vea la gráfica

El gobierno ve que las comunas no se esfuerzan para cobrar más

Más allá de que en la coyuntura actual la atención se centra en la complicada situación de las finanzas de Salto, los problemas económicos de las comunas son recurrentes y en el gobierno se evalúa que a veces las administraciones departamentales incurren en lo que podría llamarse "pereza fiscal".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La intendencia salteña se quedó sin dinero; el conflicto puede afectar a la población. Foto: V.Massarino.

Esto implica que se muestran demasiado optimistas con respecto a los ingresos que van a tener y toman pocas acciones destinadas a recaudar y abatir la morosidad, explicó a El País una fuente del gobierno.

"Hay cierta pereza fiscal porque siempre es más fácil reclamar más transferencias. No hay gestión de cobro de los tributos y se recurre fácilmente a las amnistías pero en realidad hay que llamar a la gente, avisarle sobre los vencimientos. Lo importante es que se haga el esfuerzo no que todas las intendencias cobren lo mismo. Además, hay más necesidades de la población y eso a veces no se refleja en la carga tributaria. No se hace uso del verdadero potencial tributario. La Constitución dice que los presupuestos deben presentarse equilibrados. Se presentan contablemente equilibrados pero en realidad no lo están", explicó la fuente dejando entrever que en algunos casos hay margen para subir impuestos en los departamentos.

Si no puede ver la imagen haga click aquí 

Algunas de las intendencias dependen de las transferencias del Gobierno central todavía más de lo que indican las cifras oficiales, agregaron las fuentes. De todas formas, el gobierno no tiene previsto, al menos por ahora, impulsar modificaciones a la normativa que alteren esta situación ya que las intendencias son autónomas, dijeron las fuentes. Como algunas intendencias tienen problemas a veces para saldar sus deudas pagan tasas de interés relativamente elevadas, explicaron las fuentes. A esto se suma, para agregar dificultades, que los sueldos son un componente "muy inflexible" de los presupuestos municipales y el garantizar el pago de salarios hace que no se puedan contar con insumos y materiales para encarar obras.

En el caso de Salto, el gobierno evalúa que se subsidió de manera insostenible al boleto, se encararon obras que no eran absolutamente necesarias y se incrementó el personal.

Ceder impuestos.

Conrado Ramos, exsubdirector de Planeamiento y Presupuesto y excandidato a vicepresidente del Partido Independiente, considera que hay que ir a una verdadera descentralización de la estructura tributaria, como la que existe en muchos países del mundo. Pero considera que el gobierno probablemente no dé pasos en ese sentido porque desconfía de la capacidad de gestión de las comunas.

"Las intendencias no pueden tratar directamente ni con la Corporación Andina de Fomento, ni con el Banco Mundial, ni con el Banco Interamericano de Desarrollo. No pueden encarar obras grandes de infraestructura y es como que fueran menores de edad. Incluso el BID planteó que pudiesen tomar cierto margen de endeudamiento. Se podría descentralizar más a cambio de que mejoren su calidad institucional y fortalezcan sus áreas financieras porque si no, todo sería un "engaña pichanga". En algún momento habrá que discutirlo pero, claro, ahora no se plantea porque las intendencias han mostrado irresponsabilidad. El gobierno no se anima a descentralizar, porque no han sido serias", sostuvo. Al fortalecimiento institucional habría que sumar acciones y desmontar, por ejemplo, el sistema de "patronazgo" político, cree Ramos.

El exsubdirector de OPP advirtió que el fortalecimiento también es necesario porque hay departamentos "con poca gente y que pueden cobrar poca patente y poco de Contribución Inmobiliaria".

Ramos cuestionó la falta de previsión del gobierno para lidiar con la situación de Salto. "Hay un marco de autonomía pero; ¿se desayunan ahora? Todos sabíamos que lo de Salto era insostenible ¿No hubo alertas? A las intendencias que viven de las transferencias; ¿no se les pueden condicionar esas transferencias?", se preguntó Ramos. A su juicio, el alineamiento partidario de las comunas también incide y algunas, como Canelones, aun en dificultades, pueden enfrentarlas mejor porque acceden más fácilmente al respaldo del gobierno central y porque se benefician de refinanciaciones con estiramiento de los plazos de vencimiento. "Hay mucho que no sale a la luz", sostuvo.

Un mayor control de las finanzas municipales se podría obtener con una modificación legal que diera mayor fuerza coercitiva a las observaciones del Tribunal de Cuentas más importantes, opinó. El técnico entiende que se han verificado situaciones de "descontrol" y que la plantilla del Estado "ha crecido muchísimo" y eso incluye a la municipal, que lo ha hecho a través de diversas modalidades. "Algunas decisiones del Tribunal debieran tener carácter suspensivo si hubiese apoyo parlamentario pero a su vez el tribunal no tendría que estar observando asuntos menores, bobadas", consideró.

PARO TOTALEN SALTO.

Termas de Daymán afectadas.

El paro de los funcionarios de la intendencia de Salto llevó al cierre de las instalaciones municipales en las termas del Daymán. La detención de actividades y la suspensión de los servicios del transporte de pasajeros en la capital departamental (donde es municipal) afecta a vecinos de barrios como el Nuevo Uruguay, ubicados a varios kilómetros del centro de la ciudad. La asamblea del sindicato municipal salteño decidió ayer por unanimidad decretar un paro total. Solo se atenderán los servicios que el gremio ha declarado esenciales como los de necrópolis, recolección de residuos hospitalarios y del hogar del adulto mayor, la alimentación de los animales del zoológico y el trabajo de la oficina del Plan Alimentario de Instituto Nacional de Alimentación, que comenzó con las entregas de canastas a enfermos crónicos. Una moción de un asambleísta para que no se suspendiera el servicio de transporte urbano, debido a su impacto social, fue rechazada. Los buses no salieron a las 5.10 como hacían siempre.

Municipales dispuestos a presionar.

El sindicato municipal salteño va a presionar. Su asamblea decidió que mañana, cuando probablemente se reúna la Junta Departamental para tratar el tema de la autorización para la obtención de recursos económicos para asumir los compromisos de pago de los sueldos de mayo, junio y el medio aguinaldo, los trabajadores concurrirán masivamente a pedir a los ediles que se pongan de acuerdo para encontrar un mecanismo. Mientras tanto, la olla popular instalada frente a la sede central de la Intendencia continuará funcionando a mediodía y por la noche. Podría trasladarse frente a la junta cuando esta sesione.

El futuro intendente, Andrés Lima, mantuvo una larga reunión ayer con la Mesa Política departamental frenteamplista y los ediles de la coalición de izquierda barajando soluciones. Pero las alternativas no llegaron a tiempo para que los municipales cobraran sus salarios y, por lo tanto, no pudo evitarse el paro. La intendencia salteña, que conduce interinamente el colorado Manuel Barreiro, tiene un déficit de US$ 26 millones aunque el Frente Amplio y el sindicato municipal consideran que rondaría los US$ 44 millones. El gobierno aguarda que Lima llegue a un acuerdo con Barreiro para reencauzar las finanzas municipales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)