LEY DE BANCARIZACIÓN

El gobierno negociará cambios a la ley de inclusión financiera

Quieren quitar protagonismo al recurso impulsado por Luis Lacalle Pou.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Astori trasmitió la disposición del Ejecutivo a introducir ajustes en la bancarización. Foto: D. Borrelli

El tema había pasado casi inadvertido. La Ley de Inclusión Financiera estaba siendo criticada por un grupo de comerciantes que entienden que son perjudicados. Sin embargo, la decisión del líder blanco Luis Lacalle Pou de apoyar el plebiscito que pretende reformar la Constitución para trabar la iniciativa legislativa oficialista puso al tema en los primeros lugares de la agenda política.

En el gobierno catalogaron la decisión del senador opositor como una jugada policía electoral. Pero Lacalle Pou reafirmó en diferentes medios de prensa que considera injustas algunas disposiciones de la ley que se deben cambiar.

Por eso el Poder Ejecutivo ahora decidió tomar la ofensiva e iniciar una serie de contactos con diferentes organizaciones para negociar ajustes a la ley de inclusión financiera, popularmente conocida como "ley de bancarización".

Las organizaciones comerciales de Rocha y Maldonado impulsaron una consulta popular. El plebiscito busca reformar la Constitución para establecer que "nadie podrá ser obligado a celebrar un contrato en contra de su voluntad", según establece la papeleta con la que los impulsores recolectan firmas.

Ayer el Consejo de Ministros, presidido por Tabaré Vázquez, trató el tema y tomó la decisión de entrar en contacto con las organizaciones que han presentado críticas al proyecto. El anuncio lo hizo el ministro de Economía, Danilo Astori, en conferencia de prensa.

"Luego de una segunda reunión dedicada a las transformaciones de inclusión financiera el gobierno ha decidido impulsar colectivamente esta causa fundamental para todos y al mismo tiempo coordinar todos los esfuerzos necesarios, para aplicar esta ley", explicó el jerarca que adelantó que se buscarán acuerdos.

La decisión del gobierno es real. Las autoridades del Ejecutivo —y en especial las del equipo económico— ya habían adelantado la necesidad de trabajar para corregir algunos errores que tiene la ley de inclusión financiera, o mejorar aspectos que estaban generando complicaciones, en especial, en el interior del país.

"La ley de inclusión financiera es una obra humana y, por tanto perfectible. Sobre eso estamos trabajando", dijo el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri en una conferencia el jueves 17.

Incluso en una entrevista con el programa "Todo Pasa" de Océano FM criticó la iniciativa del plebiscito apoyado por el Partido Nacional catalogando la propuesta como una decisión de volver al pasado. "Poner en la Constitución la posibilidad de usar efectivo es mirar en blanco y negro lo que está en color y 3D", ironizó el jerarca frenteamplista.

Ferreri dijo que el gobierno "trata de corregir cuestiones que puedan tener problemas de implementación y que generen molestias" de la ley de inclusión financiera. Pero ante las críticas recibidas planteó que la ley de bancarización "al contrario de lo que se dice, colabora con la libertad. Ningún comerciante está obligado a aceptar tarjetas de débito y crédito".

Ahora el ministro Astori explicó que la orden del presidente Vázquez es coordinar con las diferentes instituciones "tomando contacto con los sectores representativos de los actores que están involucrados en este proceso. Organizaciones sociales, comerciales, pequeños y medianos empresarios de modo que por la vía del diálogo y los acuerdos podamos ir ya no haciendo una causa del gobierno, sino de la sociedad tratando que nazca con gran apoyo de los uruguayos".

A su vez opinó sobre el plebiscito que si bien es un derecho de la ciudadanía, el gobierno pretende "llegar a la población con los mejores argumentos disponibles porque estamos convencidos que Uruguay necesita esta transformación importante".

En ese sentido admitió que esta decisión del gobierno de asumir un rol más activo en mejorar el proyecto responde a las demandas recibidas por las organizaciones comerciales que han presentado su disconformidad con los términos de la ley de inclusión financiera.

"Es importante que dialoguemos para poder llegar a acuerdos que puedan satisfacer a todos: si hay alguien que pensó en una consulta popular es porque discrepa, entonces conversemos para que haya una corriente general que nos permita salir adelante", dijo Astori.

Análisis.

El Ministerio de Economía ya inició contactos con dirigentes políticos para modificar la ley de bancarización. El equipo económico mantuvo una serie de reuniones con el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, y la senadora del Partido Nacional, Verónica Alonso.

Si bien los blancos han anunciado su apoyo a la consulta popular, Alonso ha mostrado una postura diferente a la de los otros dos líderes nacionalistas (Lacalle y Jorge Larrañaga) al proponer cambios.

En el caso del Partido Colorado también apoyará la iniciativa de plebiscito contra la ley de inclusión financiera. Semanas atrás representantes de la asociación de comerciantes de Maldonado y Rocha pidieron a los integrantes del Partido Colorado que ensobren la papeleta en contra de la ley en la próxima elección nacional donde se realizará la consulta popular.

Los impulsores del plebiscito ya dan por descontado que alcanzarán a las firmas necesarios para activar el mecanismo de plebiscito.

Mieres: "Con negociación el plebiscito no tiene sentido".

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo a El País que fue una buena decisión del gobierno la de abrir la negociación, pero que además de los comerciantes el Ejecutivo se debe sentar a conversar con los partidos políticos.

"Si esta negociación se hace bien y se logran algunos de estos temas yo creo que el tema del plebiscito deja de tener todo tipo de sentido", opinó. El senador que integra la oposición al Frente Amplio dijo que la movida de juntar firmas —apoyada por los blancos— se ha convertido en una especie de presión al gobierno en el tema de la Ley de Inclusión Financiera.

Mieres explicó las propuestas que han presentado al equipo económico. "Sustancial, reducir los aranceles —tanto de crédito como de debito— aunque se haga de forma pro-gresiva. Acreditación de las compras con débito en tiempo real para los comerciantes. Aumentar los subsidios del arrendamiento de los POS. Retiro del salario en cajeros sin costo. Opcionalidad de ciertos montos salariales para el pago bancario de jubilaciones y beneficios sociales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)