ALMUERZO DE UNIÓN DE EXPORTADORES

Garcé ve difícil que el gobierno impulse la apertura comercial

La mayoría del FA es más proteccionista que la población.

Exportadores: la conferencia la organizó su gremial. Foto: A. Colmegna
Exportadores: la conferencia la organizó su gremial. Foto: A. Colmegna

Es muy difícil que el oficialismo impulse una agenda de apertura comercial y no se puede predecir hoy si el acuerdo comercial con Chile finalmente se aprobará, advirtió el politólogo Adolfo Garcé en un almuerzo organizado por la Unión de Exportadores. Según Garcé, si bien la población uruguaya en su mayoría es favorable al libre comercio hoy en día, "la mayoría del partido mayoritario es contraria al libre comercio, lo mira de reojo", siguiendo con una tradición proteccionista de cierto arraigo en Uruguay. Un ejemplo claro de esta situación fue el veto de la mayor parte del Frente Amplio a un eventual tratado de libre comercio con Estados Unidos, recordó.

Garcé opinó que, aunque de manera "amortiguada", Uruguay no es ajeno a algunas tendencias mundiales que en parte se vinculan al crecimiento de los populismo, porque "tememos al diferente" y "no nos simpatizan todos los inmigrantes". Apuntó que las encuestas indican que el 43% de los uruguayos están algo o muy en desacuerdo con que vengan a Uruguay trabajadores poco calificados, aunque el 58% sí acepta a los que están muy calificados.

Por su parte, Francisco Panizza, politólogo uruguayo radicado desde hace tres décadas en el Reino Unido donde es docente en la London School of Economics, consideró que pese a sus deficiencias es conveniente que el Mercosur siga funcionando. Ejemplificó que la salida de la Unión Europea del Reino Unido a la larga será perjudicial para este país y servirá para demostrar que negociar en bloque sigue siendo la mejor opción. El especialista considera que el populismo en la región "estaría en retirada", pero advirtió que ese fenómeno "se recicla y cambia de colores" porque hay factores que lo impulsan que persisten, como la demanda de seguridad, la fractura social, la debilidad institucional y la corrupción.

Garcé opinó que el populismo en Europa y en América supone "fastidio con el centrismo", y señaló que se alimenta de la incapacidad de la democracia de generar igualdad y de las dudas de la ciudadanía respecto a si su participación es efectiva y obliga a los gobiernos "a que hagan lo que tienen que hacer". "Hace demasiado que todos ofrecen lo mismo. Para la ciudadanía es un problema", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º