INSEGURIDAD

Golpe comando contra una fábrica de chacinados

Llevaban un arma de guerra y sabían todos los movimientos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Delincuentes se llevaron un importante botín tras asaltar una remesa. Foto: Fernando Ponzetto

Con un trabajo de inteligencia previo y el uso de por lo menos un arma de guerra, un grupo comando se llevó en la tarde del viernes $ 500.000 de una planta industrial de chacinados de General Flores y Nantes.

A las 15:00 horas una camioneta Renault ingresó a la playa de estacionamiento de la chacinería. Llevaban el rostro cubierto con pasamontañas y portaban armas largas, entre ellas escopetas recortadas y una FAL, el fusil más usado en las Fuerzas Armadas. Uno de los delincuentes corrió hacia la caseta del guardia de seguridad y le puso un fusil en el pecho.

“Tirate al piso, dame el celular y el handy. No me mires. No te va a pasar nada”, dijo el delincuente al vigilante que quedó tirado bajo los autos.

Mientras tanto, el resto del grupo introdujo rápidamente al edificio a los distribuidores que estaban fuera del local.

Una vez dentro del edificio, tomaron a uno de ellos como rehén para que la cajera abriera una puerta de vidrio. No fue necesario que la empleada la abriera puesto que rompieron la estructura con un marrón.

En menos de cinco minutos culminó la operación comando con la que se llevaron toda la recaudación del día.

Asalto rápido y profesional.

Los testigos y víctimas del atraco destacaron que “no hubo heridos” y que fue un “golpe profesional”. Sabían que minutos después de la hora 15:00 pasaba la empresa que transporta caudales.

Además, tenían un marrón para franquear el ingreso a la caja y poseían armamento suficiente para disuadir cualquier intento de resistencia. El fusil FAL es un arma que está en el país desde 1980.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados