EN MONTEVIDEO Y EL ÁREA METROPOLITANA

Se hizo la luz para 2.500 familias

UTE regularizó 1.000 hogares más que en 2014; pierde al año US$ 22: por los “colgados”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Villa Camila tiene conexión legal de UTE desde enero. Foto: Marcelo Bonjour

"Se apagaba una luz y venían a casa y decían: Sergio David andá arreglarnos la luz. Él iba y se enganchaba en el nidito de cables que había en una columna y arreglaba la luz a todo el mundo. Él no sabía de electricidad, aprendió metiendo la mano. Yo tenía miedo, cada vez que iba me quedaba nerviosa porque pensaba: vuelve o no vuelve. Pero gracias a Dios, lo que él hizo por el barrio hoy tenemos la recompensa", afirmó Naldy.

El barrio Villa Camila está ubicado en avenida Belloni entre Camino Régulo y Camino Perla. Está instalado en un predio privado.

Las 400 familias que viven en esa zona de Montevideo estuvieron con conexión ilegal a la energía eléctrica durante 14 años porque el terreno tampoco estaba regularizado, entonces el ente energético no ingresaba. Hasta que finalmente, en enero pasado, UTE realizó la regularización, según la vecina Naldy, porque ya OSE había hecho la instalación del agua y Antel había conectado la fibra óptica.

El sábado pasado el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, concurrió a un evento que se hizo en el salón comunal del barrio, a casi un año de estar regularizado. En el lugar se hizo una obra de teatro para enseñarles a los niños a cuidar la energía eléctrica (Ver nota aparte).

La de Villa Camila es una de las 2.500 regularizaciones que UTE hizo este año, principalmente en Montevideo y el área metropolitana (Canelones y San José), que es donde hay mayor concentración de vecinos que están "colgados" a la red eléctrica del organismo estatal. Son unas 50.000 viviendas que están en esa situación. Este 2015 aumentaron las regularizaciones respecto a 2014, cuando se hicieron 1.500.

Costos.

Regularizar cada una de las viviendas le cuesta a UTE 1.000 dólares. Pero es como una inversión ya que estas personas comienzan a pagar la luz todos los meses, con una tarifa básica que se aproxima a los $ 700 mensuales, si no se excede el consumo de 180 kilovatios por hora al mes.

Y de esta manera el organismo reduce parte de las pérdidas de 22 millones de dólares al año, que tiene por los que están "enganchados" a la red.

Las regularizaciones también permiten al ente brindar un buen servicio a todos, "ya que se evita que las conexiones irregulares recarguen la línea", explicó José Amy, director colorado de UTE, que también estuvo el sábado en el evento.

Naldy contó que varios de los habitantes de Villa Camila estaban "colgados" a la casa de una vecina, que vive por Camino Perla y que cuando UTE se dio cuenta que ella pagaba de más le preguntaron si quería que los desenganchara y la mujer dijo que no, porque había muchos niños que iban a quedar sin luz.

Riesgo de vida.

A los vecinos de Villa Camila les cambió la vida poder tener una conexión regular porque ahora no corren riesgos de accidentes eléctricos y tampoco pierden los electrodomésticos, ya que a varios se les quemaron heladeras, televisores u otro tipo de artefacto por la conexión irregular.

Anualmente "es importante la cantidad de incendios vinculados a conexiones eléctricas irregulares, principalmente en el invierno", informó Leandro Palomeque, jefe de Relaciones Públicas de UTE.

Olga Sánchez, presidenta de la Comisión de Fomento de Villa Camila, dijo que en el barrio no tuvieron accidentes ni incendios en los 14 años que estuvieron "colgados".

El presidente de UTE dijo que anualmente mueren 30 personas electrocutadas, pero no solo por conexiones irregulares sino por otras razones; recordó el caso de alguien que remontaba una cometa y tocó los cables y sufrió una descarga.

A Naldy se le quemó "un lavarropas nuevo, que no tenía ni uso, después se me quemó una heladera. Pero gracias a Dios ahora estamos conectados por UTE", dijo.

La presidenta de la Comisión de Fomento dijo que antes de la regularización "era horrible, era un riesgo del 99% y tuvimos mucha pérdida de electrodomésticos, se nos quemaban, nos quedábamos hasta 20 días sin luz porque estábamos colgados", esto hacía que se les echara a perder la comida.

Además, "corrían riesgo los chiquilines porque la tele no se veía bien y querían aumentar la corriente y enchufaban más de lo que tenían que conectar", dijo. En invierno como todos conectaban las estufas al mismo tiempo también se quedaban sin luz. En esos momentos prendían velas y lámparas a kerosene, "las velas eran lo más riesgoso", asegura; la regularización "nos cambió la vida en un 100%".

Sánchez reconoció que al principio tuvieron "unos desniveles por el tema de gastos, estábamos acostumbrados a gastar energía sin discreción y UTE nos dio un taller para saber cómo gastar menos". Después de la regularización algunos vecinos dijeron que si "seguía viniendo esa cantidad de luz se iban a colgar de nuevo, pero nosotros hablamos con ellos y no lo volvieron a hacer", agregó la presidenta de la Comisión.

Al año UTE denuncia a 1.000 que se "enganchan"

UTE realiza 15.000 inspecciones todos los años de su red eléctrica y en ese marco hace 1.000 denuncias penales a personas que están conectadas ilegalmente.

"Esto se hace en un ambiente complejo porque hay que presentar un montón de elementos probatorios y el trabajo es arduo en ese sentido", dijo el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla.

El jerarca del organismo estatal indicó que para realizar las denuncias se tiene en cuenta la diferencia entre "el robo de energía, lisa y llanamente, y las situaciones que uno tiene que contemplar en el marco de la inclusión social".

Agregó que se denuncia a quienes hacen conexiones ilegales en forma reiterada.

Cuando UTE regulariza barrios, como ocurrió con Villa Camila, y hay algún vecino que se vuelve a "colgar", en forma recurrente, el ente denuncia a esa persona ante la Justicia.

Casaravilla informó que ha habido procesamientos por esta causa.

A veces son los propios vecinos de barrios regularizados que avisan a UTE que hay alguien que volvió a conectarse ilegalmente.

Una vecina de Villa Camila dijo a El País que si alguien se vuelve a "colgar" ella lo va a denunciar "porque si no perdemos todos".

Una obra de teatro para enseñar a usar energía

A través de una obra de teatro en la que los personajes son actores disfrazados de calefón, cocina y lámpara de bajo consumo, UTE enseña a los niños cómo usar mejor la energía para poder ahorrar.

El sábado de tarde, en el evento que se realizó frente al salón comunal de Villa Camila, a casi un año de la regularización de las conexiones eléctricas en el barrio, los niños disfrutaron de la interpretación teatral que se hizo en un escenario instalado especialmente.

En una parte de la obra, el calefón le cuenta a la lámpara que lo quieren cambiar por uno más nuevo porque el abuelo subió la temperatura a 80°C y la abuela se quemó y le echaron la culpa a él porque dijeron que ya estaba viejo. Entonces el personaje de la lámpara le dijo que eso no es así, el problema es que el calefón no puede estar a más de 60°C. Después de esa escena, un animador hizo preguntas a los niños sobre lo que habían escuchado y, a los que respondían bien, les dio una remera de regalo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados