Haciendo equilibrio

El gobierno interviene Ancap y la rescata con US$ 870 millones

Un equipo de Economía, Industria y la OPP participará en la gestión; el Directorio sigue.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ente tendrá poco de autónomo pues será objeto de una intervención. Foto: M. Bonjour.

Aunque evita reconocerlo, el gobierno dispuso la intervención de Ancap y anunció una batería de medidas para mejorar lo más rápidamente posible sus muy deficitarios números, incluyendo una capitalización voluminosa por alrededor de US$ 870 millones. El gobierno evidentemente decidió dejar de lado por el momento el pase de facturas interno y confirmó en sus cargos a los actuales directores de Ancap. Hace pocos días el ministro de Economía, Danilo Astori, y el ex presidente José Mujica se hicieron duros reproches por carta sobre el origen del enorme déficit de Ancap.

Los anuncios fueron realizados en conferencia de prensa por Astori y su colega de Industria, Carolina Cosse, que antes habían estado reunidos con el presidente Tabaré Vázquez y el vicepresidente Raúl Sendic, durante cuya gestión al frente de Ancap comenzó a gestarse el abultado déficit. Los escuchaban el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, y los asesores Gabriel Papa y Martín Vallcorba. Los tres senadores opositores que integraron la comisión investigadora de Ancap mostraron su desazón y disgusto porque sigan al frente de Ancap quienes la condujeron en los últimos años de fuertes pérdidas (ver reacciones).

Astori y Cosse anunciaron que un equipo con un delegado del Ministerio de Industria, otro de Economía y otro de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto serán parte de la gestión de la empresa, en lo que evidentemente es una intervención aunque no se la quiera llamar así. De hecho, el presidente de Ancap, José Coya, ya fue desautorizado. Había dicho ayer que la empresa analizaría una rebaja de los combustibles en enero, pero Cosse señaló que "no está planteado alterar el precio". El equipo de trabajo evaluará mensualmente con los ministros la marcha de la gestión de Ancap.

Las medidas.

Cosse comenzó diciendo que Ancap está "en situación problemática por distintas causas" y que se abatirán sus costos de distribución, administrativos y por ventas, se revisarán los porcentajes en que deben ser mezclados los biocombustibles con los convencionales (lo que preanuncia que se pondrá la lupa sobre Alcoholes del Uruguay, Alur, que reduciría su producción) y se analizará la performance de la división cemento que perdió US$ 30 millones en el último ejercicio. Todo se hará en el menor plazo posible, señaló. Complementariamente, se revisarán todas las inversiones de Ancap.

Astori, por su parte, consideró "urgente" mejorar la situación patrimonial de Ancap por lo que se la capitalizará condonando su deuda con el Ministerio de Economía y Finanzas que contrajo para cancelar anticipadamente sus obligaciones con Petróleos de Venezuela. Esta condonación se complementará con un préstamo por US$ 250 millones que recibirá Uruguay de la Corporación Andina de Fomento y que se destinará también a mejorar la situación patrimonial de la empresa estatal. La condonación rondaría los US$ 620 millones y si se suma el préstamo se concluye que la capitalización será por US$ 870 millones.

La deuda con Economía es a 10 años de plazo. Al reducirse el endeudamiento aumentaría el patrimonio neto de la empresa en esa magnitud (siempre que se mantengan los activos), lo que sería una forma de capitalización.

Astori adelantó también que se trabajará en la desdolarización de las deudas de Ancap y en el estiramiento de sus plazos. Las deudas de Ancap con la banca privada rondan los US$ 500 millones. Todo lo que se haga se implementará cuidando especialmente la situación fiscal, aseguró Astori. El ministro reconoció que el endeudamiento de Ancap es muy significativo. También se trabajará para que Ancap cuente con algún tipo de seguro de tipo de cambio para mitigar el impacto de las deudas que tiene contraídas en dólares, tomando en cuenta que sus ingresos son en pesos.

"Mirar para adelante".

Astori cambió el tono beligerante de días pasados y dejó claro que quiere "mirar para adelante". "No tenemos el objetivo de buscar responsables", dijo, dejando así de lado la posibilidad de que sea removido el directorio de Ancap. El presidente Tabaré Vázquez había dicho que no le temblaría el pulso si entendía que era necesario cambiar las autoridades de la empresa pública. De todas formas, Astori aseguró que el equipo que actuará en el seguimiento de la gestión de Ancap no lo hará de una manera "abstracta" sino que apuntará a un "cambio significativo en la dirección de la empresa". Una medida inmediata será la nominación de un gerente general y otro financiero. Ancap no tiene hoy un gerente financiero pese a que cada día ingresan a sus arcas unos US$ 12 millones, unos US$ 5.000 millones por año.

Por su lado, Cosse aseguró que "esto no es una intervención, es apoyo y acompañamiento", y Astori la complementó diciendo que nada prohibe al Poder Ejecutivo ayudar a los entes autónomos.

Cosse no quiso decir si Ancap, como consecuencia de la situación a la que llegó, se desprendería de algunos de sus múltiples negocios y se limitó a decir que "entendemos que tenemos que estudiarlas a todas" (las áreas de negocios). Cosse sostuvo que Ancap "es una empresa de futuro" y que la situación planteada "es una oportunidad de hacer cambios".

Comparaciones.

Algunas cifras pueden dar una idea de la magnitud de los recursos que deberán volcarse a la capitalización de Ancap. El gasto público aumentó en el presupuesto recién aprobado en US$ 470 millones. Un kilómetro de carreteras cuesta US$ 1 millón y una escuela de tiempo completo US$ 2 millones. La cárcel que se construye en Punta de Rieles costará US$ 84 millones. La reparación del Hospital de Clínicas se calcula que tendría un costo de US$ 100 millones. Y Estados Unidos prestó US$ 1.500 millones a Uruguay en 2002 para capitalizar al conjunto del sistema financiero local.

REACCIONES EN LA OPOSICIÓN.

Delgado - "Ancap está en el CTI; es una intervención".

No conforman las medidas. Son decisiones que se debían haber tomado antes. Ancap está en terapia intensiva. Se necesidad medidas más contundentes de gestión. La remoción de las autoridades era necesaria. Los directores cedieron poder a cambio de quedarse en los cargos. Esto es una intervención. Que se hagan cargo. La gente no tiene culpa de las malas gestiones. Debieron dar una señal de refresco de la empresa".

Mieres - "Es inaceptable que mantengan a los directores".

Las medidas que se toman para resolver la situación patrimonial y financiera de Ancap, y la revisión de las prácticas de todas sus áreas confirman la profundidad y magnitud de la crisis que los integrantes de la investigadora por la oposición vinimos sosteniendo. Esto es una intervención completa del gobierno central. Es sorprendente la mantención de las autoridades. Eso es inaceptable, inentendible porque son los responsables de todo esto".

Bordaberry - "Es aspirina para un enfermo gravísimo".

Hay que reorganizar internamente la empresa, volver a la gerencia general, fijar responsabilidades, metas, objetivos, y remover al directorio. Le están dando aspirinas a un enfermo gravísimo, estiran el momento del cierre y no toman las medidas de fondo. Hay que cerrar el negocio del portland y el de la cal, modificar la ley de biocombustibles, replantear ALUR y reorganizar la empresa pública".

LAS "CLAVES" DEL DÉFICIT.

Por ahora la sangría no se detiene.

Se calcula que las pérdidas de Ancap rondarán este año los US$ 200 millones. En los primeros seis meses ya pasaron de US$ 165 millones, según admitió el presidente de Ancap, José Coya, en la comisión investigadora del Senado que analizó la situación de la empresa pública. El año pasado su patrimonio no pasaba de US$ 400 millones.

Su deuda financiera está nominada en un 57% en dólares y, a fines de 2014, casi un tercio vencía en un plazo inferior a un año. La deuda de Ancap es de US$ 1.455 millones y la de las empresas vinculadas como Alur, Caba, Gas Sayago, Petrouruguay y otras es de US$ 297 millones.

La idea del gobierno es trabajar en un Plan de Adecuación Financiera que le permita a la empresa pública obtener resultados positivos al menos hasta 2026.

El grupo Ancap también se plantea desprenderse de algunos activos que son poco rentables como terrenos y edificios inactivos. Se buscarán ahorros en materia de publicidad, viáticos, viajes, compras en plaza y ya se redujeron las horas extras en 25%.

El resultado de la empresa antes del pago de impuestos, depreciaciones y amortizaciones acumula cuatro años de cifras negativas.

La oposición cuestionó el costo de algunas inversiones. Por ejemplo, la planta desulfurizadora en la refinería de La Teja se presupuestó en US$ 118 millones y se terminó pagando US$ 421 millones. El senador blanco Álvaro Delgado criticó que en 2014 aumentaron en Ancap el pago de honorarios y contrataciones en un 33% respecto al 2013 y llegaron a US$ 85 millones. También se incrementó la publicidad.

Los números rojos de Ancap generaron un duro enfrentamiento entre el ex presidente José Mujica y el ministro de Economía, Danilo Astori. El primero atribuyó el déficit a que no se le permitió a Ancap trasladar a precios la suba de los costos de distribución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados