TEMPORAL AFECTARÁ A URUGUAY

Metsul pronostica vientos de 100 km/hora y habrá más evacuados

Vuelven las lluvias intensas; impactarán en zonas que sufrieron inundación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las calles de San Carlos continúan inundadas por las intensas lluvias. Foto: R. Figueredo

Lluvia, tiempo severo, vientos fuertes e incluso alguna caída de granizo es lo que pronostica para la jornada de hoy en Uruguay el servicio privado de meteorología brasileño Metsul.

"Zonas de inestabilidad generadas por el calor que avanzan desde el norte y frente frío que se desplaza desde el sur van a traer la lluvia de vuelta a Uruguay que será más generalizada este martes", explican desde Metsul y advierten que serán "localmente fuertes incluso en zonas con inundaciones". Prevé asimismo algunas tormentas aisladas fuertes a severas en el centro del país con granizo y viento fuerte.

En tanto para el sur del país (Montevideo y Maldonado) a partir de la tarde de hoy y hasta la mañana del miércoles también pronostica vientos fuertes a intensos con ráfagas que podrán superar los 100 kilómetros por hora. Advierten por riesgo de caída de árboles y daños.

Por su parte, el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) pronostica para la mañana y la noche de hoy precipitaciones y probables tormentas, con rachas de vientos de 60 kilómetros por hora "y ocasionalmente superiores".

Inundaciones.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae) la cantidad de personas desplazadas que provocó las intensas precipitaciones ocurridas en los últimos días ha ido disminuyendo desde la jornada de ayer.

"En algunos departamentos se está en la etapa de recuperación con la limpieza y desinfección de las viviendas para que las personas puedan comenzar a retornar a sus hogares", explican desde el Sinae.

Según el organismo, eran 830 las personas que permanecían desplazadas hasta la noche de ayer: 494 se encuentran en el Departamento de Canelones (271 evacuadas y 223 autoevacuadas), 10 en el departamento de Colonia, 150 en Florida (86 evacuadas y 64 autoevacuadas), 98 personas desplazadas en Maldonado (38 evacuadas y 60 autoevacuadas), 35 personas desplazadas en Lavalleja (18 evacuados y 17 autoevacuadas), 20 en San José y 33 en Soriano.

Carlos Enciso, intendente de Florida, uno de los departamentos más afectados por las lluvias hizo referencia a la necesidad de solicitar al Gobierno Nacional la posibilidad de contar con un radar meteorológico que permita tener los pronósticos con mayor previsibilidad "a los que hoy con mucho esfuerzo hace Meteorología", lo que permitiría tomar medidas con más anticipación.

Según el Intendente las lluvias afectaron de forma severa 135 kilómetros de caminería rural que requiere "mantenimiento extraordinario".

Rutas cortadas.

Según el último reporte de la Dirección Nacional de Tránsito, permanecían cortadas en Canelones la ruta 46 en el km 56,500 y la Ruta 6 en el kilómetro 80. En Maldonado estaba cortada la ruta 39 en el kilómetro 7, en Flores la ruta 14 en el kilómetro 81, en Florida la Ruta 42 en el kilómetro 42, en San José las rutas 3 y 11 y en Río Negro la Ruta 20 a la altura del kilómetro 31 en Arroyo Sánchez.

Rescatan a un joven y majada de ovejas.

El barrio Estación de Pan de Azúcar quedó bajo agua. El momento más complicado ocurrió el día 25 de agosto cuando el arroyo Pan de Azúcar creció más de ocho cuadras. La mayor parte de los vecinos salió como pudo. Uno de ellos, un joven de 15 años, quedó totalmente aislado y agarrado de un poste.

Las aguas no paraban de subir y la correntada era muy fuerte. El joven perdió pie. Minutos antes estaba con dos personas que lograron salir nadando agarradas de un tanque. Sin embargo, él no pudo tirarse. En eso llegó un bombero que no traía bote. Probó un rescate lanzando cuerdas hacia el muchacho y no lo consiguió. Fue ahí que apareció Carlos Cabrera con su bote. Juntos intentaron sacarlo a pesar de la corriente. Al final, el bombero se tiró al agua, se ató una cuerda al pecho y atrapó al vecino que venía nadando contra la corriente.

Desde el bote, Carlos tiró de los dos y logró subirlos a la embarcación. Cuando ya volvían del rescate, vieron que un pequeño grupo de ovejas se mantenía en una pequeña elevación del terreno. Ya tenían el agua sobre las patas. Resolvieron ir a buscarlas. Subieron a las ovejas y tras remar un rato lograron llegar a tierra sin mayores inconvenientes.

Carlos vive en el centro de Pan de Azúcar, lejos de la zona inundada. En el barrio Estación vive su padre y él pensó que alguien podría precisar su bote, según contó ayer a El País. Las ovejas son de un vecino y todavía no han retornado a la casa de la familia a la que pertenecen. "El agua estaba helada", dijo el vecino rescatista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º