"EL TALLER DE BELLONI"

Desde la feria de Tristán Narvaja al verano ardiente de Maldonado

Fotografías del taller del escultor Belloni llegan al Museo García Uriburu.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trabajo de presentación del proyecto para el Monumento a la Carreta del Parque Batlle. Foto: Centro de Fotografía

El próximo martes 17, a las 20:00 horas, se inaugurará la muestra fotográfica "El taller de Belloni", en el Museo Nicolás García Uriburu de Maldonado (calle 25 de Mayo, entre 18 de Julio y José Dodera).

Se trata de una selección de imágenes de obras del notable artista que fueron encontradas por la familia Grompone en la Feria de Tristán Narvaja.

Los registros fotográficos incluyen los procesos y el ambiente de trabajo en el taller del escultor José Belloni (1882-1965), creador de monumentos emblemáticos que se encuentran en plazas y parques de Montevideo y otras ciudades del país.

Por ejemplo, El Entrevero (en Plaza Fabini); la estatua ecuestre Nuevos Rumbos (inaugurada en 1948 en el Parque Rodó), el Monumento a la Carreta (inaugurado en 1934 en el Parque José Batlle y Ordoñez), y la puerta de la Catedral de Florida.

El hijo del ingeniero Juan Grompone, Rafael, fue quien en noviembre de 2015 había tenido la fortuna de descubrir una verdadera joya oculta en el popular paseo del Cordón.

Como por entonces informó El País, el paquete adquirido por apenas $ 1.000 incluía 18 cajas, con unas 150 fotografías, negativos en placas de vidrio. En una primera instancia ya se observó que muchas de las fotos halladas eran tomas de estatuas o bajorrelieves. Las imágenes halladas en la Feria de Tristán Narvaja revelan la intimidad del taller de Belloni y los procesos de creación de muchas de sus obras. Pero en esas cajas halladas faltaban fotografías de algunas de sus esculturas. Eso condujo a estimar que puede haber otras cajas con material similar.

Al acervo publico.

Apenas se daba a conocer el descubrimiento, el ingeniero Grompone anunciaba a El País que para él el destino natural de las fotos debería ser el archivo de la Intendencia de Montevideo, ubicado en la avenida 18 de Julio 885, en el ex Bazar Mitre.

"Es el mejor archivo fotográfico que tenemos y tiene salones con temperatura controlada y escáner para placas de vidrio. Yo hice escaneo de algunas placas y fotografié todas, pero no es lo mismo que un buen escaneo. Tampoco hemos querido limpiarlas. Hay cosas que las tiene que hacer un conservador", sostuvo Grompone.

Eso se terminó concretando y el Centro de Fotografía organizó una primera exposición en su sala de Montevideo, entre septiembre y noviembre de 2016.

Las copias fotográficas fueron para eso montadas sobre chapas de 100 x 150 cm y dispuestas verticalmente sobre pedestales de madera, de modo que el espectador pueda apreciar las dimensiones arquitectónicas del taller de Belloni, tan bien capturadas en estos registros de época.

Ahora esa muestra podrá apreciarse en Maldonado, con el apoyo del Ministerio de Educación y Cultura y la Intendencia fernandina.

"Mi padre conocía a Belloni y yo estuve alguna vez en su taller", contó Juan Grompone.

"El escultor era un hombre de formación y de una familia suiza, de modo que era muy sistemático para todo. Él tomaba fotografías de sus obras y de los proyectos. A la persona que lo había contratado le mostraba primero los bocetos, una pequeña escultura, sobre los cuales después hacía la obra verdadera. Hay veces que se manda al fundidor un modelo tamaño más chico y es el fundidor el que lo agranda", comentó.

La alborada suiza del genial escultor uruguayo

Belloni nació y murió en Montevideo pero comenzó su carrera artística en Lugano (Suiza) bajo la dirección del maestro Luis Vasseli, en la Escuela Profesional de dicha ciudad.Vuelto al Uruguay obtuvo por concurso una beca de escultura en el año 1899. Regresó a Europa, concurriendo a la Academia de Munich, desde donde enviaba anualmente sus trabajos a las exposiciones de esa ciudad, como asimismo a las de Roma, Ginebra, Budapest, Lugano, Lausana y Neuchatel. Enseñó dibujo profesional en Tesino (Suiza). Finalizada su beca regresó a Montevideo, en donde fue designado por la Comisión del Círculo Fomento de Bellas Artes para dirigir las clases de modelado y de dibujo ornamental, cargo que ocupó hasta el año 1914. Ese año pasó a ser el director del Círculo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados