CASO DEL SINDICALISTA ARGENTINO

Esposa de Balcedo no tiene una relación "tan cercana" con sus hijos, asegura la Fiscalía

La defensa de Paola Feige, esposa de Marcelo Balcedo, pidió prisión domiciliaria o el uso de una tobillera para su clienta, para que pueda estar cerca de sus hijos. El fiscal Rodrigo Morosoli rechazó este argumento y pidió mantener la medida de prisión preventiva ante el riesgo de fuga existente.

El fiscal Rodrigo Morosoli pidió la formalización de la investigación contra el sindicalista. Foto: F. Ponzetto
Foto: F. Ponzetto

La defensa de Paola Feige, esposa del sindicalista argentino Marcelo Balcedo, presentó ante el juez un recurso para que su clienta cumpla la pena bajo prisión domiciliaria o con una tobillera electrónica, para que pueda estar cerca de sus tres hijos, que son menores de edad.

La Fiscalía solicitó que se mantenga la medida cautelar de prisión preventiva ya que el riesgo de fuga continúa existente y agregó que la relación entre la imputada y sus hijos "no es tan cercana".

"El argumento humanitario es bastante manido en las defensas para conseguir mejores condiciones de reclusión de su cliente, pero no hace al objeto de la medida cautelar que tiene un fin claro que es permitir que las personas estén a disposición del proceso y que no se fuguen o que no obstruyan a la investigación", explicó a En Perspectiva el fiscal del caso, Rodrigo Morosoli. 

"El riesgo de fuga es clarísimo, por algo el juez lo acogió. (Los Balcedo) aún son solventes y tienen contactos en varios países, es decir que el peligro real de fuga existe y por eso se decretó la prisión preventiva", agregó.

Por otra parte Morosoli explicó que "la evidencia con la que cuenta la Fiscalía da a entender que no es tan cercana la relación de la imputada con sus hijos como la defensa pretende hacerlo ver".

Los Balcedo tienen tres hijos, de once, cuatro y año y medio y en las últimas horas se supo que tenían por lo menos tres niñeras para cuidarlos.

Una de ellas afirmó que trabajaba con el matrimonio hace tres años. Dijo que cobraba mediante recibo $ 21.400 al mes y por fuera del control del BPS otra suma hasta completar el total de US$ 3.000. 

Además declaró que también viajó con la familia a Buenos Aires, Estados Unidos y Tahití. Otra niñera, que además era profesora de inglés y portugués, testificó que cobraba mediante recibo $ 22.191 al mes y "en negro" la suma de US$ 2.000. Viajó a los mismos destinos.

Una tercera niñera, que cuidaba a los niños en la noche, afirmó que hacía seis años que trabaja con la familia. En su recibo figuraba un sueldo por $ 19.000, pero confirmó que por fuera del control del BPS percibía un total de US$ 2.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)