UN PLAN DE VIVIENDAS NO CONCRETADO

El fuego devoró un asentamiento

Más de veinte familias de Mercedes perdieron todo; el incendio se llevó 17 casas.

VEA LA FOTOGALERÍA. Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.
Foto: Daniel Rojas.

Un incendio en cadena se desató a media mañana de ayer a pocas cuadras del centro de Mercedes, Soriano. El foco ígneo tuvo lugar en el asentamiento "de AFE", conocido de esa forma por encontrarse en un predio del ente ferroviario.

El servicio de emergencia policial 911 recibió la llamada sobre la hora 9:58 y de inmediato se activó una red de ayuda que incluyó a Bomberos, Intendencia, Policía y Ejército. Además, participaron funcionarios de Mides e Inau que llegaron ante la presencia de decenas de niños de damnificados.

La Jefatura de Policía informó que el siniestro afectó a 21 familias que vivían en 17 unidades y un total de 74 personas, de las cuales 38 son niños.

No hubo personas lesionadas, confirmaron las autoridades a El País. "No hay gente accidentada ni tenemos que lamentar desgracias. Eso es lo más importante de todo, aunque tenemos un bombero y alguna otra persona intoxicada pero están fuera de peligro", indicó Fajardo.

Mariela Vivone, vocera de Bomberos, confirmó en la tarde de ayer que el fuego fue controlado y que se evitó su propagación a más viviendas.

Las autoridades del Área de Pericias de Bomberos investigan el origen del incendio. Durante los minutos posteriores al inicio del fuego se vivieron momentos de gran preocupación porque dentro del asentamiento había garrafas, motocicletas, automóviles y otros elementos combustibles.

Durante la mañana, la directora de Servicios Sociales, María Fajardo, indicó a El País que "en primera instancia", las familias afectadas por el incendio serían trasladados al Velódromo Municipal de Mercedes.

Luego de la primera reunión del Comité de Emergencia se informó que quienes no tienen un lugar para ir son 15 personas que optaron por alojarse en el galpón de AFE, en el mismo barrio del asentamiento.

"No es momento de separar a las familias porque están atravesando una situación de vulnerabilidad extrema", precisó la funcionaria municipal. Fajardo, aclaró que por el momento no se está realizando ninguna campaña solidaria, dado que la situación "está bajo control".

Informó que el Instituto Nacional de Alimentación (Inda) proporcionó víveres para una olla popular que se levantó en un club del barrio que se ofreció para cocinarles a los damnificados. "Se les entregó ropa, colchones y alimentos y por el momento no han aceptado concurrir al comedor municipal", precisó la funcionaria.

Realojo.

Pablo Marrero, flamante director departamental del Ministerio de Desarrollo (Mides), conoció al resto de los integrantes del Comité en medio del incendio.

"Lo primero que hizo el Mides fue recolectar los datos para conocer el número de damnificados y en función de ello, tomar la mejor decisión. Vamos a tratar de convocar al Ministerio de Vivienda para que pueda acompañarnos en este proceso porque evidentemente es un actor fundamental y tiene que dar respuesta", indicó el representante del Mides en Soriano.

Precisamente, la comuna y el Ministerio de Vivienda trabajan en un plan de realojos que comprende a 110 familias que viven en situación marginal, 55 de las cuales corresponden al asentamiento de AFE.

El intendente Agustín Bascou informó que para concretar el proyecto OSE tiene que desembolsar unos 350 mil dólares para cerrar un proyecto que demandará un esfuerzo de 7 millones de dólares. Dijo que en seis meses, estaría en condiciones de iniciar las obras para reubicar a las familias que hoy viven ilegalmente en un terreno fiscal al costado de la vía férrea.

Refugio.

Mientras tanto, se supo que unas 40 personas no aceptaron el ofrecimiento de la Intendencia de alojarse en el Velódromo Municipal. Por ese motivo, resolvieron romper el candado de un viejo galpón de AFE, ubicado al costado de la vía férrea, e ingresaron allí sus pertenencias.

Un viejo pizarrón debajo de un corredor, recuerda los horarios de salida y llegada de trenes, desde y hacia estación central. Muchas décadas pasaron desde la época de esplendor del tren como medio de transporte de pasajeros, al día de hoy en que compulsivamente la vieja estación se transformó en refugio de decenas de personas a las que el fuego las despojó de su techo y de las pocas pertenencias que tenían.

"Nos dijeron que solo podíamos estar unos tres días acá. Es lo que necesitamos para estar en la misma zona y cerca de nuestras cosas", dijo a El País Verónica Recciope, una de las damnificadas, mientras distribuían ropa que había acercado Cruz Roja.

La vecina pidió que el Comité Departamental de Emergencia resuelva ayudarlos con una canasta de materiales. "Sabemos que estamos en un lugar que no está permitido, pero es donde hemos podido venir junto a nuestros hijos", aclaró.

"A las autoridades le pedimos que nos apoyen con materiales de forma de poder reconstruir rápidamente nuestras casas, no más que eso", insistió una de las jefas de hogar que se quedaron en la calle.

Denuncia.

Mientras tanto, el equipo de abogados de AFE presentó ayer ante la Fiscalía de Montevideo una denuncia por el episodio del galpón de Mercedes. Se estima que la misma denuncia se presentará el lunes en Soriano. El objetivo de la acción es evitar que se produzca una usurpación de la propiedad, según confirmaron ayer a El País fuentes del organismo.

Los servicios jurídicos de AFE han realizado diversas denuncias por casos de usurpación de sus bienes en los departamentos de Artigas, Colonia, Maldonado y Salto.

"En segundos, me quedé con lo puesto".

"En un momento empezaron a gritar que había fuego y ya no hubo tiempo para nada. En un par de segundos el fuego arruinó todo", dijo a El País Ricardo Chopitea. Aquí "hay familias grandes, de siete, ocho o diez integrantes por familia" entre los afectados.

"Con mucho sacrificio habíamos comprado las cosas para que fueran a la escuela y ahora no les quedó nada a los chiquilines, no tengo ni que ponerle", advirtió. "Somos varios que quedamos completamente en la calle y la verdad que si bien tengo trabajo, el sueldo no alcanza para mucho, así que no sé cómo voy a hacer para recuperarme", se lamentó Ricardo.

Dijo que, por fortuna, el resto de las familias pudo retirar muebles, cocinas y heladeras hacia la calle. Sobre el origen del foco ígneo, Ricardo dijo que el comentario "es que una persona hizo fuego, no lo pudo controlar y rápidamente se extendió en las casas vecinas".

Espera que la Intendencia y el Ministerio de Vivienda, puedan apoyarlos con materiales. "Lo poco que tenemos lo hicimos con sacrificio, somos gente trabajadora que no tiene otra opción", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)