FIRMARON CONVENIO CON LA INTENDENCIA

Flores: ocho pescadores se gradúan de chef en Brasil

Instalarán planta de elaboración de delicias gastronómicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La tararira que exhibe Alberto Morales es la especie más habitual en Andresito. Foto: V. Rodríguez

Ocho pescadores del departamento de Flores decidieron viajar a Brasil a especializarse en la elaboración gastronómica de productos de agua dulce y de mar, y regresaron convertidos en chefs y emprendedores. Ahora estudian la posibilidad de desarrollar un sitio estratégico en el interior del país para la comercialización de comida en base a pescado, que es la materia primera que mejor conocen.

Los objetivos apuntan incluso a concretar una planta de elaboración de filete de pescado, para lo cual adquirieron maquinaria de última generación que les demandó una inversión de 9.000 dólares.

Los ocho integran la Cooperativa de Consumo de Pescadores Artesanales de Andresito, que acaba de firmar un acuerdo con la Intendencia de Flores para poner en marcha el primer centro de investigación para la extracción de pulpa de pescado y afines de la región.

"Queremos darle un fuerte impulso a la pesca artesanal, bajo la premisa del cuidado y valoración del hábitat natural", señaló el intendente Fernando Echeverría, tras rubricar el convenio.

Formación.

"Concurrimos en dos tandas, primero tres y después cinco integrantes de la cooperativa, al curso de procesamiento de comidas de pescado; hicimos en total catorce tipos de comida; de olla, fritada, sardinas, pasteles, rellenos, escabeche, etc., algo que para nosotros resultó muy práctico y toda una enseñanza, dado que ellos (los pescadores brasileros) aprovechan todo: hasta el cuero del pescado que utilizan, por ejemplo, para apliques en la ropa", dijo a El País Alberto Morales, uno de los pescadores de la cooperativa.

El proyecto que emprenden tiene por objetivo "unirnos para poder comercializar mejor toda producción artesanal de agua dulce, como bagres, tarariras, dorado o patí", comentó Morales. El fuerte de la pesca en la zona es la tararira, que se coloca a un frigorífico de la ciudad de Salto. La producción varía según la época; en invierno disminuye, la zafra es en los meses de agosto, septiembre y octubre, donde la cooperativa de pescadores saca de 300 a 400 kilos por semana, utilizando artes permitidas por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos.

Morales, explicó que el grupo tiene asignada la denominada zona G, que comprende mil metros de Palmar aguas arriba y 1.000 metros de Baygorria aguas abajo en el embalse del río Negro. "No podemos pescar en las áreas del arroyo grande y en el río Yi, aspecto que cuidamos a rajatabla porque con el cumplimiento de la medida ayudamos a la preservación de la fauna ictícola de toda esa área", aseguró.

Tendrán predio de 6.000 m.

La Cooperativa de Pescadores Artesanales de Andresito acordó con la Intendencia de Flores la cesión, en régimen de comodato precario hasta el año 2020, de un predio de 6.000 metros cuadrados junto a los lagos, donde instalarán la planta de elaboración de filete de pescado y la primera maquinaria del país para procesar sabalito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados