piden incorporación a la ley 18.834 que brinda beneficios fiscales a donantes

La Fundación Celeste visitó el Parlamento y llevó un reclamo

Una delegación de la Fundación Celeste se presentó, el pasado viernes, ante integrantes de la Comisión de Presupuesto de Diputados para solicitar la incorporación a la lista de instituciones que acceden a los beneficios de las donaciones especiales que rige la ley 18.834.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En 5 años de labor la fundación cristalizó 35 proyectos y actividades diversas.

Fernando Castellanos, director ejecutivo de la Fundación Celeste, dijo a El Pais que la ley de 2011 "permite que las empresas privadas que donen a una institución social amparada en la misma, descuenten parte de sus impuestos".

El artículo 270 establece las entidades beneficiarias en educación Primaria, Secundaria y Técnico Profesional; educación terciaria e investigación; salud; y apoyo a la niñez y la adolescencia. En este cuarto ítem, en donde aparecen la Fundación Niños con Alas, Aldeas Infantiles y la asociación civil Gurises Unidos, tendría lugar la Fundación Celeste. Así, la delegación dice que basta rastrear el objetivo de su creación y lo realizado hasta el presente con poblaciones carenciadas de niños y jóvenes en todo el país.

"Lo que buscamos es ampliar la base de donantes, complementando las otras fuentes de recursos que hoy utilizamos. El aporte de los futbolistas está entre las principales", agregó Fernando Castellanos.

A la reunión en el Parlamento asistieron el futbolista Andrés Scotti (co-fundador y secretario de la fundación) y la contadora Lucía Godín (hermana de Diego y colaboradora honoraria), entre otros.

La Fundación Celeste ya sintonizó su labor con el Sistema Nacional Integrado de Deporte, ha desplegado programas con ministerios, Ancap, AFE y las intendencias de Colonia, Canelones, Durazno, Lavalleja, Maldonado, Paysandú, Rivera y Treinta y Tres.

Además hizo donaciones con fondos propios para equipar la sala de neonatología del Hospital de Colonia, aportó materiales y capacitación para programas municipales de fútbol infantil de Canelones, Lavalleja, Durazno y Rocha, implantó un programa de fútbol en escuelas rurales de Salto y Canelones, y remodeló la Plaza de Deportes de la Colonia Berro, del Sirpa. Por otra parte, es la única organización social no gubernamental de Uruguay "en relaciones oficiales de cooperación con la Unesco".

Orígenes.

La iniciativa de crear la fundación surgió en el Mundial de Sudáfrica 2010, poco después de que la selección uruguaya de fútbol venciera por penales a Ghana, en infartante partido, disputado un 2 de julio. El mismo día que los celestes regresaron a Uruguay, el 13 de julio de aquel año, se llevó a cabo la cena de lanzamiento y firma del acta constitutiva.

El objetivo de la Fundación Celeste es "fomentar los valores del deporte en la educación de niños, niñas y adolescentes, particularmente a través del fútbol". Cuenta con administración contable externa (Estudio Hana y Asociados) y auditoría independiente (Deloitte S.C.) de toda la administración, incluyendo el manejo de los fondos, tanto propios como de terceros.

En cinco años de existencia, conformada por exjugadores de la selección y otros que se fueron integrando, la fundación llevó adelante 35 proyectos y planes en 12 departamentos de Uruguay.

Programas en marcha.

En la actualidad "Escuelas Celeste" y "Crecer Jugando" son las dos actividades en curso.

El primer programa brinda oportunidades de socialización y formación integral a través del deporte, a niños y niñas de 6 a 12 años de edad, especialmente de contextos de vulnerabilidad, mediante escuelas de iniciación deportiva en el fútbol y otros deportes.

La meta para 2015 es llegar a cincuenta escuelas de este tipo distribuidas en todo el territorio nacional para más de 2.000 niños. En la tarde de ayer, en la localidad de Radial Conchillas (Ruta 21 km 222, Colonia), Castellanos brindó capacitación y firmó un convenio con el club de fútbol Central Labradores, a fin de crear una Escuela Celeste para cerca de 40 niños y niñas provenientes de esa localidad, pueblo Gil y la ciudad de Conchillas. Junto con la profesora Graciela Rebollo, en Montevideo se firmará hoy otro convenio con el Movimiento Tacurú, de los salesianos, en el barrio Lavalleja Sur, para crear allí una Escuela Celeste.

"En la capacitación van a participar unas treinta personas. Además de profesores de Tacurú, asistirán personas del Movimiento de la Juventud Agraria, provenientes de ocho clubes agrarios de Canelones, que se están incorporando también al programa", contó a El País Fernando Castellanos.

Con estas dos nuevas escuelas se llegará a 32 en nueve departamentos, dirigidas a más de 1.600 niños.

El segundo proyecto mencionado pretende el aprendizaje y la práctica recreativa de deportes, mediante un modelo de cancha polideportiva cercada, octogonal y con reglamentos adaptados, para niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Otro programa que se cumplió desde 2013 y finalizó este año fue "La Banda Celeste". Intervinieron unos 500 menores "en conflicto con la ley", de ocho barrios de Montevideo. El 20% reincidió en alguna falta, el 18% consiguió empleo y el 11% retomó los estudios.

Las fuentes de aportes y el destino de los fondos.


La Fundación Celeste ha destinado US$ 304.333 al proyecto de prevención de violencia en adolescentes ("La Banda Celeste"). Eso representa el 46% de los fondos de los principales proyectos sociales.

La construcción de canchas polideportivas de "Crecer Jugando" motivó hasta ahora una asignación de US$ 159.154. Las obras de recuperación y el cerramiento de la Plaza de Deportes de Colonia Berro, del INAU, Sirpa, costó US$ 118.338. La sala de neonatalogía del Hospital de Colonia, US$ 46.500. Los proyectos de escuelas de fútbol infantil para el desarrollo social demandaron US$ 35.192.

El 39% de los aportes fueron realizados por futbolistas, (en efectivo US$ 163.650 y US$ 252.003 por participación de ellos en eventos y uso de imagen). Un 38% más (US$ 409.070 procedió de la cooperación internacional (FIFA, Embajada Británica y el BID). Entre las donaciones de organismos públicos figuran US$ 170.000 de Ancap y US$ 22.200 del Mides. Las empresas privadas aportaron solo un 5% (US$ 48.700), ya que aún no reciben beneficios fiscales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados