Un matrimonio, radicado en el Cerro, reclutaba a navegantes para cartel

"Los Guerreros": veleristas uruguayos que traficaban drogas

Una sentencia del Juzgado de Crimen Organizado desnudó el funcionamiento de una rama uruguaya de una red internacional de tráfico de drogas en veleros desde Venezuela a España, Holanda y Alemania.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Navegantes uruguayos cobraban US$270.000 por el transporte de cocaína de máxima pureza.

El expediente, al que tuvo acceso El País, revela que una pareja se comunicaba con los mandos medios narcos mediante programas informáticos encriptados para informarles sobre reclutamientos de navegantes uruguayos. Los tripulantes de los veleros, a quienes denominaban "Guerreros", recibían US$ 270.000 por transportar una tonelada de cocaína pura a Europa en cada viaje. En cambio, la pareja obtuvo, en un año, alrededor de US$ 1.000.000 por reclutar a media docena de navegantes uruguayos para que trasladaran la droga desde el Caribe a la costa europea.

Durante un mes, cuatro uruguayos y 14 veleristas de otras nacionalidades fueron trasladados por distintas ciudades venezolanas: Caracas, Valencia y Cumanao. En el grupo habían navegantes de diversas nacionalidades (argentinos, alemanes, polacos y españoles).

A dos de los cuatro uruguayos (L.G. y E.M.), los líderes narco les expresaron que había llegado el momento de partir. Los subieron en lanchas rápidas y navegaron durante 10 horas hasta llegar a un velero en alta. Antes de subir a la embarcación, el piloto de la lancha les entregó un celular satelital. Al otro día sonó el aparato.

"Nos indicaron que fuéramos 100 millas de la Isla Trinidad y Tobago y allí que esperáramos la llamada. Al llegar al otro día, vino una lancha rápida y nos tiró 40 bultos para arriba del velero. Esos bultos pesaban cada uno 25 kilos", declaró E.M., uno de los navegantes uruguayos, al juez especializado en Crimen Organizado, Néstor Valetti y el fiscal Gilberto Rodríguez.

Los bultos fueron acomodados dentro de dos camarotes.

"Fue en ese momento que nos enteramos que teníamos que llevar droga. Los cinco ocupantes de las dos lanchas nos dijeron: tienen que llevar esto a España", explicó el navegante.

De una de las lanchas, los dos uruguayos recibieron la orden de navegar hacia el norte de las Islas Azores, frente a Portugal. También les dieron la ubicación geográfica (latitud y longitud) para que pudieran guiarse por el GPS. Al arribar a ese punto, los uruguayos llamaron por el teléfono satelital. Se les ordenó dirigirse hacia Vigo, a la frontera entre Francia y España. A los cuatro días de navegación, les pidieron que se acercaran a tierra.

Money.

El velero se acercó a 10 millas de la costa española. "A las 22 horas, llegó una lancha con cinco ocupantes y traspasamos la carga (droga)", relató el navegante en la sede penal.

Los dos uruguayos se dirigieron hacia el puerto español de Ribadeo (Galicia). Allí esperaron seis días. El teléfono satelital sonó otra vez. A los uruguayos les ordenaron que debían regresar a Venezuela en el velero. El otro navegante uruguayo, cuyas iniciales son L.G., se bajó de la embarcación y regresó a Uruguay en avión. Su compañero se quedó en el barco, porque le dieron la orden de que no podía dejar el velero solo en el puerto. Tras una licencia paga de 20 días en Europa, el uruguayo recibió la visita de dos personas: uno de ellos era un argentino que le decían "Guerrero" y al otro le decían "El Pelusa" o "Poroto". Dijo que había nacido en Punta del Este.

Con ellos, el uruguayo llevó el velero al puerto de Cádiz. Allí esperaron cinco días antes de zarpar. "Vinieron con la orden de navegar hasta el Caribe sin parar en ninguna isla. En la salida de Cádiz, varios hombres en dos lanchas nos entregaron siete bolsos grandes, de unos 50 centímetros de largo por 40 centímetros de ancho llenos de Euros", dijo el navegante uruguayo en el juzgado.

Cada bolso pesaba unos 20 kilos. En ese momento, el uruguayo supo que sus dos acompañantes tenían como misión controlarlo.

El velero retornó a Granada. "Allí nos alcanzaron en altamar las mismas dos lanchas que nos tiraron la droga y se llevaron los siete bolsos con dinero. Los ocupantes de las lanchas estaban todos armados con armas largas de todo tipo y tamaño", indicó el detenido.

Su compañero de viaje a España también fue capturado por la Justicia. "Hasta el momento recibí 270.000 euros", reconoció L.G.

Un tercer navegante uruguayo, de iniciales R.Y.F., declaró que viajó a Venezuela el 1° de agosto del año pasado supuestamente para salir a pescar.

El navegante trató de eludir su responsabilidad penal. Dijo al juez Valetti y al fiscal Rodríguez que no se había embarcado. "Como yo no quería (traficar drogas a Europa), se complicó al tiempo. Hubo una amenaza. Nos ofertaron un barco y otro y nunca nos embarcamos", dijo. Sin embargo, Valetti no le creyó. Durante cuatro meses, R.Y.F. estuvo alojado en un hotel, recibió varios pagos, le entregaron un billete de avión de regreso y 1.500 euros y le entregaron dinero a su familia. "Obviamente pretende minimizar su participación en los hechos y resulta inverosímil la versión proporcionada", en la sede, señala el fallo del magistrado.

La misma opinión manifestó el juez Valetti sobre el testimonio del cuarto navegante uruguayo detenido, cuyas iniciales son D.B.

Los cuatro navegantes uruguayos fueron remitidos a la cárcel por transporte de estupefacientes. Otras 10 personas fueron encarceladas por transporte de drogas en distintas modalidades: organización y asistencia al tráfico de drogas.

Embargo por US$ 5 millones.

El juez especializado en Crimen Organizado, Néstor Valetti, dispuso el procesamiento y prisión de una pareja de individuos que lideraba la rama uruguaya de una red de traficantes de drogas. La organización incluía a traficantes venezolanos y españoles. Valetti ordenó un embargo por la suma de US$ 5 millones para los créditos, derechos y acciones de los cabecillas uruguayos de la banda y para cuatro navegantes de este país que se encargaban de trasladar drogas en veleros a Europa. También dispuso el embargo de créditos y acciones por US$ 1 millón para otros dos integrantes de la banda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)