Destacó la importancia de que los vecinos se organicen

Garcé inició su campaña en el oeste montevideano

El candidato blanco por el Partido de la Concertación a la intendencia de Montevideo, Álvaro Garcé, comenzó ayer su campaña proselitista en el municipio A (oeste) y pudo ver dos realidades bien distintas: un asentamiento cerca de la cooperativa Cotravi pegado a una cañada donde unas 200 familias esperan desde hace más de cinco años para ser reasentadas y el barrio Nuevo Sarandí, al lado de la ruta 5, donde los vecinos organizados han logrado algunas mejoras importantes en materia de limpieza y seguridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Nuevo Sarandí le dijeron que quieren contar con un complejo deportivo. Foto: A. Martínez

Garcé estaba acompañado por los ediles Juan Curbelo y Edison Casulo y el diputado Álvaro Delgado. Se reunió en una casa de la Calle 1 de Nuevo Sarandí con la comisión de vecinos de la zona que preside el militante nacionalista Avelino Rodríguez, quien le entregó un informe escrito de lo que han logrado y de lo que falta. Entre las mejoras que destacó Rodríguez estaban: la entrega por parte de los vecinos de una vivienda a un hombre que la necesitaba, la instalación de algunos reflectores, una mayor seguridad y algo menos de basura, aunque había acumulaciones alrededor de algunos contenedores. "¿ Y las ratas?", le preguntó el edil Casulo a la dueña de una vivienda cercana a una acumulación de basura. "Bien, gracias. Tengo de todos los tamaños, tengo montones. ¿Qué puedo hacer?", respondió. Entonces terció Garcé que dijo "una de las primeras cosas que se puede hacer es cambiar. En la elección lo que se define es más de lo mismo o cambio".

Garcé dijo a los vecinos que el municipio A "es una zona que merece la mayor atención" y comentó que en la zona de Cotravi pudo ver un área regularizada y otra "inundable, donde se vulneran muchos derechos a la vivienda, a la salud, donde hay residuos, vidrios" cuyos habitantes deben ser realojados rápidamente.

El candidato recorrió durante una media hora Nuevo Sarandí e hizo notar que no había ni garitas policiales ni patrullaje de ningún tipo. Rodríguez le dijo, de todas formas, que la seguridad ha mejorado en parte debido a la coordinación de los vecinos con la Mesa de Convivencia del Ministerio del Interior y porque se logró desactivar a un grupo de jóvenes que insultaban y a veces apedreaban a otros vecinos. También dijo que el ministerio del Interior envía a veces funcionarios de particular. "Ustedes son un buen ejemplo de buenas prácticas", le dijo Garcé.

El candidato caminaba acompañado de una veintena de personas. Algunas casas tenían banderas y calcomanías frenteamplistas. Si bien el barrio no parecía conmovido por su visita tampoco se percibía hostilidad. Algunos jóvenes pasaban en moto y tocaban bocinas y el grupo se movía para abrirles paso.

Rodríguez le contó que los vecinos lograron organizar un curso de electricidad que comenzará pronto para jóvenes de la zona, la instalación de 8 contenedores y de focos de luz, algunos de los cuales fueron robados. Rodríguez reconoció que hay gente que tira basura a las calles (casi todas de tierra). "No sabemos cómo hablarles para que cambien de mentalidad", reconoció. Los vecinos organizaron festivales para financiar la compra de máquinas de cortar pasto y lograron la donación de 15 "ceibalitas", contó.

Muchas preguntas a vecinos

Garcé básicamente escuchó y preguntó. Al retirarse dijo que se iba "muy contento y muy agradecido". Les insistió a los vecinos que era fundamental la descentralización porque ellos son los que conocen mejor sus necesidades. Rodríguez le dijo que hace 7 años Nuevo Sarandí estaba "hundido pero ahora nos reconocen"-

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)