EL FA PROPONE INVESTIGADORA PARLAMENTARIA

El gobierno niega espionaje militar

García dijo que la mitad de los efectivos del Ejército vive debajo de la línea de pobreza.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el plenario de la Cámara Alta, Menéndez describió una acuciante situación de las FF.AA. Foto: F. Flores

El jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade) y la dirección de Inteligencia Estratégica informaron al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, que "institucionalmente" no se han realizado operaciones de espionaje contra partidos, políticos, magistrados o sindicatos tras el advenimiento de la democracia.

En el transcurso de la reunión del Senado a la que compareció invitado por el nacionalista Javier García, Menéndez informó que enterado del presunto espionaje le pidió informes por escrito a los altos oficiales mencionados solicitando conocer en tal caso por quiénes fueron ordenadas (las operaciones de espionaje) y si hay archivos, a lo que "las autoridades han respondido que institucionalmente no se han realizado actividades de esas características y que no existen en las fuerzas archivos al respecto", indicó el ministro.

Las eventuales actividades de espionaje clandestino, realizadas en democracia y con recursos públicos por parte de integrantes de las Fuerzas Armadas serán investigadas por el Parlamento, según una resolución del plenario de Diputados que se tomará mañana jueves.

La idea es determinar quién era la autoridad responsable por esas actividades, si los militares o los numerosos ministros de Defensa que pasaron en los gobiernos de tres partidos políticos.

En la instancia del Senado, García dijo que en las Fuerzas Armadas "hay un proceso notorio de desinversión y discriminación desde hace muchos años", y que debido a la "situación crítica de la Armada y la Fuerza Aérea estamos al borde de quedar indefensos" por las carencias de esas fuerzas.

Rencor e ideología.

El senador habló sobre el "rencor" y la "ideología" de los tres gobiernos de izquierda en perjuicio de los uniformados, al tiempo que recordó que "las Fuerzas Armadas de hoy están integradas por hombres y mujeres que nada tienen que ver con aquellos militares que protagonizaron un gobierno autoritario".

"Es el peso de la ideología, se les carga con una mochila por los hechos del pasado, se estigmatiza una profesión. Hay que terminar con la discriminación salarial. Los soldados también tienen derechos humanos. Tienen derecho a un salario digno y a una vivienda decorosa", remarcó García.

El ministro Menéndez coincidió en que hay que incorporar nuevas plataformas navales y anunció que hay material ya seleccionado para posibles compras. También dijo que hay contactos con otros Estados para sumar aeronaves interceptoras para la Fuerza Aérea.

En lugar de conformar un fideicomiso, como sugirió García, Menéndez habló de usar el mecanismo de leasing, es decir un sistema de arrendamiento de bienes mediante un contrato en el que se prevé la opción de compra por parte del arrendatario. De todas formas, advirtió que Uruguay es "un país pequeño con unas posibilidades presupuestales pequeñas".

García le dijo a Menéndez, en coincidencia con lo que pensaba el anterior ministro Eleuterio Fernández Huidobro, que la Armada y la Fuerza Aérea necesitan renovación de material por unos US$ 500 millones.

El ministro reconoció "lamentar" que buena parte del personal esté por debajo de la línea de pobreza. "Es obvio que queremos mejores salarios, lo digo fuerte y claro. Queremos equidad con los funcionarios del Estado", subrayó. "Es un personal que no tiene gremio", se sinceró. Y acotó: "espero que esto no quede en actas".

Una alarmante situación social.

"El 50% de los hijos del personal subalterno de la Armada no concurre a Secundaria", sostuvo el senador Javier García, a lo que agregó que "uno de cada dos efectivos del Ejército está bajo la línea de pobreza. Entre los soldados la pobreza es siete veces mayor que en el resto de la población". El ministro Menéndez pidió terminar con la discriminación salarial.

LAS "CLAVES" DEL DOCUMENTO.

Escaso poder militar.

Las Fuerzas Armadas uruguayas no son un ejemplo de potencial militar, eso está claro. Un índice global llamado Firepower, elaborado por la Universidad de St. Andrews de Escocia sobre el poderío militar de los países, coloca a Uruguay en el lugar 101 de 106 naciones relevadas, según difundió el senador Javier García durante el plenario del Senado donde se analizó la situación de las Fuerzas Armadas con el ministro Jorge Menéndez.

Obviamente países como Estados Unidos, China, India y Rusia encabezan el ranking de poderío militar a nivel mundial. Pero la situación de Uruguay es tan magra que es superado por naciones que están lejos de ser potencias económicas y tener poderío militar, como Nepal, Somalia, Sri Lanka, Sudán del Sur, Zambia y Camboya.

"Si se toma solamente América del Sur, Uruguay está último. No es un tema de poder bélico", reconoció el senador nacionalista, "sino de capacidad de defensa y seguridad para su población y la fragilidad ante las necesidades nacionales". Esta situación deriva de un largo proceso de desinversión en el equipamiento de las Fuerzas Armadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º