MALDONADO

Grupo de inversores compró por más de 40 millones de dólares el hotel San Rafael

El grupo inversor, liderado por el empresario italiano Giusseppe Cipriani, apelará al arquitecto uruguayo Rafael Viñoly para el diseño de las dos torres que formarán parte del proyecto y del rescate del hotel fundado en 1948.

El hotel San Rafael es un emblema de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
El hotel San Rafael es un emblema de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

Un grupo de inversores liderado por el empresario italiano Giusseppe Cipriani cerró en las últimas horas la compra del icónico hotel San Rafael de Punta del Este, hoy clausurado y con su infraestructura en grave estado de deterioro.

Cipriani apelará al arquitecto uruguayo Rafael Viñoly para el diseño de las dos torres que formarán parte del proyecto y del rescate del hotel fundado en 1948 por la empresa FOSARA Sociedad Anónima.

La venta de la manzana 815 delimitada por la rambla Lorenzo Batlle y la avenida Mar del Plata que tiene al hotel San Rafael en parte del mismo superó los 40 millones de dólares aunque no se conoce la cifra exacta por existir una cláusula de confidencialidad que involucra a las partes del negocio.

El San Rafael tiene 15.000 metros cuadrados construidos sobre dos hectáreas y media, en la rambla de la playa Brava. Junto al hotel hay 11 terrenos que conforman el predio perteneciente a la sociedad Fosara (Fomento de San Rafael).

"Es la mejor noticia para Punta del Este de los últimos tiempos. Es salvar al icónico hotel San Rafael testigo ilustre de la historia de Punta del Este", dijo el intendente de Maldonado Enrique Antía.

El proyecto incluirá unos 123 mil metros cuadrados de superficie, lo que representará una inversión cercana a los 250 millones de dólares y más de medio millón de jornales directos de obra.

Las negociaciones fueron llevadas a cabo por el propio Cipriani con la directora del complejo la empresaria Yolanda Manoukian de Merlo y duraron todo el fin de semana hasta que finalmente, el domingo, se llegó a un acuerdo.

El hotel estuvo por venderse a US$ 30 millones en 2011 a un grupo inversor extranjero conformado por capitales argentinos y de Estados Unidos, pero la operación se cayó. En 2015 se ofertaron US$ 11 millones, pero tampoco prosperó.

San Rafael: una salida planteada para un ícono olvidado. Foto: R. Figueredo
Foto: R. Figueredo

Para hacer viable la inversión y el rescate del edificio estilo Tudor del complejo, la administración Antía impulsó un cambio de ordenanza para la manzana que ocupa el hotel.

El decreto Nº 3973 del 3 de octubre del año pasado estableció para esa manzana los mismos parámetros de construcción del fraccionamiento Lobos, que en la actualidad alberga la torre Trump, la torre Tiburon III y las dos Le Parc.

La ordenanza fija la altura de 24 pisos pero en el caso de la manzana del hotel San Rafael las dos torres deberán levantarse en el frente sobre la avenida Mar del Plata, paralela a la rambla Lorenzo Batlle Pacheco.

Por su decadencia, en 2015 el hotel dejó de figurar como alojamiento en el Ministerio de Turismo. Hasta ese momento tenía solo 15 habitaciones habilitadas y 120 clausuradas. Antes ya había sido cerrado el casino y las piscinas climatizadas. Las obras originales demandaron tres años marcando el estilo Tudor, pero las últimas obras se habían hecho en 1991 con una ampliación que abarcó más de 2.000 metros cuadrados.

El Che, Nixon y Lola Flores

En los años de gloria, el San Rafael vio desfilar por sus salones a cientos de celebridades extranjeras como el rey de España Juan Carlos y la reina Sofía, el astro del fútbol Pelé, el bailarín ruso Godunov, los presidentes norteamericanos Johnson y Nixon, Ernesto "Che" Guevara y el empresario Nelson Rockefeller.

En su boite "Le Carrousel", que tenía dos salones, uno para 250 personas y el otro para quinientas, actuaron Xavier Cugat, Vinicius de Moraes, Lola Flores, los Lecuona Cuban Boys y muchas más estrellas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)