Las infracciones a la nueva normativa se castigarán con fuertes multas

Gobierno envía ley que regulará la actividad de las tragamonedas

El Poder Ejecutivo envió al Parlamento un proyecto de ley que define una nueva institucionalidad para los juegos de apuestas y azar, creando nuevos organismo con capacidad regulatoria y poder para otorgar permisos y fijar multas por incumplimientos de hasta 48 millones de pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tragamonedas: proyecto llena el vacío legal y apunta a la transparencia del juego. Foto: F. Ponzetto.

La ley llenará un vacío legal que dará respuesta al problema de las tragamonedas y la polémica que generan por la legalidad de la actividad. Claramente, el proyecto establece en su artículo segundo que: "en general queda prohibida la gestión, explotación, financiación y práctica de todos los juegos y apuestas que no cuenten con la autorización, permiso, licencias o concesiones otorgadas por los órganos estatales competentes, así como aquellos que, contando con la autorización, permiso, licencia o concesión, sean realizados en forma, lugar o por personas diferentes a las especificaciones.

El proyecto le otorga un amplio poder a los organismos que crea para ampliar o disminuir toda actividad vinculada a los juegos de azar.

Sostiene que uno de los objetivos es "la formalidad, transparencia y seguridad en el desarrollo de los juegos y apuestas y la actividad de empresas y jugadores, así como las garantías ddel pago de premios".

Institucionalidad.

El proyecto establece una "reorganización institucional de los juegos de azar, separando claramente las funciones de regulación y control, de la actividad directa de explotación de los mismos".

En este sentido se propone que los juegos de loterías, quinielas en sus diversas modalidades, rifas, etc. se encuentren regulados por la Dirección Nacional de Contralor de Juegos de Azar y Apuestas, que será sucesora de la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas y que dependerá del Ministerio de Economía y Finanzas.

En tanto, los juegos de ruleta, punto y banca, caballitos, dados, black jack, bingo y máquinas tragamonedas serán regulados por un servicio descentralizado del dominio comercial e industrial del Estado, en este caso, sucesor de la actual Dirección General de Casinos, que pasará a llamarse Administración Nacional de Casinos y Juegos de Apuestas del Estado.

De este modo, el Estado tratará mediante el proyecto de ley de "ratificar el monopolio sobre los juegos de azar y apuestas, incluyendo los casinos, actividades hípicas, loterías y quinielas en sus modalidades y juegos derivados".

Dentro del articulado, también se incluye la regularización para "los juegos de azar a través de las tecnologías informáticas, telefónicas o en general ejecutados a distancia o por medios telemáticos".

En este caso hay un vacío legal que se pretende corregir.

Sobre la penalización de quienes estén por fuera de esta ley, el artículo 38° establece que se cumplan doce meses de prisión a tres años de penitenciaría. Puntualmente se sancionará cuando "la explotación se realice a través de terceros, o utilizando alguna forma asociativa o societaria".

También, cuando existan "más de diez unidades de juego instaladas en uno o varios locales", pertenecientes al mismo propietario. El artículo penalizará a quienes inciten como apostadores a menores de edad o personas incapaces.

También se prevén multas que serán equivalentes al perjuicio ocasionado a los apostadores o de hasta 15.000.000 de unidades indexadas (aproximadamente 48 millones de pesos). Otras medidas son el decomiso de todo lo vinculado al juego.

La Dirección Nacional de Contralor de Apuestas y Juegos de Azar propondrá al Poder Ejecutivo la reglamentación de las modalidades de gestión, autorización, realización, explotación, contralor y fiscalización de todos los juegos comprendidos en el ejercicio del monopolio. Un proyecto similar enviado al Parlamento durante el anterior gobierno generó críticas.

Reforma esperada.

El diputado nacionalista, Jorge Gandini, dijo a El País que "por fin hay una propuesta sobre la reforma institucional del juego".

Para el legislador, "es el inicio de un debate, que tiene que darse a nivel político-parlamentario para ordenar las apuestas que hay en Uruguay, que ha desbordado la normativa por la realidad: la aparición de las maquinitas hace unos cuantos años y ahora el surgimiento del juego on-line".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados