ANDY VILA

"Hice un casting para Suar; mi meta es hacer ficción en Argentina"

Se instaló en Punta del Este y se quedará todo enero para cubrir la temporada de Enjoy Conrad. Hará notas para Canal 13 y Fox Sports de Argentina. Prefiere no planificar a largo plazo pero uno de sus objetivos es que la conozcan como actriz en la vecina orilla.

"Me fui del canal en buenos términos y se que puedo volver". Foto: R. Figueredo
"Me fui del canal en buenos términos y se que puedo volver". Foto: R. Figueredo

Se sumó a Falladas (José María Muscari) para reemplazar a Paola Bianco, y el resto del elenco (Catalina Ferrand, Adriana Da Silva, Patricia Wolf y Luciana Acuña) la recibió con los brazos abiertos. Preparó a Diana en apenas dos semanas, y dice que este rol le permitió conectar con su faceta más superficial. Ayer estrenaron en el Conrad y harán funciones todos los martes. La actriz y comunicadora asegura estar en su mejor momento.

—Escribiste en Instagram que nunca te sentiste mejor contigo misma que hoy, ¿por qué?

—Siento que el 2017 fue un año de obstáculos profesionales. Hice la campaña para entrar a Bailando por un sueño, que fue una experiencia súper enriquecedora porque me llenó el alma, pero por otro lado, no entendí qué pasó al final. Pero fui muy fiel conmigo misma en las decisiones que tomé y eso me hace muy feliz.

—Hoy, a la distancia, y viendo lo que sufrió Agustín Casanova en el Bailando, ¿sentís que fue mejor no haber entrado?

—No me gusta comparar. Eso le pasó este año, pero en 2016 le fue brutal. Yo estaba re confiada y con muchas ganas de hacerlo. Mi familia me decía que no era mi perfil, pero yo nunca sentí que no fuera para mí. Me había ilusionado pero sabía que podía no quedar.

—¿Volverías a hacer otra campaña?

—La campaña surgió de la gente, no de mí. Se tejió una red que ni yo creía que pudiera pasar. No sé si nacería de mí, pero si existiera me podría subir. El programa te da muchísimas oportunidades y está en cada uno qué hacer con eso. Hay que estar para ver qué pasa.

—¿Tuviste la chance de hablar con Tinelli?

—Le he hecho notas, pero nunca hablé a solas. Se enteró de la campaña, me retwiteó y eso para mí ya es un éxito.

—E hiciste la campaña sin participar de ningún escándalo…

—Por eso veo poco probable estar en un Bailando. No llegaría por un quilombo o por pelearme con alguien porque no forma parte de mi naturaleza. No me sale. No podría defenderme. Duraría muy poco. No nací para eso.

—Cuando cumpliste 30 dijiste que tenías ganas de encarar nuevos desafíos actorales y de salir de tu zona de confort, ¿la propuesta de Falladas llegó para concretarlo?

—Sí, y llegó en el momento exacto: me había ido de Desayunos Informales (Teledoce) estaba empezando a viajar a Argentina por proyectos, y tenía muchas ganas de actuar. Fue perfecto porque voy a hacer la temporada para Enjoy Punta del Este con coberturas y entrevistas a las figuras que vienen para Fox Sports Argentina, El diario de Mariana y Los Ángeles de la Mañana (Canal 13).

—¿Te asustó entrar a un éxito consolidado o fue motivador?

—Fue muy motivador e implica mucha responsabilidad, sobre todo porque tuve que preparar un personaje importante en dos semanas, y eso suele llevar meses. El equipo me recontra alentó. Yo había visto la obra, me había encantado, pero no la miré con ojos de "voy a estar ahí".

—Llegaste a un grupo de mujeres que ya estaba armado, ¿cómo te recibieron?

—Me junté con las chicas hace una semana y me recibieron divino. Las conozco del medio y eso me da tranquilidad porque sé en el equipo que estoy. Quizá no llego con todo el ensayo que me gustaría pero tengo una red de contención muy grande en ellas.

—Te toca interpretar a Diana, personaje que hacía Paola Bianco, ¿hablaste con ella?, ¿te dio algún consejo?

—Fue la primera en llamarme. Me dejó su vestido, su guión, y me entregó el personaje con muchísimo amor. Me contó cómo veía el personaje y yo elaboré mi propia Diana.

—¿Qué trabajaste para este rol?

—Por mi formación, trabajo mucho desde mis propias emociones. Para Diana conecté con mi lado superficial, con el enojo, el resentimiento, pero también con eso que tenemos las amigas, que aunque acumulamos bronca, queremos que el vínculo siga.

—¿Te reconociste en esa conexión con lo superficial?

—Sí, por supuesto, me reconozco. Mi trabajo tiene una parte superficial muy importante: estás pendiente de la imagen, el cuidado, el físico, aunque no soy solo eso.

—A Diana también la interpretó Carolina Papaleo un par de funciones en Montevideo, ¿eso redobla la apuesta?

—Sí, me dijeron que andaba brutal. Yo decía, "me van a comparar con Papaleo". Pero me encantan los desafíos y me da mucha energía. Me interné dos semanas, y hoy me desperté tranquila, salí a caminar por la playa y repasaba la letra.

—Has viajado bastante, ¿qué tiene de especial Punta del Este?

—Todo. Lo siento mi casa. Vengo todo el año. Mi novio y su familia son de acá, y mi hermana vive acá. Es mi lugar preferido de Uruguay.

—¿Te vendrías a vivir a Punta?

—Si pudiera desarrollarme en mi trabajo, sí. En unos años me imagino viviendo en Punta.

—Te fuiste de Desayunos Informales este año, ¿sentiste miedo en algún momento de perder visibilidad y trabajo?

—Miedo no es la palabra porque fue una decisión muy procesada y hablada con Canal 12. Necesitaba cambios y no se estaban dando. Lo venía arrastrando y pensando. Sentí tristeza y extraño a mis compañeros. Arranqué en el canal con 18 años. Fueron doce años de ir todos los días, y fue un cambio muy grande, pero sentí que era el momento. Estoy feliz de que se haya dado en buenos términos, y sé que puedo volver.

—Coincidió que empezaste a usar mucho más las redes sociales para comunicar, ¿fue una buena herramienta para no perder visibilidad?

—Empecé antes. Soy fanática de la tecnología, las redes, las nuevas formas de comunicación, y me pareció que era una buena oportunidad para relacionarme con la gente, más allá de mi profesión.

—¿Ser influencer es un trabajo más para vos hoy?

—Es un trabajo brutal. Me compré luces profesionales, una cámara, estoy aprendiendo a editar. Detrás de todo ese contenido hay trabajo y mucho para aprender. Estás todo el tiempo generando material, conectada e interactuando con los seguidores. Pero también genera eso de que no te despegás nunca del teléfono.

—Y, además, supone otra fuente de ingreso…

—Sí, por supuesto. Y es una fuente creativa inagotable porque depende de vos lo que hagas. Con Maxi de la Cruz estamos armando unos videos muy divertidos.

—Estuviste de viaje también este año, ¿no?

—Sí, fue un año muy intenso. Hice el viaje de mi vida. Me fui a un crucero con mi novio por el Mediterráneo y estuve dos semanas recorriendo lugares alucinantes (Ibiza, Mallorca, Barcelona y Amsterdam) con mis amigas del colegio porque todas celebramos los 30.

—¿Qué visualizás para el 2018?, ¿qué querés lograr?

—Por primera vez no tengo idea. Me propuse disfrutar el verano y después ver. Tampoco me preocupa. Estoy como sedada. Me siento en el mejor momento.

—¿Tenés proyectos en vista?

—Hay algunos proyectos para hacer televisión en Uruguay pero nada concreto aún, y otros para Argentina. Puedo disparar para cualquier lado, o para los dos. A lo mejor voy y vengo todo el año. Puede pasar todo o nada. Me encantaría hacer ficción en Argentina. Es un gran objetivo. Hice un casting para Pol-Ka hace poquito, así que vamos a ver qué pasa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)