La empresa Megal presentó envases más livianos

El gobierno busca ordenar el mercado de las garrafas

El gobierno reunió el lunes en el Ministerio de Industria a todos los actores del mercado del supergás para intentar ordenar un sector "desordenado", con la idea de evitar que haya problemas de desabastecimiento en invierno y solucionar situaciones conflictivas hoy planteadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La distribución de garrafas faltará por varios días en todo el país. Foto: Archivo El País

Un conflicto en curso desde hace varios días en Acodike ha generado que no haya funcionado el "clearing" de garrafas en las últimas dos semanas; esto supone que las distintas empresas tengan envases en depósito que no son de su propiedad y que no pueden comercializar. En el trasfondo también hay una pelea sindical. El Sindicato Único de Trabajadores del Supergás entiende que el gremio denominado "Alfa" en Acodike es "amarillo", o sea que responde a los intereses patronales y genera conflictos no avalados por el Pit-Cnt, dijo a El País el dirigente Raúl Ferrando.

Cada uno de los sindicatos dice ser más representativo que el otro y pretende la representación exclusiva ante el Consejo de Salarios del sector. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, advirtió que sería "inaceptable" que hubiese problemas de abastecimiento por diferencias entre sindicatos para determinar cuál es más representativo.

Hoy hay algo de desabastecimiento porque Acodike representa alrededor del 33% del mercado. Ferrando señaló que las empresas no están haciendo aportes para solucionar la situación. Según el sindicalista, el no funcionamiento del "clearing" se debe a que Acodike compró 50.000 garrafas demás y ahora no tiene interés en recuperar las que tienen otras empresas. Mientras tanto, en Riogas el trabajo se está realizando "a reglamento".

En este contexto, Megal, la tercera en participación del mercado del sector, lanzó ayer, con la presencia del ministro Murro, un nuevo envase en parte de fibra de vidrio, más liviano y transparente, con el que pretende captar una porción mayor de las ventas del mercado del supergás.

Las garrafas "Megalight" son fabricadas por la empresa noruega Ragasco, y pesan 5,4 kilos a los que se deben sumar los 11 kilos de supergás. Actualmente los envases de metal vacíos pesan 14 kilos, a los que se suman los 13 de supergás cuando están cargadas.

El envase "Megalight" costará $ 3.660 que se podrán pagar en 12 cuotas sin recargo. Si el consumidor entrega una garrafa de acero a cambio, el costo será de $ 2.460. La recarga costará $ 429.

Megal hoy controla el 13% del mercado y negoció durante tres años para traer los nuevos envases para lo cual consiguió financiamiento en condiciones "blandas" de parte de un banco noruego por alrededor de US$ 400.000, informó a El País la gerente comercial de la empresa, Estela de los Santos. Este año Megal traerá 40.000 unidades de estas garrafas transparentes. Durante dos años Megal tendrá la exclusividad de este tipo de envase que fue certificado por el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas. La gerente de Megal señaló que se ofreció a Ducsa sumarse al negocio (que tiene el 17% del mercado) pero la empresa del grupo Ancap no aceptó. Además, Megal invirtió alrededor de US$ 1 millón para incorporar un "carrousel" para el llenado de garrafas que importará de Francia dentro de dos meses. "Estas garrafas son más altas, más seguras, más compactas, y se pueden trasladar dentro de las estufas sin romper los pisos. Es un cambio para el mercado que estuvo casi 60 años idéntico", señaló.

El sindicato único considera que los nuevos envases "son lo que pedíamos" porque serán más livianos y seguros que los de metal, señaló Ferrando, pero considera que son caros. "Son un buen avance, aunque dejarán al cliente cautivo al menos durante dos años de las garrafas de Megal", opinó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados