UN INMUEBLE HISTÓRICO

Grietas en las calles podrían ser causa del derrumbe de farmacia

Vecinos de Atahualpa aseguran que ha habido movimientos en el suelo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Faccio: "Supe lo que había pasado por la televisión, estaba en mi casa". Foto: A. Colmegna

Es terrible, pero si había algo en el mundo que mi viejo no quería que se cayera, era la farmacia", relató Diego Faccio, dueño de la farmacia Atahualpa, que el lunes por la noche se derrumbó. Aún no sale de su sorpresa.

El negocio ubicado en Avenida Millán 3701 esquina Reyes es familiar y notorio, a tal punto que fue declarado patrimonio histórico. En el interior del comercio se conserva intacto un pequeño museo que muestra cómo eran las boticas, en las cuales se elaboraban medicamentos a principios del siglo XIX en Uruguay.

Faccio no le encuentra explicación a lo que sucedió la noche del lunes. De todos modos, "ya está trabajando una empresa de construcción en el lugar. En primera instancia, lo que van a hacer es un relevamiento, un estudio de riesgo de la estructura que aún se conserva", aseguró a El País.

El equipo de arquitectos de la empresa constructora demorará, al menos, un día más en elaborar un informe que determine cómo seguir adelante con los trabajos de refacción del comercio.

Calle agrietada.

Consultado por El País, Faccio indicó que no sabe cuáles son los motivos reales del repentino derrumbe, aunque tiene una hipótesis. "No entiendo cómo se pudo caer todo, pero para mí el problema vino de abajo, hubo reformas de OSE y pérdidas de agua muchas veces en esa esquina, sobre la vereda. Los vecinos de la zona te lo pueden confirmar", señaló el dueño de la farmacia.

"Lo más llamativo —prosiguió— es que en esa esquina, cruzando Millán por la calle Reyes, hay una rajadura en el piso, en la calle. Allí se abrió una grieta, que no estaba hace unos meses".

Efectivamente, existe una rajadura perpendicular a Avenida Millán, a la cual se le suma otra más sobre la calle Reyes, que fue descubierta por los trabajadores de la empresa constructora que se encontraban desempeñando tareas de vallado en la tarde de ayer.

El País consultó a los vecinos de la zona sobre las grietas que se encuentran en la calle.

Todos coincidieron en que se produjeron a raíz de trabajos que llevó a cabo OSE.

"No te podría decir hace cuánto tiempo está rajada la calle, lo que sí puedo es darte toda la seguridad de que eso no estaba así, y que hace unos meses hubo gente de OSE haciendo cosas de saneamiento, no lo tengo muy claro", dijo Susana.

Otro vecino consultado informó "que desde hace tiempo está la calle así. Si se fijan, hay remiendos; estaba escuchando que los albañiles hablaban de que pudo haber un pequeño movimiento de tierra por los trabajos que hizo OSE, y eso no es muy alocado, puede ser".

En tanto, Faccio acotó otra versión respecto a las pérdidas de agua que usualmente había en esa esquina.

"Se me ocurre que esas fugas de agua que había durante largas horas podían provocar filtraciones en el sótano de la farmacia, y eso a su vez, podía provocar humedad en los cimientos. No sé, son conjeturas que saco, porque de lo que estoy seguro es que esto no se dio por alguna reforma que nosotros hicimos adentro", señaló Faccio.

Siguen atendiendo.

Diego Faccio (49) junto a su hermano Fernando (67) son quienes se encargan de esa farmacia y de otra que está situada a tres cuadras, en Luis Alberto de Herrera y Millán, llamada Cosmos. Allí atienden a su público hasta que las obras de refacción de Atahualpa estén terminadas.

"Le pido mil disculpas vecino, pero hasta que no tengamos el registro de los usuarios de la farmacia, acá no puedo saber cuándo compró usted por última vez", le decía un empleado de la farmacia Cosmos a un cliente que usualmente asistía a Atahualpa.

Sin ayuda.

A pesar de que la antigua farmacia es un símbolo histórico de Montevideo, no ha recibido ningún apoyo por parte del Estado o de las autoridades de la Intendencia de Montevideo (IMM) para poder llevar adelante el plan de refacción.

Arquitectos de la intendencia se hicieron presentes en la farmacia el lunes por la noche luego de que se derrumbó la fachada y una parte del techo. Solo se limitaron a indicar la colocación de un vallado perimetral ante la posibilidad de que se produjera un nuevo derrumbe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados