UNO cuando salió a tirar la basura, otro frente a su hija y otro en ajuste

Hubo tres homicidios en tan solo seis horas

En poco más de seis horas se cometieron tres homicidios en Montevideo. Los tres casos no están vinculados entre si.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
robo patrullero policia

Uno de los asesinados es un hombre de 67 años que recibió cuatro disparos cuando salió de su domicilio en Pocitos a tirar la basura a una cuadra de su casa. La otra muerte fue consecuencia de un copamiento y la tercera producto, aparentemente, de un ajuste de cuentas.

Trágico.

Sobre las 22:30 horas del jueves la mayoría de los vecinos en Pocitos miraba el encuentro debut de la selección sub 20 ante Colombia. Alfredo Echegaray, un economista uruguayo de 67 años, radicado en Chile desde hace varios años y que vino a pasar la Navidad con su esposa y sus dos hijos pequeños, salió a tirar una bolsa de basura en un contenedor ubicado en la esquina de Manuel Pagola y Cipriano Payán.

Salió de su casa vistiendo una camiseta, short y chancletas. En uno de los bolsillos del short tenía la billetera con algo de dinero y todos sus documentos, según indicaron a El País fuentes policiales.

Echegaray caminaba por Pagola. Una moto esperaba en la esquina de Payan. A menos de 30 metros del contenedor, los delincuentes interceptaron el paso de la víctima.

Según las pericias primarias, habría rastros de un forcejeo entre el fallecido y los asesinos. Hasta anoche la hipótesis principal que manejaban los investigadores era un intento de rapiña pese a que los delincuentes no se llevaron el dinero que tenía en su billetera.

Echegaray recibió cuatro balazos: uno en el pecho y tres en las costillas. Murió en el lugar. Un grupo de jóvenes que miraba el partido en un apartamento de la cuadra vio buena parte de la escena.

Uno de ellos contó a El País lo que observó. Dijo que la moto estuvo estacionada en esa esquina durante unos diez minutos. Ambos individuos, tras disparar contra Echegaray, escaparon por Cipriano Payán a contramano y con dirección hacia el este.

La Policía estudia las filmaciones de una sinagoga, que está ubicada en la calle Payán y de un comercio ubicado a pocos metros donde Echegaray cayó producto de las heridas. Pero igualmente, los investigadores están a la búsqueda de más imágenes a lo largo de dicha calle y aledañas, para tener una descripción más precisa de los homicidas.

Ayer en la tarde, un equipo multidisciplinario de la División Investigaciones de la Zona 2 de Jefatura se desplegó en la zona en busca de testigos del hecho.

Echegaray era un reconocido consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que participó en Uruguay de diversas instancias, una de ellas en 2003 en un panel de especialistas en lavado de activos organizado por Presidencia.

Copamiento.

Horas antes, en Villa García, se produjo otro brutal asesinato en el marco de un copamiento. Un hombre de 33 años, fue asesinado frente a su esposa y su hija de 16 años por tres individuos que intentaron copar su vivienda, ubicada la calle Laudelino Vázquez esquina Pasaje A.

"Se quedan calladitos y me dan toda la plata", dijo uno de los delincuentes al abordar a la familia que llegaba a su vivienda en horas de la tarde.

Los delincuentes ingresaron a la fuerza, armados con dos revólveres y un cuchillo, junto a los tres integrantes de la familia. Amenazaron principalmente al hombre, a quien le exigían la entrega del dinero.

"¿Pero que plata querés, si no tengo un peso?", dijo el hombre, tras lo cual recibió tres disparos que le causaron la muerte de forma inmediata. Según el relato de su viuda y su hija, los homicidas siguieron exigiendo dinero pero al ver que no había nada se llevaron algunos objetos de valor como celulares, relojes y algunas joyas. Rápidamente se dieron a la fuga.

Ayer, el Ministerio del Interior informó que la Policía detuvo a dos de los tres sospechosos identificados que habrían participado en el crimen.

"Son malandras del barrio", detalló a El País una fuente policial a cargo del caso.

Ajuste.

El tercer homicidio ocurrió también el jueves sobre las 19:00 horas, en la esquina de Enrique Castro y Abel Chiflet, en el barrio Las Acacias.

Allí un hombre de 32 años fue asesinado de varios disparos por un joven que no está identificado, ya que los pocos testigos que hay del hecho no quieren aportar datos a la Justicia por temor a eventuales represalias. Si queda claro para los investigadores que por las características del hecho se trata de un ajuste de cuentas, ya que el fallecido, identificado como Néstor Fabián Núñez, es poseedor de diez antecedentes penales, el último en el año 2013 por un delito de hurto.

El hombre fue herido de arma de fuego en una pierna y luego en la zona lumbar. Fue trasladado al Hospital Maciel, donde agonizó durante horas. Su muerte se constató a la 1:00 de la madrugada del viernes.

Desde Jefatura se señaló que Núñez fue ajusticiado en la puerta de su casa. En la misma estaba la madre del fallecido quien, a pesar de escuchar los disparos, al menos tres, no salió a la puerta. Fue un vecino quien le advirtió que su hijo había sido herido y su cuerpo tirado a la maleza de un terreno contiguo a su casa. La Policía busca más testigos del hecho.

BAJAN RAPIÑAS


El Ministerio del Interior informó ayer que “el efectivo trabajo policial ha impactado en el número de rapiñas y en la cantidad de procesamientos por este y otros delitos”. “El trabajo complementario entre los operadores afectados a los servicios de videovigilancia del Centro de Comando Unificado, y las unidades móviles y pie a tierra que responden a la Zona Operativa Nº 1 de la Jefatura de Policía de Montevideo, viene dando los resultados que se esperaban”, dice el comunicado.

A foja cero muerte del repartidor de Colón


Las investigaciones respecto a la muerte de un repartidor ocurrida el pasado sábado aún no dieron resultados y los efectivos a cargo del caso se impacientan por la falta de pistas surgidas de los interrogatorios practicados a los vecinos de la zona. Según señaló uno de los efectivos a cargo del caso, varios vecinos señalaron a conocidos delincuentes del barrio, pero hay informaciones contradictorias en dichas declaraciones. Javier Soria fue asesinado hace hoy una semana, cuando se resistió a una rapiña por parte de tres delincuentes que lo sorprendieron en la puerta de un comercio, ubicado en Camino Lecoq y Aparacio Saravia.

Para los efectivos policiales, los testigos no aportan datos concretos "por miedo".

Por su parte, los efectivos policiales de la Zona 1 de Jefatura de Montevideo continúan trabajando, siguiendo los pasos de la banda que cometió al menos tres asaltos en el último mes, dos a supermercados y uno al peaje de Pando.

Los efectivos a cargo de la investigación en Montevideo trabajan en conjunto con los policías de Canelones. Durante la investigación se ha reforzado la hipótesis que se trata de los mismos delincuentes, que cometieron los asaltos, pero descartan que en dicha banda haya involucrados funcionarios policiales, tal y como se había manifestado horas después del robo por parte de funcionarios policiales afectados a la investigación. Hoy se realizarán varios allanamientos en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º