Jóvenes contaron cómo cambiaron sus vidas al volver al deporte en los barrios

El fútbol, un juego para rescatar a adolescentes

Queremos inculcar los valores que nos han enseñado: respeto, solidaridad, tolerancia y educación, para salir adelante y ser un poco más libres. A quienes solo ven el camino de la violencia, le queremos mostrar que también está el del estudio, el del trabajo, el del deporte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un equipo de "Pelota al Medio a la Esperanza" se sumó al campeonato de fútbol universitario.

Hoy estamos saliendo adelante, es posible", aseguró Camilo Zardain, uno de los tres Promotores de Valores del programa social Pelota al Medio de la Esperanza.

La conferencia de lanzamiento de los nuevos cargos contó con la asistencia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, representantes de la AUF, la Liga Uruguaya de Deportes, la Confederación Atlética del Uruguay, y la presencia de Emiliano Alfaro, exfutbolista profesional de la Lazio, quien recientemente ascendió a la Primera División junto a Liverpool.

Camilo, que tiene 18 años y estudia el Profesorado de Filosofía, estará a cargo de la Plaza de Tres Ombúes, la única que cuenta con cancha de césped sintético. "Al recibir esta oportunidad de trabajar en plazas de barrios humildes, cercanos a nosotros, nos comprometemos a intentar frenar cualquier tipo de hecho violento dentro y fuera de la plaza", expresó.

Otro de los promotores es Nazareno Albín, quien a sus 18 años será el encargado de la plaza Casavalle, donde se desarrollarán actividades de miniatletismo, fútbol femenino y skate. En realidad, Nazareno es del barrio Municipal, vecino del Centro Sacude. "Allí me contactaron con Agustín Iparraguirre, director del programa y empecé en febrero en Pelota al Medio. Nunca se me dio por estudiar hasta que entre a Sacude y en el programa me hicieron conocer la importancia del estudio y del deporte".

En el Hipódromo.

"Cuando terminé la escuela, mi familia se separó y no me quedó otra que trabajar con mi padre en el Mercado Modelo. Después hice un curso en Jóvenes en Red de Auxiliar de Caballeriza y trabajé en el Hipódromo de Maroñas, un año, pero tuve problemas con el tema del sueldo porque no me pagaban las horas correspondientes y decidí dejar. Ahora, además de ocupar este rol, estudio en la UTU la Formación Básica Profesional orientada al deporte".

"Lo que me motivó es la responsabilidad que me están dando y la parte de la sociabilidad. Desde que me propusieron el trabajo, dije que sí y que iba a intentar tratar a los chiquilines como ellos me tratan a mí y a mis compañeros, con el mismo compromiso".

El tercer promotor, el más chico en edad, es Michael Barrios, quien a los 16 años será el encargado de coordinar las actividades deportivas y recreativas en la plaza Dra. Alba Roballo. "Quiero agradecer al Centro Juvenil de Bella Italia, porque me acercaron a Agustín Iparraguirre y al programa". Además, manifestó que "es una excelente plaza que da seguridad y oportunidades tanto al barrio como a mí".

Comenzó a jugar en la Liga Universitaria, aunque con algunas interrupciones, a los 13. "Gracias al equipo pude jugar en todos los estadios de Primera División, a lo grande. Por un tiempo no pude jugar porque te exigen salvar materias del liceo y yo no iba. Estoy en segundo pero dejé dos veces. Lo que pasa es que la parte del liceo está mal. Me tocó en la tarde, de 12:20 a 20:30 horas, y dos veces me robaron a mano armada. Por mi seguridad decidí dejar y al año siguiente cuando fui a comenzar me tocó el mismo y de nuevo me robaron". Al no estudiar, trabajó en "changuitas", pero decidió retomar porque "desde el programa me inculcaron la importancia de estudiar. Este año empecé el curso básico de electricidad en la UTU".

Michael constantemente recalca la importancia del programa social, que "cambia la vida de los niños y del fútbol. Gracias a ellos llegué a lugares que jamás pensé".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)