CONFLICTO EN EL AGRO

Gabriel Arrieta, el colono que llamó "mentiroso" a Tabaré Vázquez

El Instituto de Colonización emitió una orden de desalojo del predio que ocupa desde 2008 ya que incumple con las condiciones establecidas y mantiene deudas desde hace varios años.

El colono Gabriel Arrieta en 2014. Foto: Ariel Colmegna.
El colono Gabriel Arrieta en 2014. Foto: Ariel Colmegna.

Ayer, llamó "mentiroso" al presidente Tabaré Vázquez. Hoy, en el programa Inicio de jornada de Radio Carve, dijo que no se arrepiente “para nada” de sus dichos, que el mandatario “estaba sacado” y que el gobierno del Frente Amplio “ha hecho una especie de Mides con la política del Instituto de Colonización".

Esta tarde, el portal de Presidencia de la República divulgó un comunicado en el que afirmaba que el productor rural es "ocupante de tierras de Colonización (INC) en Kiyú, San José" y que "desde 2008 tiene deudas con el INC, no ha pagado nunca por el uso de la tierra del Estado". Añade que "fue denunciado por productores" y que "desde 2013 se inició el proceso de entrega de la tierra, estando ahora en el proceso judicial correspondiente".

Gabriel Arrieta integra la Mesa Nacional de Colonos como protesorero y desde 2008 se encuentra en un litigio con el Instituto Nacional de Colonización (INC) por el terreno ocupado.

Esta mañana, la presidenta del INC, Jacqueline Gómez, dijo al programa Intercambio de M24 que Arrieta, de 50 años, es "un ocupante ilegal de tierras" y que hace 10 años que no paga las deudas que mantiene con el instituto.

En 2014, el productor rural fue entrevistado por El País, a raíz de su enfrentamiento judicial con el Estado. "Si me quieren sacar será con la Republicana, yo estoy aquerenciado y no me voy", dijo en ese momento.

El colono, que vive dentro de un ómnibus de Cutcsa instalado en el predio, explicaba que fue en mayo de 2008 cuando armó una carpa en ese terreno, en la que vivió ocho meses, a la manera habitual de los ocupantes ilegales. Luego construyó un rancho y más tarde se trasladó al viejo ómnibus donde vive.

Ese campo era parte del fondo de recuperación de activos tras el cierre del Banco de Crédito y por ley debía pasar al INC, pero como esto no se concretaba, él decidió instalarse en el terreno.

En 2011 formó una cooperativa junto a otras cinco personas y el Instituto de Colonización le otorgó un campo de 32 hectáreas, pero en octubre de 2013 se resolvió que esa fracción le sea devuelta.

La presidenta del INC señalaba en 2014 que cuando un grupo accede a un campo “asume distintos compromisos”, entre ellos hacer frente a una renta, avanzar en un proceso de formalización de la figura legal que se presentó (en este caso una cooperativa), la residencia en el medio y el cuidado del medio natural. Varios requisitos no se cumplieron.

La explicación de Arrieta fue que, al año de que comenzaran a funcionar como cooperativa, tres de los seis integrantes la habían abandonado, posteriormente quedaron solo dos y terminó siendo la única persona trabajando y viviendo dentro del predio, una de las condiciones que pone el INC. “Dicen que el campo fue dado a seis familias pero no es así; fue dado a una familia y a cinco personas que nunca se instalaron en el lugar”, consideró Arrieta.

Colono Gabriel Arrieta en el ómnibus donde vive. Foto: Ariel Colmegna.
Colono Gabriel Arrieta en el ómnibus donde vive. Foto: Ariel Colmegna.

Gómez, en cambio, señaló que la decisión del INC “no tuvo relación con su persona sino con la cooperativa, y no podemos meternos en la interna del grupo”. "No podemos tomar decisiones sobre cualquiera de las personas que integra el grupo, porque el terreno fue entregado en su momento a una cooperativa, integrada por seis personas”, remarcó.

Durante estos años, Arrieta trabajó con papas, zapallito, zucchini, zapallo criollo, boniato, alfalfa, ganado bovino y ganado ovino, aunque reconoció que las ganancias apenas le daban para subsistir.

En 2015 llegó una orden de desalojo por parte del INC, a lo que Arrieta respondió que en caso de hacer eso "quedaría sin trabajo y sin lugar para vivir". En ese momento fue que el INC le ofreció un terreno en Canelones, pero el colono manifestó que “agronómicamente son un desastre y habría que ponerle miles de dólares para poner producir esas tierras", según recoge La Izquierda Diario.

A través del abogado Oscar López Goldaracena, se presentó un recurso de inconstitucionalidad por el desalojo de Arrieta, y el tema pasó a la Suprema Corte de Justicia, frenándolo momentáneamente.

Gabriel Arrieta en el predio que ocupa desde 2008. Foto: Ariel Colmegna.
Gabriel Arrieta en el predio que ocupa desde 2008. Foto: Ariel Colmegna.

En marzo de 2017, como representante de la Mesa de Colonos, Arrieta afirmaba a El País que el INC realizaba "desalojos abusivos", de los cuales seis eran "inminentes", porque "las deudas que se arrastran son de dos meses, dos años, ocho años y hasta 10 años y nunca los dejaron refinanciar".

De esta forma, señaló que lo que buscaba la Mesa era "parar todo y sentarnos en una mesa a analizar caso a caso y el que esté bien expulsado, que lo expulsen; pero (para) los otros que se busque una salida porque si no van a ir al cinturón de la ciudad a engrosar la pobreza".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º