JUAN PETIT

"Hay que enfocarse en la salida de la cárcel"

Es el nuevo comisionado para el Sistema Carcelario del Uruguay, que tiene como fin velar que se cumpla la normativa sobre los Derechos Humanos en las cárceles. Ejerció como abogado y periodista, fue relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Petit recorrerá 28 cárceles y elaborará un informe para el próximo año. Foto: M. Bonjour

El cargo de comisionado estaba vacante desde finales del año 2014, cuando Álvaro Garcé dejó el lugar para ser candidato a la Intendencia Municipal de Montevideo.

—¿Cuáles son sus expectativas y principales iniciativas para los centros carcelarios uruguayos?

—La principal expectativa es que esta figura de comisionado que creó el Parlamento pueda seguir siendo útil como hasta ahora. Que pueda seguir brindando un servicio en defensa de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad y contribuya a su integración social. También espero que se puedan realizar recomendaciones útiles para los organismos que tienen bajo su responsabilidad la gestión de los penales.

—¿Cuáles son sus prioridades en el comienzo de la gestión?

—La ley que creó la figura del comisionado penitenciario establece cuales son las actividades que se pueden realizar, el tipo de acciones, como relacionarse, etc. Cuando me presenté ante la comisión que realizó el llamado, propuse algunas prioridades, que están en un documento borrador por ahora. Es básicamente una hoja de ruta. Lo que yo me planteo son ejes. Uno de ellos es la atención sanitaria de los detenidos, con énfasis en la salud mental. Hay muchos avances con la presencia de Salud Pública y ASSE en buena parte de los centros penitenciarios, lo que provocó un gran cambio. También todo lo que tiene que ver con las mujeres privadas de libertad porque la cárcel es un ambiente masculinizado, que tiene una cultura masculinizada y una institucionalidad masculinizada. Si bien la cantidad de mujeres privadas de libertad, porcentualmente, es poca, menos del 8% del total de detenidos, es muy relevante que tengan una atención adecuada. Es uno de los primeros temas en los que vamos a avanzar. También nos preocupa el pre-egreso y egreso de los reclusos. Queremos trabajar en las condiciones de salida del establecimiento penitenciario. Todos los estudios que hay en el mundo sobre la reincidencia coinciden en que el trabajo de apoyo al egreso es la clave para que las personas puedan reinsertarse armoniosamente.

—¿Qué planes tiene para mejorar la convivencia en los centros de reclusión?

—Otros de los puntos es lo que se denomina como normalización de la cárcel. Es un término que tiene que ver con que el establecimiento penitenciario tiene que ser lo más parecido a la vida común y corriente, cuanto más parecido sea, mejor es la posibilidad de reinserción social de la persona. Cuanto más se logre que haya educación, cultura, trabajo y deporte, ayuda a que exista menos nivel de violencia, mejor convivencia y mejor relacionamiento.

—¿Estamos muy lejos de ese ideal de convivencia?

—En Punta de Rieles está pasando eso, o por lo menos se está llevando a cabo el proceso. La cárcel tiene que ser lo más parecido a los barrios, done pueden pasar cosas buenas o cosas malas, dependerá del resultado final de los actores que estén allí.

Lo último que se está haciendo en el mundo en cuanto a la rehabilitación, es lograr reconstruir el clima de una ciudad o de un barrio en la cárcel, eso es lo último, es lo más avanzado que hay. Hoy por hoy es lo que está dando mejores resultados en el mundo.

—Este planteo que usted propone, ¿qué tan difícil puede ser llevarlo a cabo en todo el país?

—Vamos a ir por la atención de los derechos humanos. Eso es lo que nos asegura una vida en armonía. Cuando logramos que una persona pueda atender sus derechos básicos y sus derechos fundamentales en donde vive, es probable que esa persona pueda resolver sus conflictos con otros de una manera amigable.

—Teniendo en cuenta las condiciones de reclusión que existen en Uruguay ¿qué es lo que recomendaría?

—Tengo información de lo que he visto, por mi trabajo anterior (Organización de las Naciones Unidas), de lo que he hablado, con gente que trabaja en las cárceles, pero yo prefiero esperar a recorrer todo, ver la realidad desde este rol y desde ahí dar una valoración definitiva sobre la situación.

—Hay mucha disparidad en las condiciones de detención, hay cárceles que mejoraron mucho pero otras en las que se violan los derechos de los reclusos...

—Si… yo sé que hay lugares donde todavía hay hacinamiento, que hay problemas y que por supuesto todavía hay mucho para hacer, pero no quiero hacer ninguna valoración hasta que tenga una opinión formada en esta nueva función.

—Los sindicatos policiales también son críticos con la situación de los guardias en las cárceles. Por ejemplo, denuncian que son insuficientes para la población que deben custodiar.

—Recién me estoy instalando, no tengo todavía información oficial y además nosotros tenemos que esperar. Debemos estar bien asesorados para emitir un juicio.

—¿Cuánto tiempo le va a llevar eso?

—En dos meses vamos concluir la visita a 28 centros. A principios del año próximo vamos a hacer un informe especial sobre el tema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)