INSÓLITO CASO CONMOCIONÓ A TODO UN BARRIO

Hallan niña extraviada dormida en un ómnibus

Tiene 3 años; el chofer la entregó en una comisaría de Salto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La niña perdida se había subido a un ómnibus con un equipo de baby fútbol, pero nadie se percató de su presencia. Foto: Luis Pérez.

El chofer de un ómnibus de Salto llevó hasta la comisaría a una niña de tres años, a la que encontró durmiendo en el vehículo una vez que finalizó el recorrido, el pasado sábado de tarde.

Según explicó el conductor a la Policía, la pequeña no recordaba con quién había subido y ninguno de los pasajeros del ómnibus la conocía. La madre fue notificada luego de que una prima de ella, que trabaja en la seccional, reconociera a la niña.

Valeria, la madre de la pequeña, quien recibió una observación por parte de la justicia por el cuidado de su hija, aceptó su responsabilidad.

No obstante, presentó ante la jueza de familia y la policía, toda la documentación que había sido solicitada, así como también el documento que deja constancia de que la niña asiste a un centro CAIF, "que demuestra que la menor no está descuidada", sostuvo la madre.

El hecho ocurrió el pasado sábado sobre las 16:00 horas cuando la pequeña Julieta, que ayer martes cumplió tres años, jugaba con otros niños en la vereda de enfrente a su casa del Barrio Calafí, y en determinado momento su madre perdió su ubicación.

Fue entonces cuando advirtió a sus familiares y vecinos cercanos sobre la situación e inmediatamente comenzaron los rastrillajes por la zona, y según relatan, la desesperación se hacía más intensa con el transcurrir de los minutos.

Nadie advirtió que la niña se había sumado a la delegación de baby fútbol "La Blanqueada" en la que juega su hermano mayor, y se había subido junto a él y al resto de los integrantes del equipo a un ómnibus de transporte urbano como una pasajera más.

Tampoco nadie se percató, cuando descendieron del ómnibus unas paradas más adelante, de que Julieta se había quedado dormida en uno de los asientos.

Mientras la pequeña se encontraba a bordo del ómnibus, su madre, su abuelo y decenas de vecinos del barrio en el que residen continuaban su búsqueda en moto, a pie y en auto por los alrededores. Temían que la desaparición de la niña fuera producto de un secuestro.

Reencuentro.

Afortunadamente, una hora después del suceso y luego de culminada la infructuosa búsqueda, la policía se dirigió a la casa de la madre y le notificó que habían encontrado su hija de tres años durmiendo en un ómnibus.

"Fue desesperante no saber nada, y esa hora pareció que fueron cien porque nadie la había visto y corríamos de un lado para el otro hasta que llegó la policía a mi casa y me preguntó si yo era la mamá de Julieta. Inmediatamente me dijeron que el chofer de un ómnibus la había dejado en la comisaría porque la encontró dormida en un asiento y no recordaba dónde ni con quién había subido", dijo Valeria.

Contó de su desesperación por llegar a la seccional policial para reencontrarse con su hija, y relató también que le afectó mucho que algunos medios de comunicación locales hubieran publicado que la niña había sido "olvidada" o "abandonada" por su madre en el ómnibus.

"Nunca me enteré que Julieta se fue con los gurises de baby fútbol de La Blanqueada; reconozco que fue un descuido pero no una omisión. Cualquier vecino sabe que soy madre soltera de tres hijos, que trabajo y los mantengo sola y que para cuidarlos cuento con la ayuda de mi padre. Fue una travesura de una niña que es muy inquieta", dijo Valeria sobre su pequeña, que revolucionó medio Barrio Calafí la tarde del pasado sábado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados