Andrés Tierno - Expresidente de Ancap y de Arpel

El "fracking" cambia el mundo y es lo que va a usar Argentina

El expresidente de Ancap, Andrés Tierno, dijo a El País que el precio del petróleo tendrán una tendencia al alza al largo plazo y aseguró que "hay que recurrir a los petróleos difíciles, en aguas ultraprofundas"

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Es muy difícil que una técnica como el fracking resulte económico para Uruguay"

—¿Cuál observa que es la tendencia a largo plazo de los precios del petróleo?

—El escenario de precios bajos es una situación que no sabemos cuánto va a durar, pero en el largo plazo los precios van hacia arriba porque hay que recurrir a los petróleos más difíciles, que son los de aguas ultraprofundas o los del Ártico, y eso no se consigue con los precios de hoy.

Hay que ir a precios más altos, de manera que los pronósticos de los mejores modelos indican que en el largo plazo hay una suba de precios. Es incierto, pero aún en la hipótesis de subas más bajas, en unos años vamos a estar otra vez en los niveles de US$100 por barril, que son los que teníamos hace un año.

—¿Pese a la creciente producción de Estados Unidos?

—A pesar de ese avance. Creo que ese avance va a seguir y va a aminorar un poco la suba de precios.

—¿Y la creciente producción de Brasil no bajará los precios?

—No, porque lo que tiene Brasil es un petróleo de aguas profundas, lo que se llama "subsal". Es un petróleo de producción cara.

—¿Cómo incide la creciente producción de Estados Unidos en ese gran productor que es Arabia Saudita?

—Arabia Saudita mantiene su producción y no pretende bajarla para que los precios se recuperen porque ella está priorizando, en lugar del precio, su fracción de mercado. La está peleando. Lo hace para seguir siendo influyente porque la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) tuvo un 40% del consumo. Hoy ya está en el 30%. Con el 40% puede dominar. Con el 30% de participación se le hace más difícil.

—¿Cuál es la influencia actual de China en el mercado internacional?

—China es una importadora neta y es uno de los factores por los cuales el precio bajó, porque la velocidad con que venía creciendo su consumo aminoró. Y eso, junto con la suba de la producción de Estados Unidos, son las dos causas principales por las que el precio ha caído. China no sólo ha cambiado su tasa de crecimiento sino que está cambiando su modelo de crecimiento. Tenía un modelo de crecimiento basado fundamentalmente en las exportaciones y hoy está cambiándolo a un modelo de crecimiento en el que también influye el consumo interno porque la población china está incrementando su poder adquisitivo y están tratando de que ahorre menos y consuma más. Es un país que va a seguir siendo consumidor, no sé si importador neto como está siendo hoy porque puede tener su explotación interna. China tiene que hacer un pasaje muy severo del consumo de carbón a los combustibles líquidos o al gas natural. Lo va a tener que hacer porque ya tiene problemas no sólo por lo que contribuye al calentamiento global, sino por los problemas de contaminación interna muy graves en el aire de las ciudades.

—Argentina tiene un gran potencial; ¿cree que lo podrá aprovechar?

—Argentina tiene la segunda posición en el mundo después de China en productos no convencionales, fundamentalmente en la formación de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén y en otras. Está iniciando su explotación. Está generando petróleo y gas natural en Vaca Muerta. Está implementando todo un sistema para desarrollar Vaca Muerta. Yo creo que fuera de Estados Unidos, Argentina puede ser el productor más grande tanto de petróleo como gas no convencional. Tiene un problema enorme de captación de inversiones. Eso es lo primero que tiene que resolver. Es enorme la cantidad de inversión que hay que realizar. Tiene que adaptar toda la tecnología porque la tecnología utilizada en Estados Unidos no es transportable a Argentina directamente. Hay que afinar el fracking, tiene que afinar todo el tema de la perforación horizontal y bajar los costos que tiene hoy. Debe ir a costos mucho más bajos. Está YPF que es el principal operador y el segundo es Chevron, que tiene un contrato con YPF. Están desarrollando la tecnología para la fabricación de las arenas que necesitan para inyectar en la tecnología de fracking. Es un tema logístico y tecnológico enorme. YPF tiene un centro de investigación recientemente formado. Yo pienso que lo va a lograr, va a ser un gran productor y puede ser un proveedor uruguayo.

—¿Qué opina de la polémica tecnología del "fracking" a la que se acusa de provocar contaminación en el agua?

—El fracking es una tecnología que se viene usando desde el año 1940. La crítica al "fracking" pasa por el lado de la contaminación de las napas freáticas. En general las napas freáticas y los acuíferos están alejados a niveles muy distintos de los niveles donde se hace el fracking y separados por enormes capas de rocas que son impermeables. Ese tipo de contaminación puede evitarse siempre que se sigan regulaciones que ya existen.

Otro de los temas que se le atribuye a esta técnica son los sismos. Lo que está demostrando hoy es que una vez que se va extrayendo petróleo, hay que sacar el agua que está asociada con ese petróleo y esta agua no se tira en la superficie sino que se inyecta a su vez en el terreno. Hay indicios de que al inyectarse grandes cantidades de agua que se usó en todo el trabajo petrolero, se provocan movimientos sísmicos que no son de altísima energía como los provocados por los movimientos en las placas. La tecnología del fracking está cambiando el mundo y es el sistema que va a seguir Argentina. El tema es mucho más sensible en zonas muy pobladas de gran densidad de población que en Neuquén, que es poco poblada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados