DESCOMPRESIÓN

Gobierno y entidades judías restan magnitud a diferendo

El vicecanciller aseguró que Uruguay e Israel seguirán siendo ”amigos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cancela habló en nombre del gobierno y le restó entidad a la situación. Foto: EFE

Luego de que el gobierno de Israel mostrara su enojo con los estados que en el Consejo de Seguridad de la ONU votaron en contra de los asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este (entre los que está Uruguay), la administración del presidente Tabaré Vázquez se apresuró a emitir un mensaje de ratificación de la tradicional amistad uruguayo-israelí.

Del propio gobierno israelí llegaron señales de distensión y la embajada confirmó que la embajadora Nina Ben-Ami participará hoy en un acto en Maldonado, pese a que el primer ministro Benjamin Netanyahu ordenó congelar las relaciones con los países que votaron la resolución. La diplomática hará declaraciones hoy sobre el asunto, dijeron a El País fuentes de la sede diplomática.

A su vez, las instituciones más representativas de la colectividad judía uruguaya dejaron entrever que creen que la relación binacional no se resentirá y que la actual situación no se compara con la suscitada por las críticas del expresidente José Mujica a Israel en 2014, por las acciones de ese país en la franja de Gaza.

El canciller en funciones, José Luis Cancela, explicó que Uruguay ha votado "siempre en el mismo sentido" y que en esta oportunidad lo hizo "con la abrumadora mayoría de la comunidad internacional".

Y ratificó que "desde el punto de vista de Uruguay seguimos como siempre y es que siempre nos hemos considerado amigos de Israel".

Las instituciones judías uruguayas comparten el enojo israelí con la resolución, pero al mismo tiempo no cargan las tintas sobre el gobierno. El presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, Israel Buszkaniec, aseguró a El País que "no tenemos ningún problema en el relacionamiento con nuestro gobierno, nos representa y toma las resoluciones que entiende pertinente y punto (...) El relacionamiento con el Ministerio del Interior es excepcional. Hay un diálogo permanente. Si necesitamos algún refuerzo de seguridad, no tenemos ningún problema en solicitarlo. Y la política exterior la tenemos que aceptar como es lógico en un país democrático", agregó.

Pero al mismo tiempo puso en duda las credenciales democráticas de muchos países que cuestionan a Israel. "También se podría exigir a algunos de los que votaron la resolución y no me refiero precisamente a Uruguay. Al lado (en Siria) hay centenas de miles de muertos y nadie dice nada. Es como que no pasara nada. El tema del conflicto israelo-palestino está en boca de todo el mundo siempre", se quejó.

El dirigente judío diferenció lo que ahora pasa de lo ocurrido en 2014 cuando el entonces presidente José Mujica sostuvo que Israel había incurrido en "genocidio" con sus ataques a la población palestina de la Franja de Gaza. "La colectividad se enojó con Mujica y con (Luis) Almagro (entonces canciller) por las declaraciones que generaron antisemitismo. No podemos permitir que se hable de genocidio ante cualquier situación. Las expresiones de Mujica estuvieron fuera de lugar totalmente", sostuvo.

El dirigente de la Bnai Brith del Uruguay, Eduardo Kohn, señaló que "lo que pasó hace dos años fue gravísimo", pero cree que la situación actual se encauzará. Aclaró que lo de ahora es "totalmente diferente; la situación no es ni comparable ni consecuencia una de otra".

"El enojo (israelí) puede ser una manifestación del momento o para mostrar que Israel está sentido. Habrá mucha cordura entre los gobiernos de Uruguay e Israel para mantener una relación que no debería erosionarse por una votación. No debería pasar de la etapa del enojo y me aferro a lo que dijo el vicecanciller", agregó. De todas formas, Kohn consideró que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU "es una resolución pobre, bastante banal, que no cuida las más mínimas formas".

"Se atiene al estilo que ha tenido las Naciones Unidas en estos últimos diez años. Lo resumió Banki-Moon (secretario general saliente) cuando reconoció que en los últimos diez años se acumuló un desmesurado número de resoluciones siempre tratando de demonizar a Israel que evidentemente dificultaron todos los caminos para la paz. Si el Secretario General cuando se va dice eso, descalifica totalmente su gestión y también la gestión del organismo. Esta resolución es muy difícil de aplicar No tiene ninguna consistencia. No dice nada nuevo. Dice que las partes deberían reunirse. Eso lo vienen diciendo desde hace años. Y el Consejo de Seguridad nunca tuvo ni la fuerza ni la voluntad política de hacerlos sentar en un mesa", señaló Kohn.

"La Autoridad Nacional Palestina se puede sentir apoyada por la declaración, pero cuando la quiere aplicar se da cuenta que no vale nada. Y el Estado de Israel está molesto por la resolución que aleja las posibilidades de paz y puede alentar al terrorismo", consideró.

Kohn señaló que la buena relación entre Israel y Uruguay continuará y eso quedará demostrado, por ejemplo, con la cooperación israelí con el Centro de Movilidad de Maldonado y la llegada al país en dos meses de una importante delegación de científicos israelíes que participará de un seminario organizado por el Instituto Pasteur y la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República. Israel y Uruguay "van a tener que entender que los amigos se pueden enojar, pero siguen siendo amigos", sostuvo.

Mercado clave para la carne.

El presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, Israel Buszkaniec, se mostró confiado en que el desencuentro con Israel no genere problemas en el relacionamiento comercial con Uruguay. Recordó que estaba previsto un incremento de la compra de carne vacuna local por parte de Israel, un tradicional comprador de cortes delanteros aunque no adquiere los traseros, por razones religiosas. En lo que va del año, Uruguay le vendió a Israel US$ 111 millones de carne vacuna, unas 29.000 toneladas, que representaron el 7% del total embarcado del producto. En 2015 Uruguay le exportó a Israel por US$ 133 millones, de los cuales el 90% correspondió a carne vacuna. La economía israelí crecerá 3,3% en 2016, y 3,2% en 2017.

COLONIAS.

Abreu apoya decisión del Consejo.

El excanciller Sergio Abreu relativizó el enojo israelí con Uruguay y apoyó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. "El enojo fue de carácter más diplomático. Es una protesta formal. Y no tiene lugar porque lo que ha hecho Uruguay es protestar en el marco del Derecho Internacional", comentó a El País el ex canciller. "Benjamin Netanyahu no puede decir que los amigos no pueden someter a los amigos al Consejo de Seguridad. Este no es un tema de amistad, es un tema de derecho internacional", consideró. "A Israel se le dice que es inadmisible la adquisición de territorio por la fuerza. Hay dos Estados que tienen derecho a vivir como Estados; uno es el Estado de Israel y otro el de Palestina. Y tienen derecho a vivir en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas.

Lo serio y lo grave es que un primer ministro de un estado diga "no voy a cumplir".

Y ese es un desafío que se hace a toda la comunidad internacional", opinó. Israel incluso podría ser objeto de sanciones económicas como consecuencia de esta situación. A Uruguay debería interesarle que el derecho se aplique, consideró.

El excanciller Didier Opertti no quiso profundizar aún sobre el asunto, aunque aseguró que personalmente apoya una solución para el viejo conflicto israelo-palestino en base a dos Estados. Opertti apuntó que la resolución del consejo tiene "otras características, no es declarativa, es imperativa y tiene otro valor jurídico por lo que hay que prestarle mucha atención al texto". La resolución solamente puede quedar sin efecto por otra decisión del Consejo y no por otro organismo, como la Asamblea General de la ONU, explicó Opertti.

Las autoridades israelíes ya temen que el saliente presidente estadounidense Barack Obama impulse otra resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que establezca parámetros para un eventual acuerdo entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina. No obstante esto, el gobierno de Israel planea aprobar nuevas construcciones en las cuestionadas colonias. Israel planea aprobar esta misma semana la edificación de 618 nuevas viviendas en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este, informó ayer el diario israelí "Haaretz".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados