vea el interactivo

Los héroes ahora son leyendas

Nunca tantos le debieron tanto a tan pocos". La frase pertenece a Winston Churchill y data de agosto de 1940 en el marco de la Segunda Guerra Mundial, cuando los escuadrones de la Real Fuerza Aérea británica habían repelido el ataque nazi en la llamada Batalla de Inglaterra.

Diez años después otros héroes, ahora en un ámbito menos hostil como el del fútbol, se ganaron la misma admiración que aquellos aviadores, aunque unos cuantos miles de kilómetros más al sur. Vestidos de celeste, 11 uruguayos lograron el 16 de julio de 1950 la máxima hazaña futbolística de la historia al ganar la Copa del Mundo en el estadio de Maracaná luego de batir a Brasil 2-1.

Ellos dejaron como legado la "garra charrúa", el eterno respeto a La Celeste y el orgullo en cada alma uruguaya de esa conquista. Tan grande fue el impacto propio como el causado en Brasil, que cambió todas sus estructuras por esa derrota; hasta la camiseta, que de ser blanca pasó al amarillo actual.

De esos héroes uruguayos ya no queda ninguno. A 65 años de la hazaña, Alcides Edgardo Ghiggia fue el último en partir. Lo hizo, por esos caprichos del destino, un 16 de julio como aquel de 1950 en el que metió el gol más importante en la historia del fútbol mundial.

Ruben Morán, que solo jugó la final en aquella Copa del Mundo, fue el primero en irse con solo 47 años. Los demás vivieron bastante más. No fueron millonarios en dinero, pero sí en cariño. El mundo entero los reverenció.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados