UN PROBLEMA DIFÍCIL DE FUMAR

Gobierno busca solución a ley de marihuana y evitar juicios

Empresas vinculadas al negocio pidieron asesoramiento legal por si fracasa el proyecto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marihuana por Arotxa

Celebró los 77 años con cierta amargura. Era mediados de 2012 y el presidente José Mujica sabía que tenía que mandar una señal firme en el tema de seguridad. Días antes dos adolescentes habían robado un comercio y asesinado a uno de sus trabajadores. Al pensar en la estrategia para combatir el narcotráfico, el mandatario recordó una frase que le comentó un soldado cuando él estaba preso en el Penal de Libertad en 1972: "Ningún soldado aguanta las balas de cien dólares". Su decisión fue quitarles mercado a los narcos para —de esa forma— bajar los delitos.

Así surgió la idea de que el Estado vendiera marihuana. Lo que nunca imaginó Mujica en ese momento fue que su proyecto corriera serios riesgos de fracasar por esos billetes de cien dólares. Y mucho menos que la propuesta expusiera al gobierno a la posibilidad de enfrentar juicios millonarios de las empresas que invirtieron grandes sumas de capital para posibilitar la venta de cannabis estatal a los uruguayos.

Hoy el proyecto está atravesando su peor momento desde que se sancionó la ley Nº 19.172 (regulación de la venta de marihuana) en diciembre de 2013, ya que las empresas que están vinculadas con el comercio del cannabis podrían quedar fuera del sistema financiero para realizar cualquier tipo de operación bancaria.

Además, los privados que invirtieron en desarrollar infraestructura para producir marihuana y laboratorios para investigación y fabricación de productos medicinales, temen que su negocio fracase. Incluso, hay firmas que ya consultaron a asesores legales para estructurar juicios contra el Estado con el fin de recuperar el capital.

Una fuente que asesora a empresas productoras dijo a El País que se invirtieron "varias decenas de millones de dólares", y que el verdadero negocio no está en la venta de marihuana en las farmacias. "Esa es una pequeñísima parte. Acá el negocio está en la exportación de productos medicinales (de marihuana)", dijo.

Otro de los consultados que realizó inversiones para la producción explicó que el escenario es "altamente complejo". "No hay una solución sencilla a la vista, y eso puede trancar todo. Uruguay no puede quedar aislado del mundo bancario", dijo, y pidió exclusivamente reservar su identidad ya que desde el gobierno le han solicitado "el más bajo perfil" para no "complicar las cosas".

Los dos entrevistados fueron firmes al asegurar que esto no es una cuestión de las empresas, sino que poner punto final a la problemática es tarea del gobierno. "Si no se soluciona, no podemos ser las empresas quien asumamos la pérdida por errores ajenos", aclaró uno de ellos. Adelantó que ya han consultado a sus asesores legales para seguir de cerca los procedimientos "que sean necesarios".

Los bancos.

Que faltan farmacias para vender, que la marihuana que tienen se agota rápido, que en el registro se tranca el sistema y que cuando funciona los dispositivos no reconocen las huellas digitales, fueron parte de las dificultades en el arranque de la puesta en marcha de la venta del cannabis estatal.

Esas cuestiones estaban siendo trabajadas en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) en conjunto con las autoridades del Poder Ejecutivo. Pero fueron los bancos y el sistema financiero que pusieron en jaque el proyecto ideado en el gobierno de Mujica.

Es que los bancos privados y el estatal Banco República (BROU) decidieron comenzar a cerrar las cuentas bancarias de aquellas empresas y personas que estén vinculadas en algún punto con la venta de marihuana, informó El Observador el jueves 17. Esto ocurre porque la normativa federal de Estados Unidos impide a los bancos tener negocios con entidades que estén vinculadas con el comercio del cannabis. El objetivo estadounidense es prevenir el lavado de activos proveniente del narcotráfico.

Esto cambiará si Estados Unidos —en el entendido de que esta sustancia está camino a legalizarse en varios países— aprueba una ley que ya está a discusión y que habilita a los bancos a aceptar transacciones bancarias de personas y empresas que reciban dinero por el comercio de marihuana.

De todos modos, el gobierno tiene la decisión de encontrar antes una solución al tema. "Uruguay va a seguir vendiendo marihuana en las farmacias. Eso tiene que quedar claro. El proyecto sigue", dijo a El País una fuente oficial.

El presidente Vázquez se puso como objetivo "cumplir a rajatabla con la ley" y evitar las especulaciones que se habían fundado de que él no simpatiza con el proyecto.

Sin embargo, el gobierno no tiene hoy una solución definida. El Ministerio de Economía, el Banco Central y Presidencia trabajan en varias direcciones.

Desde el gobierno aclararon a El País que la solución se va a encontrar "sí o sí", pero que eso no va a llegar en el plazo inmediato. "Hay trabajo serio, pero acá no hay magia y se debe trabajar con muchos actores", dijo una fuente que aclaró que la decisión del Poder Ejecutivo es trabajar y negociar esto con la máxima reserva. Incluso, admitieron que iniciaron contactos en Estados Unidos para destrabar el tema.

Por otra parte, el presidente Tabaré Vázquez confirmó su presencia en la Asamblea General de la ONU en Nueva York donde planea difundir su política antitabaco.

BERGARA Y POLGAR.

José Mujica molesto con su "equipo" económico.

El proyecto para vender marihuana en las farmacias fue una de las banderas del gobierno de José Mujica.

Ante la noticia del cierre de cuentas bancarias a quienes comercializaban cannabis, el exmandatario y actual senador del Frente Amplio se molestó e hizo público su enojo en declaraciones a la prensa.

"Si esto queda trancado, se va a trancar todo el Parlamento", dijo Mujica a los medios de comunicación. El viernes pasado, entrevistado por Subrayado de Canal 10, el exmandatario aclaró que "tal vez" se le había ido un poco la mano con sus dichos. Y aclaró: "Lo que quiero es llamar la atención, si no llamo la atención no pasa nada. Es un recurso como tiene cualquiera. Sé que alguna gente se puede molestar, pero a mí me molesta más que dejen morir un experimento que tiene simpatía en el mundo".

Según comentaron a El País fuentes del Frente Amplio al tanto del tema, Mujica se molestó con Mario Bergara, su ministro de Economía y actual presidente del Banco Central, y con Jorge Polgar, segundo de esa cartera, hoy al frente del Banco República (BROU).

Ambos declararon que habían advertido a las autoridades que podía ocurrir ese problema con el sistema financiero. Sin embargo, Mujica comentó en su círculo de confianza que a él no le dijeron nada y recordó que ambos estaban a la cabeza del Ministerio de Economía. "A mí no me dijeron nada de nada", dijo el expresidente según narró una de las fuentes consultadas a El País.

Sus dichos generaron molestia en Presidencia porque entendieron que esa postura no ayuda a encontrar una solución. De todos modos, Mujica aclaró al día siguiente de mostrar su malestar que no pretendía "chantajear" a nadie, aunque exigió a las autoridades del BROU a que encuentren una solución rápida al tema.

El País intentó contactarse con autoridades del BROU para poder conocer la versión sobre lo ocurrido, pero desde esa institución aclararon que no van a hacer comentarios por el momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)