LICENCIAS MÉDICAS

Gerente prestó su firma para certificar en el BPS

Se entregaron 800 constancias firmadas por el funcionario.

Los trabajadores sindicalizados denuncian que el exasesor de directora prestó firma electrónica para acelerar procesos. Foto: F. Ponzetto
Sindicato denuncia que el exasesor de directora prestó firma electrónica para acelerar procesos. Foto: F. Ponzetto

Las certificaciones médicas solicitadas al Banco de Previsión Social (BPS) que superaron las 10.000 sobre el fin del año pasado tenían todas algo en común: estaban pendientes de una valoración técnica. De ellas, unas 800 fueron catalogadas como de situación crítica por corresponder a pacientes oncológicos.

Ante este panorama, el gerente interventor de Evaluación de Incapacidad del BPS prestó su firma electrónica a cinco certificadores que integran la Junta Médica para agilizar los procedimientos que demandan primero un peritaje médico y luego de un examen de al menos dos galenos —se admiten hasta cuatro. La denuncia a la que accedió El País ya fue presentada ante el BPS en noviembre de 2017 por la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS).

En el sindicato se informó que el gerente entregó su contraseña de acceso a la firma electrónica y laptops a cinco médicos para que pudieran realizar los procedimientos desde sus propias casas, situación que constituye "una falta grave", según la ATSS, por violar el Reglamento de Responsabilidad Administrativo y el Estatuto del Funcionario del BPS.

Según la denuncia, "se generó un plan para el tratamiento de los dictámenos médicos con conexión remota con laptops conformando comisiones técnicas a domicilio". La asociación considera que para que "se pudieran cerrar los dictámenes se requería de dos firmas de técnicos, por lo que cada uno de los profesionales —fuera del recinto del BPS— debería trabajar con una segunda firma, con la rúbrica electrónica del gerente interventor del sector".

La secretaria general de la ATSS, Silvia Lema, dijo a El País que "la irregularidad es que el decreto dice que el dictamen técnico debe salir de una comisión técnica". Para la dirigente sindical, el gerente "pone en jaque a todo el sistema" porque la contraseña de acceso que se le otorgó a los profesionales médicos sirve para ingresar a todo el sistema". Según calcularon en el sindicato, cada médico procesó 10 historiales clínicos por día durante cuatro meses, cifra que lleva a unos 800 en total. La ATSS solicitó una investigación administrativa de los hechos denunciados. La Junta Médica "es un sector clave", dijo Lema, para poder definir el derecho a la certificación médica. El gerente fue asesor de la directora del BPS, Rosario Oiz, pero luego de las irregularidades registradas en el sector de certificaciones se decidió designarlo como gerente interventor.

Desconocimiento.

Oiz dijo a El País que el directorio aún no se reunió para abordar la denuncia presentada por los trabajadores y que desconoce el episodio que involucra a su ex asesor. "Desconozco sus habilitaciones, es algo personal, no todas las personas pueden hacer todo", dijo la jerarca en referencia a las potestades que tiene cada gerente con su firma electrónica. Oiz agregó que "me extraña todo esto, todos tenemos claras las facultades". Consideró que el caso "debería analizarse, no necesariamente sería una falta, habría que ver las condiciones en que se hizo", apuntó.

Sobre la ATSS, Oiz dijo que el sindicato "se ha comportado de forma muy compleja, tuvimos por ejemplo un conflicto con médicos por reclamos salariales y hemos encontrado una solución".

El año pasado los funcionarios del exsanatorio Canzani que depende del BPS realizaron diversas manifestaciones, en rechazo al recorte de cargos, medida que afectó a todos los servicios que se brindaban allí, entre los cuales estaban cientos de diagnósticos prenatales, 30 ligaduras de trompas que ya estaban programadas, y 15 coordinaciones de cirugía de la Unidad Embrio Fetal y Perinatal del Crenadecer. La medida se tomó tras 15 días de huelga de los médicos ginecólogos y a más de un año de que las autoridades del BPS y del Ministerio de Salud Pública (MSP) resolvieran el cierre de la unidad de Maternidad.

Si se confirma, piden ir a la Justicia Penal.

La ATSS considera que en caso de confirmarse algún tipo de irregularidad, las autoridades del BPS deberían realizar la denuncia penal correspondiente. "Si en la investigación solicitada se constatan las irregularidades señaladas en la presente denuncia, se debería considerar la promoción en la sede competente de las acciones penales que correspondan", dice la denuncia presentada. El BPS podría ahorrarse US$ 100 millones en pago de subsidios por enfermedad si se incrementaran los controles, según surge de un trabajo técnico elaborado por el experto en seguridad social Alberto Sayagués Laso y publicado en 2016. El informe, que fue manejado por la representante de los empresarios en el organismo, Elvira Domínguez, al comparecer en la comisión de Seguridad Social de Diputados, cuando los directores del BPS fueron convocados por el diputado nacionalista Pablo Abdala, sostiene que en Montevideo "habría 148.233 ausencias por motivos de salud en exceso no explicadas". El estudio, con datos de 2014, sostiene que la tasa de subsidios paga en Montevideo dista ampliamente de la del interior, y "como no hay razones para sostener que haya tantos más enfermos en Montevideo que en el interior, es posible considerar que el diferencial de tasas analizado" que da 51,2% para Montevideo y 29,1% para el interior "nos presenta un número de 148.233 subsidios" al año, "que excede la tendencia del interior y que no tiene una explicación por el lado del salario".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)