NEGOCIACIONES CON ECONOMÍA E INDUSTRIA

La "hoja de ruta" para salvar Ancap

Plan oficial busca la sustentabilidad de las cuentas con un horizonte puesto en 2026.

La "hoja de ruta" para salvar a Ancap

DEUDA

El Ministerio de Economía está trabajando con Ancap para cambiar el perfil de su deuda estirando los plazos (casi un tercio vencía en menos de un año a fin del año pasado) e intentar desdolarizarla. Con la condonación de la deuda que mantiene la petrolera con Economía por un préstamo para pagar el pasivo con Pdvsa (que será la base de la capitalización de la empresa), el 100% de la deuda de Ancap quedaría en moneda extranjera. Asimismo se delinean otras dos operaciones tanto con organismos internacionales como con bancos para modificar plazos y monedas.

RESULTADO

El gerente de Servicios Compartidos de Ancap sostuvo en la Comisión Investigadora que una de las metas en la que se trabajó a lo largo del año fue en la de incrementar los niveles de ebitda, que es el resultado de la empresa antes del pago de impuestos, depreciaciones y amortizaciones. El indicador, acumula cuatro años de cifras negativas y este año se estima que logrará finalizar revirtiendo el signo.

PRECIOS

El equipo que trabaja en la salida de Ancap se planteó “adecuar la paramétrica de precios” y la definición de una política y procedimiento para los ajustes con los Ministerios de Economía y Finanzas e Industria, Energía y Minería. Esto abarca las bonificaciones -que prevén reducirlas- así como otros gastos de administración, ventas y costos de personal y servicios contratados, según dijo el gerente de Servicios Compartidos.

AHORROS

Una de las claves es buscar una mejora en la eficiencia de Ancap y sus empresas satélite. Para esto se pretende mejorar las cuentas del pórtland y reducir las pérdidas por gas licuado de petróleo. También se prevén ahorros en publicidad, viáticos, viajes y compras en plaza. Según explicó el gerente de Ancap “se redujeron un 25% las horas extras manteniendo la plantilla del 30 de junio y racionalizando contrataciones y consultorías”.

VENTA

Ancap evalúa “desprenderse” de los activos que son “menos rentables”, según informó el gerente de Servicios Compartidos de Ancap en una de sus comparecencias ante la Comisión Investigadora del Parlamento. Esta movida también abarca la “venta de terrenos y edificios inactivos”. De todas formas la medida sería una más del plan previsto y no una de las fundamentales para lograr revertir los resultados.

El primer plan para intentar mejorar los números de Ancap fracasó, por eso ahora los técnicos de los ministerios de Industria y los de Economía y la propia petrolera diseñan un Plan de Adecuación Financiera (PAF) que permita a la empresa navegar con resultados positivos al menos hasta 2026.

Las medidas implementadas hasta ahora "no son suficientes" y si bien "hemos avanzado, podemos repetirlo todos los años, pero no harán que la empresa sea sustentable", admitió en la Comisión Investigadora el gerente de Servicios Compartidos, Hubert Arbildi.

El eje del nuevo plan está ahora, como adelantó El País, en el manejo de la deuda de la petrolera con foco en una capitalización que se concretará mediante la condonación de una deuda que mantiene Ancap con el Ministerio de Economía por un préstamo que le otorgó la cartera para pagar por adelantado la deuda con Pdvsa.

El gobierno se juega las cartas a que la reducción del pasivo permitirá incrementar el patrimonio neto y así darle liquidez a la empresa (siempre que se mantengan los activos) no solo para Ancap en sí misma sino para las otras empresas del grupo.

Hoy la deuda de Ancap con Economía es el equivalente a US$ 623 millones en Unidades Indexadas. El Ministerio de Economía prestó US$ 784,3 millones a Ancap en dos oportunidades: US$ 517,4 millones en 2013 y US$ 267 millones en 2015. En ambos casos la deuda con Pdvsa era mayor pero al cancelarla antes que venciera, Ancap hizo una ganancia financiera. A cambio, Ancap generó una deuda en Unidades Indexadas a la inflación con Economía. La deuda con el MEF es a 10 años de plazo y la única en moneda nacional.

La idea es no tener que poner dinero en efectivo sino generar la operación contable.

El Banco Hipotecario (BHU) es el antecedente más notorio que cuenta el gobierno de capitalización sin inyectar dinero. La misma se definió por US$ 250 millones en 2007 acompañada de una reestructura que llevó a que los pasivos del BHU sean transferidos al Ministerio de Economía y los activos a fideicomisos administrados por la Agencia Nacional de Vivienda cuyo beneficiario sería Economía.

Pero al manejo del pasivo que se prevé hacer en Ancap con la cancelación de la deuda generada por el pago a la venezolana Pdvsa se suman otras operaciones en el mismo sentido. Lo primordial es alargar plazos de pago y cambiar moneda ya que el 80% de la deuda está en dólares.

"La dolarización de la deuda financiera y comercial se puede traducir en un 57% en dólares y un 43% en Unidades Indexadas", dijo Arbildi.

Ancap y Economía pidieron a la CAF financiamiento para cambiar deuda de corto plazo a un período de diez años. Asimismo prevén hacer "un llamado mediante el decreto que habilita UTE para que se permita invitar a determinadas instituciones (financieras) a fin de que haya un financiamiento", dijo Arbildi. El llamado sería como mínimo por US$ 150 millones y un máximo de US$ 500 millones "que no es para aumentar endeudamiento, sino para cambiar los plazos". Asimismo la operación permitiría pasar deudas en dólares a deudas en pesos o unidades indexadas.

El endeudamiento financiero de Ancap es de US$ 1.455 millones y a nivel de las empresas vinculadas, esto es, ALUR, Ansol, ATS, CABA, Carboclor, Cementos del Plata, Conecta, Ducsa, Gas Sayago, Gasoducto Cruz del Sur, Petrouruguay, Pamacor, la empresa tiene generada una deuda financiera equivalente a US$ 297 millones.

Además hay US$ 130 millones que se le deben a proveedores y otros US$ 702 millones que se le deben pagar a los bancos.

Con estos números, el patrimonio de la empresa cerró el año pasado en torno a los US$ 400 millones y se estima que se reduciría a la mitad este año de no concretarse la operación. Pese a los esfuerzos, se espera que las pérdidas de Ancap van a superar los US$ 200 millones este año.

Ancap pretende, según explicó Arbildi que el plan de capitalización "esté basado en la sustentabilidad de los flujos, de aquí al 2026, donde se asegure vida creciente, patrimonio creciente y resultados positivos". En este marco está pendiente la elección del gerente económico financiero, cargo que no está ocupado desde el 1° de enero de este año.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados