancillería para justificar el motivo de la reunión que ella misma convocó en su calidad de presidente pro témpore de la Unasur dista del ánimo con el que Maduro y otros aliados del eje bolivariano llegaban al encuentro. El presidente ecuatoriano Rafael Correa, en la noche de martes, dijo que la reunión era para "dar la respuesta correspondiente a esta grotesca, ilegal, descarada, inaudita, injustificada injerencia de Estados Unidos en asuntos internos de Venezuela". Sin que Cancillería diera una explicación oficial, tan solo dos horas después de confirmar la cumbre se anunció que la misma sería suspendida hasta el próximo 23 de marzo. Dicha suspensión no puede interpretarse de manera aislada a la crisis que se instaló entre Uruguay y Venezuela. El clima no era el mejor para tratar un asunto en el que Venezuela elige un apoyo incondicional frente a Estados Unidos.

La declaración del gobierno uruguayo.


Ayer la Cancillería divulgó un comunicado en respuesta a las declaraciones del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sobre el vicepresidente Raúl Sendic. El comunicado califica de "inamistosas" las afirmaciones de Maduro, y anuncia la convocatoria del embajador venezolano, Julio Chirino, para expresarle una queja formal. También da cuenta de la reunión de la Unasur prevista para hoy, que fue postergada para el lunes 23 en Montevideo.

"El Gobierno expresa su malestar ante las declaraciones del señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, quien criticó, aunque sin mencionarlo expresamente, al señor Vicepresidente de la República, Raúl Sendic, por comentarios que éste formulara días atrás en una entrevista periodística. Por este motivo la Cancillería convocó en el día de hoy, al señor embajador de Venezuela en Montevideo, a efectos de hacerle saber que considera inamistosas dichas declaraciones, ya que afectan no sólo a la persona a la que están dirigidas sino a la investidura que representa y a la institucionalidad que la respalda. Uruguay en su firme apego al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, a la democracia, a la protección de los Derechos Humanos y al respeto de las garantías del debido proceso, alienta a un pronto restablecimiento del diálogo político en Venezuela y manifiesta su deseo que la situación vuelva a la normalidad en el más breve plazo. En ese sentido y en el ejercicio de la Presidencia Pro Témpore de la Unasur, nuestro país ha convocado para el día de mañana jueves 12 de marzo de 2015 (finalmente suspendida), a una reunión extraordinaria de Cancilleres de Unasur en Montevideo, a efectos de que todos los países de la región puedan contar con la mayor y mejor información disponible para efectuar evaluaciones con objetividad y con la prudencia que estas delicadas cuestiones requieren".

Relación basada en petróleo y comercio.


Venezuela es un mercado muy importante para Uruguay y en particular debe haber empresas lácteas locales deseosas de que los desencuentros bilaterales no repercutan en el intercambio comercial. En 2004 había 30 empresas uruguayas que exportaban al país caribeño y en 2014 eran 69. Y el año pasado Venezuela pasó a ser el principal destino de los lácteos uruguayos. Fue el quinto mercado de Uruguay al que le compró en 2014 mercaderías por US$ 413 millones, lo que equivale al 4,5% de las ventas totales del país. De esos US$ 413 millones, US$ 282 correspondieron a lácteos, US$ 51 millones a carne bovina, y US$ 28 millones a carne equina y porcina. Por ejemplo, la empresa Pili de Paysandú exporta quesos tipo Colonia a Venezuela desde hace tres décadas a un ritmo de entre 400 y 650 toneladas mensuales. Venezuela es también un mercado clave para Conaprole que vende al gobierno volúmenes importantes de leche en polvo entera.

Sin embargo, las exportaciones uruguayas hacia Venezuela, que tiene un sistema de licencias de importación que no siempre funciona con fluidez, ingresaron en un camino peligroso y en enero-febrero de 2015 retrocedieron 77% frente al mismo lapso de 2014. Las ventas pasaron de US$ 78 millones a US$ 18 millones. En el conjunto de 2014 los envíos al país caribeño, medidos en dólares, cayeron 8,2%.

Venezuela tiene un problema de desabastecimiento que ya es de larga data, la inflación más elevada de América del Sur y serios problemas para hacerse de los dólares que necesita para importar debido a la fuerte caída del petróleo, prácticamente su único producto de exportación. Por ese motivo, Uruguay y Venezuela negocian un acuerdo de "petróleo por alimentos". El gobierno venezolano informó que a fines de enero Maduro y el entonces presidente uruguayo, José Mujica, firmaron una enmienda para flexibilizar el esquema de financiamiento que le permite a Uruguay pagar hasta en un plazo de 15 años el 25% del petróleo que recibe de Venezuela si el precio promedio anual del crudo venezolano supera los US$ 30. La mitad de la parte financiada a largo plazo se podría pagar a Venezuela con alimentos por los que Ancap les abonaría luego a los exportadores uruguayos.

Venezuela invirtió en la fábrica Envidrio, en Alcoholes del Uruguay y en Bandes que sustituyó a la cooperativa Cofac. También donó US$ 17 millones para el Hospital de Clínicas. Pero Ancap y Petróleos de Venezuela nunca lograron poner en marcha los proyectos conjuntos para extraer crudo en los yacimientos de la Faja del Orinoco, en el este del país caribeño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)