vea la infografiá

Hay 13 Intendencias que cierran el período con cuentas en rojo

Apoco más de un mes del cambio de autoridades en las intendencias, la situación financiera de por lo menos dos de ellas, Salto y Río Negro, se ve particularmente complicada, aunque la mayoría de las comunas (13 de 19) tiene distintos niveles de déficit en sus cuentas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Coutinho se encuentra ahora en el ojo de la tormenta como consecuencia del déficit.

En Salto, la situación está al rojo vivo y ha generado duras críticas al exintendente colorado Germán Coutinho (ver nota aparte). El contador interino de la Intendencia de Salto, Carlos Broglio, le admitió en la noche del jueves a la Junta salteña que el déficit acumulado al 31 de mayo ronda los US$ 26 millones y reconoció que no está cerrada la Rendición de Cuentas que se tiene que presentar antes del próximo 30 de junio. También reconoció que se adeudan parte de los salarios vacacionales de los funcionarios que salieron de licencia en marzo (US$ 77.332), en abril (US$ 104.730) y en mayo (US$ 99.546) que —según se acordó— se pagarán una vez que la Intendencia reciba fondos del Gobierno Central.

Para el intendente electo, el frenteamplista Andrés Lima, el desequilibrio es en realidad de US$ 37,3 millones y para el sindicato municipal salteño de US$ 44,8 millones. Coutinho había calculado el rojo en US$ 22 millones. La comuna le debe al Banco República y al Banco Santander y suscribió en diciembre pasado un convenio para pagar adeudos de un año de antigüedad por US$ 1,5 millones, pero todavía no se han realizado pagos. Una mutualista ha reclamado a la Intendencia que le pague las deudas. La oposición frenteamplista y blanca valoró la "valentía" de Broglio pero realizó duras críticas a Coutinho.

Si no puede ver la imagen haga click aquí 

La situación de Salto ya había sido advertida en el informe "Los ingresos y egresos de los gobiernos departamentales entre 1990 y 2013", escrito por Martín Brun y Álvaro Lalanne para la Cepal que señalaba que en Salto "luego de muchos años registrando resultados fiscales deficitarios pero acotados, desde 2011 presentó déficit particularmente elevados, siendo en 2012 y 2013 más de cuatros veces superiores al máximo observado anteriormente". Durante ese período era intendente Coutinho que perdió en mayo por escaso margen la reelección.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, fue duro con la gestión de Coutinho y consideró que "este tipo de actitudes no pueden pasar desapercibidas para la población".

Algo habitual.

Aunque el de Salto es el caso por el momento más llamativo, la verdad es que la mayoría de las intendencias tenían al cierre de 2013 (últimos datos oficiales disponibles) un rojo en sus cuentas.

El futuro intendente de Río Negro, el frenteamplista Óscar Terzaghi, también se ha quejado de las condiciones en las que recibirá las arcas comunales. Fuentes de la OPP reconocieron a El País que el caso de Río Negro es "sorprendente" porque esa Intendencia había obtenido en años previos resultados razonablemente buenos. Terzaghi denunció incumplimientos, errores de gestión e incremento de personal en el último tramo de la administración municipal nacionalista que primero estuvo a cargo del hoy diputado Omar Lafluf y ahora es conducida por Jorge Gallo.

Según el Frente Amplio de Río Negro, el pasado 10 de marzo todos los candidatos a intendente de los distintos partidos políticos asumieron un compromiso que implicaba cancelar el pasivo financiero de la Intendencia con un banco privado antes de finalizar la actual administración, algo que no ocurrió. La coalición emitió un comunicado en el que señala que para "salvar" esta situación y dar tranquilidad a los funcionarios municipales en relación al cobro de sus salarios, "se recomendará a nuestra bancada en la Junta Departamental, aprobar la renovación de la línea de crédito vigente" por US$ 4 millones. Gallo anticipa que utilizará US$ 2 millones.

Terzaghi se quejó de que "lo que existe es un vacío financiero estructural". "Sin un crédito bancario no podemos funcionar. Esto es la consecuencia de una gestión inadecuada. Parte de ese crédito va a ser utilizado para pagar pasivos anteriores. Pensamos que íbamos a encontrar la situación saneada y evidentemente no es así".

En Maldonado ha sido el intendente electo, Enrique Antía, del Partido Nacional, el que se ha quejado del estado en el que recibirá las finanzas de parte del Frente Amplio.

Autosustentarse.

Algunas de las intendencias dependen en muy buena medida de las transferencias que reciben del gobierno central. De hecho, desde 1990 los ingresos municipales más que se duplicaron y los correspondientes a transferencias se multiplicaron por seis, de acuerdo a la investigación de Lalanne y Brun. "En la gran mayoría de los departamentos, las transferencias aumentaron su participación al punto de convertirse en la principal fuente de ingresos de las intendencias recientemente. Este es el caso de Artigas, Cerro Largo, Durazno, Lavalleja, Río Negro y, fundamentalmente Treinta y Tres (donde las transferencias superan el 60% de los ingresos departamentales)", escribieron los investigadores. Las transferencias pasaron de representar en promedio el 10% de los ingresos percibidos por las intendencias en 1990 a equivaler el 30% de los mismos en 2013.

La situación de la comuna de Montevideo también es muy deficitaria. El año pasado tenía una deuda acumulada de US$ 115 millones y fondos comprometidos por US$ 260 millones, según su último Balance de Ejecución Presupuestal. Su recaudación en 2013 fue de US$ 607 millones.

Los ingresos de los gobiernos departamentales superaron los $ 35.000 millones en 2013, lo cual equivale a cerca de US$ 1.700 millones. Dos tercios del total correspondieron a lo percibido por las intendencias del interior (US$ 570 millones).

Tomadas todas juntas, las intendencias tienen más egresos que ingresos. Sus egresos alcanzaron los $ 37.000 millones en 2013, equivalentes a algo más de US$ 1.800 millones. Un tercio correspondió a Montevideo y el resto al interior del país. (Producción: Daniel Rojas en Río Negro y Luis Pérez en Salto).

FINANZAS MUNICIPALES.

Los tributos con máyor incidencia.

Hay departamentos que tienen ingresos muy significativos por contribución urbana como consecuencia de su elevada población residente. Es el caso de Canelones, o de otros que cuentan con centros turísticos importantes, como Maldonado y Rocha. Colonia, Flores y San José perciben montos altos por Patente de Rodados. En particular, en 2013 dicho rubro representó más del 30% de los ingresos departamentales en esas intendencias, mientras que significó en promedio el 17% de los ingresos percibidos en el conjunto del interior del país. Entre 2005 y 2013 los egresos de las intendencias del interior se incrementaron a un ritmo de 4,8% anual en promedio.

En ese lapso, esos egresos en el caso de las comunas del interior mostraron una tendencia similar a la de sus ingresos. El monto agregado para todo el país, que está disponible únicamente a partir de 2006 debido a la falta de datos sobre los gastos de la Intendencia de Montevideo, también evolucionó a la par de los ingresos.

La recaudación propia de las intendencias es sumamente cíclica, de acuerdo con un estudio de Andrés Brun y Álvaro Lalanne.

Hasta 70% para pagar los sueldos.

En general, los montos invertidos por las intendencias son muy reducidos en comparación al total de egresos departamentales por año. De todas formas, Canelones, Maldonado y Paysandú han destinado montos de alrededor de $ 50 millones anuales a ese fin desde mediados de la década de 1990. Asimismo, Durazno, Rivera, San José, Soriano y Tacuarembó lo han hecho desde 2000 y recientemente Cerro Largo, Colonia, Río Negro, Rocha y Salto han incrementado sus inversiones anuales. En general, desde 1990 y hasta 2013, las remuneraciones equivalieron a la mayoría de los egresos de las intendencias. De hecho, en la primera mitad de la década de 1990, pocos departamentos, como Colonia y Maldonado, destinaban menos de la mitad de sus egresos a este concepto. Canelones y Durazno llegaron a asignar un 70% de sus egresos a los salarios. En los años siguientes se mantuvieron a grandes rasgos las proporciones, aunque en los primeros años del comienzo del siglo XXI se registró en varios departamentos un descenso de la proporción de egresos que fueron canalizados al pago de sueldos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)