Secretaría de DDHH de Presidencia no cree que busquen regresar a Siria

Gobierno ve pocas posibilidades de asistir a sirios que quieren irse

El gobierno está en un laberinto sin salida, atado de pies y manos ante la problemática de los refugiados sirios en Uruguay que pretenden regresar a su país porque "acá no nos están dando lo que nos prometieron", según dijeron a El País en la tarde de ayer integrantes de las familias sirias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los vecinos de la zona los ayudaron con comida y abrigo mientras acamparon. Foto: F.Flores.

Los hombres, mujeres y niños sirios que acampan desde el lunes en Plaza Independencia esperando una respuesta del gobierno, son ayudados por los vecinos de la zona que les han dado abrigo y comida en las últimas 24 horas.

"Nosotros no estamos haciendo nada para que ellos vuelvan a Siria como piden, ellos no pueden volver a Siria" dijo a El País Javier Miranda, secretario de Derechos Humanos de la Presidencia y encargado del proceso de inserción social de estas familias.

Miranda aseguró que "por ahora no va a pasar nada, nosotros no tenemos muchos mecanismos, si ellos quieren estar en la Plaza (Independencia) no los podemos sacar". El jerarca preguntó "¿cómo van a volver a un país en guerra? Yo como gobierno no puedo asumir la responsabilidad de facilitar que una persona se vaya a un país que está en guerra. Si mañana mueren en Siria ¿yo que hago?".

Bloqueo de países.

La problemática para el gobierno es principalmente que no puede gestionar el tránsito de las familias en los puestos de migraciones de los diferentes países a los que tienen que ir para poder llegar finalmente a Siria.

En este sentido, Miranda dijo que "irse se pueden ir, el problema es quién los recibe, qué país está dispuesto a recibirlos, y además creo que no es cierto que quieran irse a Siria sino a otro país de Europa". Y prosiguió: "no se van a Siria ahora porque tienen que sacar un pasaje, porque no hay un vuelo desde Montevideo a Damasco (capital de Siria) y ahí empiezan los problemas de tránsito. ¿Adónde van? De aquí a Buenos Aires, está bien, hasta el aeropuerto de Ezeiza pueden llegar. ¿Y de ahí en más? ¿A Estambul (Turquía)? Una de estas familias estuvo 23 días estancada ahí y no pudo seguir, se tuvo que volver. A París (Francia) no van a llegar, es complicadísimo, es una trampa que no tiene salida", sentenció Javier Miranda.

Seguirán acampando.

Durante el día de ayer, las familias sirias fueron objeto de observación por quienes transitaban Plaza Independencia. Eran mirados como extraños, incluso "como animales dentro de una jaula del zoológico", llegó a decir una mujer que pasaba por el lugar. En conversación con El País, dos de los hombres sirios dijeron que "nos iban a dar todo para vivir (en Uruguay) y eso no es así". También agregaron que "no se puede conseguir trabajo aquí" y "eso es algo negativo".

Por su parte, una mujer señaló que ya hablaron "con el gobierno y estamos esperando la respuesta, quizá demoren 48 horas y no nos vamos a mover de acá hasta que tengamos una respuesta definitiva".

En tanto, una joven de 18 años, por intermedio de Carolina, una señora Venezolana que entiende el idioma y ofició de traductora, dijo que no tienen "problema con la gente uruguaya ni con el gobierno, nuestro problema es con la ONU, ellos fueron quienes llegaron a nosotros".

Su padre, uno de los hombres mayores de las familias, aseguró que "fueron palabras muy bonitas para quienes están viviendo acá las que dijo el gobierno, pero para nosotros no fue así, no ha sido suficiente, no es lo que nos prometieron, la vida es muy cara acá".

Emigrar a Alemania.

Según indicaron a El País desde Presidencia de la República, el objetivo principal de las familias sirias es llegar a su país natal para luego emigrar nuevamente a otro lugar como Alemania que está recibiendo a miles de personas en la misma situación y con más "comodidades, de primer mundo".

Consultado al respecto, Javier Miranda fue por el mismo camino, pero descartó la posibilidad de hacer un nexo entre ambos países.

"Lo que puedo seguir haciendo es conversar con ellos para decirles que no hay una salida en ese sentido. Imaginate que llamemos a Angela Merkel (canciller de Alemania) para decirle recibí a estos; ellos reciben a los que tienen ahí en la puerta, al resto no", explicó el funcionario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados