La salud pública afronta carencias básicas

Hospitales rotos; gastan US$ 32 millones en arreglos

Más de 30.000 m2 de obras; el muro del Vilardebó cuesta US$ 250.000.

La estructura hospitalaria en Uruguay tiene importantes carencias. Lo reconoce incluso la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), que ha trazado un plan de obras para atenuar algunas de las deficiencias que existen en los centros de salud públicos.

Las obras que ya fueron adjudicadas y que están en ejecución, suman costos por 797.163.790 pesos, y cubren un metraje de 20.363 metros cuadrados; los llamados que están en proceso de obras futuras, implican un monto de 159.046.315 pesos que se corresponden a un total de 2.735 metros cuadrados. ASSE gastará casi 32 millones de dólares para emparchar algunas de las deficiencias.

A esto hay que sumarle los 249.696.605 pesos (8.3 millones de dólares más) de construcciones y arreglos que se hicieron en el período 2014-2015, que se traducen en 6.600 metros cuadrados de trabajo.

Los problemas edilicios de ASSE fueron denunciados este año por el Sindicato Médico del Uruguay (SMU), que en plena pelea por el presupuesto inició una campaña para mostrar las malas condiciones de los edificios en que los profesionales deben desempeñar su trabajo.

Reconocido.

"No dejamos de reconocer la existencia de carencias edilicias que nos preocupan", precisó días atrás ante la Comisión de Salud de Diputados, la presidenta de ASSE, Susana Muñiz.

Según el documento del plan de obras de la Administración, al que accedió El País, son 900 los centros, entre policlínicas y hospitales, que están bajo la órbita del organismo.

Entre las obras que se destacan está el nuevo Hospital de Colonia, que implica un plan de obras —ya en desarrollo— por una suma de 130.000.000 pesos (4,3 millones de dólares).

La otra obra grande es la que se desarrolla en el Hospital Pasteur, que implica la construcción de una emergencia, el block quirúrgico, los cuartos médicos y el centro de materiales, en una primera etapa que está en desarrollo; y la construcción de un puente, remodelaciones varias, colocación de un ascensor, entre otras obras de la segunda etapa. El documento no detalla los costos finales de la obra.

También se agregan los cambios en el Edificio Libertad, donde tiene las oficinas ASSE, obra que ya fue inaugurada días atrás, aunque aún no fue finalizada del todo.

Además de las obras, que suman también la construcción del Centro de Salud de Santa Lucía, en este ejercicio se deberán "concluir los pagos", se incluyen los gastos de equipamiento y mobiliario nuevo que necesitan varias instituciones.

Salud mental.

El área de salud mental es una de las que se ha marcado como eje de gestión la administración de Muñiz. En este sentido, se espera que en septiembre del próximo año esté listo el Centro Asistencial Penitenciario, el cual funcionará en la cárcel de Santiago Vázquez y constará de 40 camas (20 para psiquiatría y 20 polivalentes).

Esta inversión, sin embargo, en lo que respecta a lo edilicio, está siendo asumida por el Ministerio del Interior.

ASSE, por su parte, en el marco de su plan de "deshospitalización" de los pacientes con patologías psiquiátricas, que apunta, a futuro, al cierre de las colonias psiquiátricas Etchepare y Santín Carlos Rossi, se plantea reformas para abrir Salas de Psiquiatría en los hospitales Maciel, Pasteur, el de Rivera, el de Florida y San Carlos.

En el caso del Vilardebó se proyectan obras en 1.600 m2 que demandarán en total 4.2 millones de dólares. Una de las más inmediatas que se proyecta es la construcción de un muro perimetral de 225 metros, en pos de evitar fugas como algunas ocurridas durante el último año —a principios de 2015 se fugaron más de 10 personas internadas allí, algunas con antecedentes penales—, que tendrá un costo de 250.000 dólares.

También hay prevista una obra de saneamiento —ya que en días de lluvia se produce la saturación de aguas— que costará 37.000 dólares y el desembolso de otros 3 millones de dólares para arreglar salas. En este centro también se prevén 420.000 dólares para invertir en baños, inversión que se considera "urgente".

Campaña del SMU para denunciar problemas.

En medio de la negociación presupuestal con la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) creó una plataforma web para que los médicos mostraran el entorno en que trabajaban en los hospitales públicos en el marco de la lucha por mayor presupuesto. Según el sindicato, el sitio "Así está ASSE" apuntaba a "hacer visible la compleja situación que viven, diariamente, cientos de profesionales médicos del sector público". El resultado fue una serie de imágenes que revelaron inmensas manchas de humedad, revoques de techos y paredes destruidos, policlínicas en pésimo estado, y hasta una rata en uno de los centros de Salud Pública.

DENUNCIAS EN HOSPITALES PÚBLICOS.

Denuncias.

El Sindicato Médico del Uruguay denunció sobre principios de año las condiciones en las que debían trabajar, e instaron a publicar fotos al respecto. Estas son algunas de las que publicaron. A la izquierda la imagen corresponde a un baño del Hospital Pasteur, y a la derecha la fotografía muestra un consultorio ginecológico con paredes a medio revocar y un espacio "reducido" para trabajar correspondiente a la Policlínica El Tobogán del Cerro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados