UNA DEMOLICIÓN CON CONTRATIEMPOS

Golpe a golpe está cayendo peligrosa chimenea de IMM

Vecinos linderos a un depósito municipal habían hecho varias denuncias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Algunos cascotes llegan a fincas linderas. Foto: Francisco Flores.

Después de presentar denuncias a Bomberos y de realizar durante tres años reclamos para abrir expedientes en dependencias comunales, los vecinos de lo que fuera el lavadero de Hoteles y Casinos consiguieron que el actual gobierno de la Intendencia de Montevideo les prestara atención.

Humberto Pacello, que reside en una de las viviendas linderas a lo que pasó a ser un depósito de las carpas usadas para eventos de la dirección de Cultura, era uno de los más alarmados por la posibilidad de que colapsara la vieja chimenea del lavadero, que tenía unos 35 metros de altura y estaba agrietada, lo cual era constatable a simple vista.

"Acá creció una planta que se metió en la pluvial, ahora es un árbol que tiene más de cuatro metros de altura, reventó todos los caños y tiró toda la parte del muro del lado que apunta a mi casa. La losa de la azotea en donde está la chimenea bajó diez centímetros, se ve a ojo de buen cubero. Esto está en ruinas", había declarado Pacello a El País en la edición del martes 16 de febrero de este año. También contó que unas aspas de los ventiladores ubicados en el techo del galpón volaron un día hacia la calle y otras terminaron rompiendo dos vidrios de la claraboya de su casa.

"Para bajar la chimenea, desmontando un tramo, por lo menos hasta la parte que hace un cono, nos dijeron que costaba 70.000 dólares. Un día vino un camión que no pudo entrar y desaparecieron. Hay un pararrayos, pero si cae un rayo todo esto vuela", vaticinaba Pacello.

Entre otras quejas, agregó que durante la administración anterior habló "con todo el mundo en la Intendencia", pero poco logró.

Dijo que lo pasearon por los pisos del palacio municipal y le hicieron "masticar más de cincuenta teléfonos".

Fernando Nopitsch, actual secretario general de la Intendencia de Montevideo, sostuvo a El País que desconocía el caso, pero hubiese o no expedientes abiertos no podía obstruirse la inspección inmediata del lugar, porque cualquier denuncia grave debe primar sobre la burocracia.

Se enviaría al galpón ubicado muy cerca de Avenida Italia y exPropios, en la calle Dionisio López y Miguel Ángel, a un ingeniero de Instalaciones Mecánicas y Eléctricas, servicio encargado de la policía sanitaria, ambiental y de seguridad pública en lo relacionado con instalaciones electromecánicas.

Los trabajos.

En el correr de aquella semana de febrero, Pacello y otros vecinos pasaron a sentirse felizmente sorprendidos. El primer día después de salir la nota en El País hubo visitas de inspección en cadena. Y más adelante apareció un camión con grúa.

Pero sucedió que ésta era tan gigantesca que haría necesario coordinar cortes de calles y desvíos del tránsito, algo que a la postre quedó descartado. La máquina de 8 toneladas había además provocado el hundimiento de la vereda de enfrente al galpón. Entonces hubo que recurrir a una plataforma elevadora articulada.

Su modelo sin embargo no es de porte mediano. Para ingresarla en el predio debieron tirar abajo dos construcciones que oficiaban de baños en la antigua edificación comunal.

Tal trabajo se llevó a cabo con martillos neumáticos que provocaron fuertes vibraciones en las casas linderas. El modesto parrillero de Pacello quedó afectado y el hombre decidió no complicarse más y reconstruirlo al final de la demolición de la chimenea.

Para este procedimiento no se apeló a rodearla con andamios, envolverla en telas y cortarla por tramos, sino que, desde el canastillo del elevador, los obreros, con marrón en mano, van golpeando la masa de hormigón y hierro para que los pedazos caigan por el interior de la chimenea hacia el piso del galpón.

Algunos cascotes terminaron empero desplomándose sobre azoteas del entorno.

Humberto Pacello dijo ayer a El País que sea como sea, a estas alturas ya no se hace más mala sangre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados