Peñarol en la mira del gobierno por contratar barras para la seguridaD

El gobierno, la AUF y los grandes se pasan la pelota

Como siempre, un cruce de dedos índices que apuntan para todos lados, menos a uno mismo. La violencia ganó otra vez en el fútbol y nadie se da por aludido: se pasan la pelota.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fútbol y violencia parecen ser palabras inseparables Foto: A.Colmegna.

El Ministerio del Interior va contra Peñarol y los jueces; Peñarol y la Asociación Uruguay de Fútbol (AUF) contra el Ministerio del Interior; y Nacional se vanagloria de una buena conducta que tampoco fue tal, porque los festejos fueron con disturbios y hasta una tanqueta debió dispersar a los fanáticos en la Plaza Independencia.

Antes del partido la cartera sacaba pecho. Publicó en su página web un largo comunicado haciendo gala de las medidas de seguridad que se implementarían: "tecnologías que permiten identificar a quienes concurran para otorgar mayor seguridad entre los asistentes", "identificación y verificación de antecedentes penales", "puntos de control fijos y móviles", "tablets interconectadas al Sistema de Gestión de Seguridad Pública que permiten realizar búsqueda de antecedentes", "MorphoRapID: que permite verificar de manera biométrica a través de la huella de identidad las requisitorias", etc., etc., etc. Sin embargo, tanta parafernalia no pudo evitar que entraran a la cancha con bengalas, que la hinchada de la Amsterdam bajara al talud como si nada, y la Policía terminó tirándole a los violentos fanáticos las mismas butacas que estos habían arrancado y arrojado primero.

El Ministerio del Interior le echó la culpa a solo uno de los cuadros. El subsecretario Jorge Vázquez dijo ayer en conferencia de prensa que el sistema de seguridad implementado por Peñarol, que consiste en contratar gente de la barrabrava para que mantenga el orden, "está prohibido".

"Hay una repetición de algunos dirigentes —dijo Vázquez, en clara alusión al presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani— de que el Ministerio del Interior le solicitaba a los cuadros que contratasen a gente de las barrabravas para poder controlar los líos y esto no es cierto... Lo que sí deben tener los cuadros es un responsable de seguridad y un equipo de seguridad identificado, que son los que controlan en primera instancia algo que no debe suceder. Los cuadros los firmaron, se comprometieron a eso; sin embargo, siguen insistiendo (en) que nosotros les dijimos que contratasen a gente de la barrabrava".

El subsecretario afirmó que el propio Damiani le dijo: "Nosotros resolvemos los problemas de seguridad de la siguiente manera: compramos 200 entradas, se las damos a (Washington) Vega, que es el responsable de seguridad, y él las reparte dentro de la hinchada para que la hinchada que va al Estadio se encargue de controlar". El jerarca advirtió que el presidente de Nacional, Eduardo Ache, fue testigo de esta conversación, y de cómo él le contestó que: "Eso no puede ser, no es lo que acordamos, lo que acordamos es que deben tener un número de personas que están dedicadas, claramente identificadas, a controlar que no haya incidentes". Vázquez, además, advirtió que esto último es lo que "ha hecho Nacional".

Consultado por los dichos del subsecretario, Damiani dijo a El País que la "política que ha instrumentado Peñarol se ha llevado adelante a instancias del Ministerio del Interior". Y enfatizó: "Nosotros hemos cumplido. Evidentemente este plan de autocontrol no fue suficiente, pero fue totalmente coordinado con el Ministerio... Desarrollamos las tareas dirigidas por el señor Vega, o sea las tareas que vienen con el Ministerio. De todos modos, yo con Vázquez tengo una buena relación, no quiero polémicas".

Damiani aseguró que no conoce a ninguno de los hinchas que participaron de los incidentes y fueron fotografiados o filmados por los medios de comunicación, pero aseguró que en el caso de que estos fueran reconocidos, está dispuesto a prohibir su entrada a cada partido en que Peñarol juegue de locatario, y también, si son socios del club, a "echarlos". Al tiempo que advirtió: "Más no podemos hacer, nosotros somos dirigentes, no somos jueces ni policías".

Desde la vereda de enfrente, el presidente de Nacional, Ache, estuvo reticente a hacer declaraciones ya que no estuvo en el Estadio en la tarde del domingo. De todos modos advirtió que le "parece bien que se haga diferencia", que "Nacional tiene una conducta desde hace años" y que, pese a lo sucedido, "los dirigentes de Peñarol hicieron bruto esfuerzo" para evitar que haya problemas. En tanto, consultado por los incidentes en el centro de Montevideo, en el marco de los festejos de la parcialidad tricolor, sostuvo que "el problema de esto no es de Nacional o de Peñarol, sino que se trata de un problema social".

En la noche de ayer el director de seguridad de la AUF, Nelson Telias, presentó a la Mesa Ejecutiva, una denuncia en la que se da cuenta de lo que pasó en la tarde del domingo. "Detallamos todo lo que vimos: la tirada de butacas y piedras a jugadores y policías", dijo a El País.

Telias, por otro lado, advirtió que hubo un error del Ministerio del Interior, porque los hinchas "lograron entrar bengalas" y tuvieron acceso a "los taludes". "El pasaje a los taludes fue permitido por el Ministerio, nosotros no estábamos de acuerdo con eso", sostuvo el director de seguridad.

Probaron cámaras, pero con empleados.

La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) probó en el partido del domingo las famosas cámaras de reconocimiento facial, que se vienen prometiendo ya desde hace años. "El sistema evidentemente sirve, eso quedó comprobado", dijo a El País el director de seguridad de la AUF, Nelson Telias. Pero este no se podrá utilizar para reconocer a los violentos que generaron disturbios desde la tribuna Amsterdam, ya que la prueba se hizo con 50 trabajadores de la propia AUF. "Queríamos ver si cuando entraban la cámara los identificaba y esto fue lo que pasó", añadió Telias.

Las cámaras fueron provistas por una empresa belga, y es esta la primera de tres que pujan por venderle el servicio a la Asociación.

El plan costará cuatro millones de dólares. La AUF y el Ministerio del Interior todavía no se han puesto de acuerdo sobre quién asumirá el costo.

Presidente: "bochornoso".

El presidente Tabaré Vázquez definió como "bochornoso" lo sucedido el domingo en el Estadio Centenario. Y se comprometió a trabajar el problema de la violencia en el deporte con todos los partidos. "Vamos a ser convocados a trabajar en una comisión. Debe haber sanciones ejemplarizantes, modificando marcos jurídicos", precisó el secretario general del Partido Colorado, Germán Cardoso, luego de reunirse ayer con el mandatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)