VIENTOS DE CAMBIO

Los frentistas enojados buscan crear un movimiento alternativo

Afirman que la izquierda dejó atrás sus principios éticos que la guiaron desde sus inicios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La gestión que se hizo en Ancap fue bochornosa", dijo Federico Arregui. Foto: F. Ponzetto

El título del vicepresidente Raúl Sendic y su gestión en Ancap, el estado de la educación y la negativa del Frente Amplio a votar las comisiones investigadoras desconcertaron a más de un frenteamplista. Los enojados o desencantados con la coalición comenzaron a unir sus fuerzas para conformar un nuevo movimiento político.

Sienten que la izquierda abandonó las banderas éticas que la guiaron desde su nacimiento en 1971 y hoy no tienen miedo de expresar sus diferencias públicamente. El diputado Gonzalo Mujica, el publicista Esteban Valenti y otros militantes de toda la vida como José Legaspi, Federico Arregui y Héctor Musto son algunos de los que se reconocen decepcionados con la actual dirección del Frente Amplio.

El caso más notorio es el del diputado Mujica, frenteamplista independiente, que dejó a la coalición sin su voto 50 al levantar dos veces su mano para apoyar las comisiones investigadoras por los negocios con Venezuela y las frustradas obras de la planta regasificadora. "Yo estoy desilusionado más que nada con la fuerza política, creo que el gobierno ha tenido unas de cal y otras de arena. La fuerza política vive agarrada de un librito que perdió vigencia hace tres o cuatro años. Toda la gestión del gobierno la toma por sorpresa y la deja descolocada", opinó. Según entiende, el problema se centra en una estructura "que representa un conjunto de militantes cada vez más pequeño".

También es conocida la posición asumida por Valenti en relación a Ancap y el título de Sendic, lo que derivó en su alejamiento del Frente Líber Seregni y del ministro de Economía Danilo Astori. ¿Qué es lo que más lo desilusionó del Frente Amplio? "Si tengo que elegir, aunque hay diversos temas, es notoriamente el manejo de los temas morales, éticos y el uso de la mentira de manera institucionalizada por parte de la estructura del Frente", señaló Valenti a El País.

El publicista, Legaspi y Arregui forman parte del grupo Ideas, que según informó el semanario Brecha nuclea a militantes frenteamplistas que pretenden crear una organización de "izquierda y progresista" al margen de la orgánica del FA.

Arregui es un abogado de 44 años, de Mercedes, hijo del ex diputado socialista Roque Arregui, y uno de los integrantes del grupo Ideas y organizador de "los fogones artiguistas", que se están realizando en todo el país con frenteamplistas enojados. Su descontento tuvo origen en la gestión de Ancap, que dejó un pasivo acumulado de aproximadamente US$ 800 millones y llevó a la capitalización del ente, votada en enero de este año. "La gestión en Ancap fue bochornosa, lamentable, y después cuando salta el tema del título también nos dio vergüenza ajena y lo mismo con el título del secretario político del Frente", afirmó.

Arregui explicó que independiente de la conformación del grupo Ideas, se está gestando otro movimiento político "más amplio" y "cuya generalidad proviene de desencantados e indignados con el Frente (...) No descartamos absolutamente nada, no descartamos estar en el Frente, pero tampoco descartamos no votar con el Frente, lo único seguro es que no vamos a ir a los partidos tradicionales", indicó. Según dijo, este movimiento que se define como de centro y centro-izquierda surgió hace un mes y podría presentar candidatos en las próximas elecciones.

"Hasta acá el amor".

"Hasta acá llegó el amor" es el nombre de la columna de opinión que escribió Legaspi, exdirigente de la lista 1303 (de Gonzalo Reboledo) en el sitio web de Uypress para anunciar su alejamiento del Frente Amplio. En la página de peticiones Change, Legaspi lanzó una juntada de firmas dirigida a frenteamplistas que estén "hartos de la mentira instalada" que, según dijo, "abortó" la comisión investigadora sobre los negocios con Venezuela y el Fondes.

La petición tuvo 334 firmantes, entre ellos el expresidente del Banco Central, Walter Cancela, que fundamentó su decisión con una canción de Jaime Roos: "Porque en la noche oscura se ha perdido aquello".

Legaspi dijo a El País que "hay una gestión muy deficiente" del oficialismo expresada por ejemplo en el manejo de Ancap. Lo que, según dijo, "en otra época" hubiera merecido una movilización en torno del Palacio Legislativo. "Si fuera otro gobierno en el caso de Ancap hubiéramos rodeado el edificio del Parlamento, quemado cubiertas y exigido la renuncia de los directores, y eso no lo hicimos, porque era uno de los nuestros", afirmó.

El militante tuvo una participación activa en el comando de campaña del presidente del FA, Javier Miranda, pero ahora ni siquiera se define como frenteamplista. "No puedo seguir siendo frenteamplista, sería ser cómplice", afirmó. Al tiempo que definió la estructura como "1.500 tipos que se apropiaron del Frente".

El grupo Ideas no es homogéneo, abarca tanto a personas que son del Frente Amplio, como algunos que no están participando de la coalición. "Hay todavía gente que piensa que hay opción y hay gente que no", advirtió Legaspi.

El caso de Musto, un profesor grado 5 de la Facultad de Ciencias, es diferente. No es parte del grupo Ideas, pero hace pocos días escribió una carta dando sus razones para abandonar el Proyecto Miramar, un movimiento que nuclea a frenteamplistas de diferentes orígenes. "Tengo 64 años, tengo claro que voy a seguir votando al Frente, reconozco las cosas buenas; pero perdí confianza en compañeros de primera línea como el vicepresidente por el título de licenciado", subrayó.

"¡Cómo no vamos a investigar algo que medio país está dudando y gente del Frente también!", afirmó Musto. A su entender "se están pasando ciertos límites" y por eso perdió esa mística de los militantes que cuelgan la bandera de Otorgués frente a su casa.

Renovación.

Factum efectuó una encuesta para conocer el ranking de preferencia entre dirigentes frenteamplistas en un escenario de renovación y Daniel Martínez, actual intendente de Montevideo, fue el político mejor posicionado con el 13% de las preferencias; le siguen la senadora Constanza Moreira con el 6% y el ministro Ernesto Murro con 3%.

REFLEXIONES DE LOS "INDIGNADOS".

"Les queda un ejército de ciegos"

"Sigan mintiendo, escudados en títulos inexistentes, en carreras que no terminaron, o ´licenciaturas´ tomadas como ´licencia´ para falsear la verdad. Sigan haciendo lo que saben hacer, convocar a los adherentes y la ciudadanía cada cinco años para revalidar la permanencia. Sigan embarrándose las manos y la mejor historia de la izquierda de este país, sigan, todavía les queda un ejército de militantes ciegos, sordos y mudos, ´unánimes´, para mantener privilegios". Columna en UyPress de José Legaspi.

Intereses cruzados de militantes.

"El TISA, la educación, cómo encarar los temas de seguridad. Las dudas de inserción internacional. Las dificultades para saber lo que está pasando en América Latina. La fuerza política vive de premisas desactualizadas y el gobierno tiende a leer la realidad a través de los hechos", dijo a El País el diputado Gonzalo Mujica.

Además cuestionó los "intereses cruzados" de militantes que están en la estructura partidaria y que al mismo tiempo son funcionarios del Estado. "Esto le hace muy mal al partido", enfatizó.

"No confío en Mujica y Astori".

"Hay demasiados en los que no confío. Y que son de primera línea en el FA. No confío en el Pepe Mujica. En su ansia de poder, en sus ganas de volver, en su declaración de no querer más viejitos presos (...) No confío en nuestros legisladores que niegan una comisión investigadora que, de ser ciertas las denuncias, enchastrarían al MPP. Si todo está bien con Aire Fresco ¿por qué no investigar? (...) No confío en Astori, otro que se mueve en función de su sueño de ser presidente". Columna de Héctor Musto en UyPress.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados