Figueredo dispuesto a dar más datos

Fiscal del caso Figueredo: "Hay mucha gente nerviosa"

La Secretaría Antilavado y el BCU investigan la ruta del dinero del soborno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Figueredo volvió ayer a Cárcel Central, su abogada dice que tiene más datos para aportar. Foto: Reuters

El capítulo del "Fifagate" en Uruguay abrió un flanco judicial que trasciende ampliamente el ambiente futbolístico y la investigación que lleva adelante el fiscal del Crimen Organizado, Juan Gómez, apunta a varios actores del mundo financiero y empresarial que tuvieron vinculación con el trasiego de dinero producto de los sobornos que recibió el expresidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo, ahora procesado por delitos de estafa y lavado.

"Son varios los que están siendo investigados. Hay mucha gente muy nerviosa. Yo no puedo hacer comentarios porque tenemos una estrategia ya desplegada", dijo ayer Gómez a El País.

La Secretaría Antilavado y la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Central trabajan como auxiliares de la Justicia y chequean la ruta del dinero enviado por Figueredo para determinar si alguna de las instituciones que lo recibieron y volcaron al sistema, tanto bancos como cambios de servicios financieros, hicieron los reportes de "operaciones sospechosas o inusuales" que obliga la ley antilavado.

Una vez que la fiscalía reciba los informes de ambas instituciones determinará la lista de futuros indagados o testigos que serán citados. La jueza del Crimen Organizado, Adriana de los Santos, retomará la causa en la segunda quincena de enero.

Gómez dijo que poseía información que probaba la estafa y el lavado de activos, pero que igualmente lo sorprendió el relato de Figueredo. "La confirmación más acabada de todo lo que ocurría es muy importante. Una cosa es obtener la información y otra que alguien directamente involucrado se atribuya el conocimiento de todo", explicó Gómez.

Bien pago.

Figueredo admitió ante la Justicia que retiraba mensualmente US$ 40.000 de las cuentas de la Conmebol y que no quedaba registro de ese dinero en los balances de la institución. También percibía otros US$ 50.000 mensuales que le pagaban empresas que poseían los derechos de televisación de los torneos (Torneos y Competencias). Figueredo dijo que esas retribuciones ilícitas a las que calificó como "plata dulce" estaban instituidas desde hacía décadas y que él intentó "legalizar" cuando llegó a posiciones de dirección.

Según Gómez, Figueredo canalizaba su dinero en Uruguay a través de inversiones inmobiliarias "con la cooperación de la empresa Weiss Sztryk Weiss". Para ingresar el dinero, una forma era "la realización de aportes que solo para la construcción de un hotel y la compra de un terreno contiguo se situaban en US$ 3 millones aproximadamente, manifestando que era por sumas entre los US$ 150.000 y US$ 200.000, con la particularidad de que la propia contadora de la empresa se negaba a introducirlas al mercado financiero, ante lo cual, uno de los integrantes de la firma se encargaba de hacerlo, obviamente sin dificultad", señala el pedido de Gómez.

Asimismo, Figueredo "admitió otras operaciones inmobiliarias" con Weiss Sztryk Weiss "tanto sobre bienes en Montevideo, como en el departamento de Maldonado, refiriendo en este último caso, a vía de ejemplo, la adquisición de dos apartamentos a los cuales se refiere de escaso valor, y la compra de un terreno, en la rambla, aportando por su participación aproximadamente US$ 1 millón, con el propósito de la construcción de un hotel, en el cual tendría un porcentaje de un 10% aproximadamente".

En la edición del pasado sábado, Ricardo Weiss, cofundador del estudio Weiss Sztryk Weiss, descartó irregularidades en las operaciones que llevaron adelante con Figueredo.

"Hace 45 años que trabajamos y tenemos una trayectoria limpia, no somos cómplices de nada. Trabajamos con total honestidad y no colaboramos con cosas que no son las adecuadas. Nos vamos a defender porque actuamos con absoluta buena fe sin estar al margen de la ley. Eugenio Figueredo es una persona pública, que está vinculada hace más de 20 años cuando teníamos Atijas Weiss, y no es una persona que apareció como paracaidista", dijo Weiss a El País.

El expresidente de la Conmebol, que también ejerció como vicepresidente de la FIFA, dijo a la Justicia que recibió giros a través de una sucursal del banco Santander en Punta del Este y de un cambio dedicado a servicios financieros, el cual identificó y es ahora motivo de investigación por parte de las autoridades.

Factor Bauzá.

Uno de los aspectos más polémicos del caso tiene vinculación con el rol cumplido por el expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá.

En su declaración, Figueredo dijo que "todos los presidentes" de las asociaciones que integran la Conmebol recibían pagos irregulares que ascendían a la mitad de lo que él percibía, es decir, unos US$ 20.000 por mes por cada uno.

Consultado expresamente por este punto, el fiscal Gómez dijo a El País que Figueredo no hizo ninguna distinción entre los presidentes de las asociaciones. "Dijo que todos los presidentes de las asociaciones recibieron determinados fondos y expresamente no excluyó a nadie. Él dijo todos los presidentes de la época", precisó.

Consultado sobre si prevé una citación a Bauzá, el fiscal señaló que no lo puede adelantar. "No puedo dar detalles porque esto es una estrategia global de investigación. Es ahora mi responsabilidad determinar si eso que se dijo es cierto o no", dijo Gómez.

Bauzá ha negado sistemáticamente cualquier tipo de participación en la trama de corrupción que involucró a los altos dirigentes de la Conmebol.

"El que me acusa ya sabemos dónde está".

El expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, se excusó ayer de hacer declaraciones sobre el caso de Eugenio Figueredo, las coimas en la Conmebol y los dichos de quienes lo involucran. Contactado por El País, Bauzá dijo que por recomendación de sus abogados y su familia decidió no hacer más comentarios sobre el asunto, y que se limitará a dar los pasos legales que sean necesarios. Consultado sobre las declaraciones de Figueredo que señala a "todos los presidentes de la Conmebol" recibiendo dineros en forma irregular, Bauzá se limitó a decir: "quien me acusa ya sabemos dónde está". Y recordó que en la investigación que llevó adelante el FBI por el pago de millonarios sobornos a presidentes de asociaciones sudamericanas y directivos de la Conmebol, él fue el único que quedó excluido de la trama de corrupción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados