REGULACIÓN

Farmacias uruguayas opinan sobre la venta de marihuana

Estas, por ahora, dudan si sumarse o no a la peculiar iniciativa. Elaboranun acta de entendimiento sobre unos 11 puntos básicos acerca de las condiciones de dispensación y seguridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fotograma del documental.

"Un simple porro puede ser un simple porro o no. Y se empieza por eso, pero después se sigue", dijo Estela Britos, empleada de la farmacia Dársena, en Ciudad Vieja, sobre la marihuana que comenzará a cultivarse por dos empresas a las que el Gobierno ya otorgó la licencia.

La ley marca que ese cannabis, cuyas semillas todavía están evaluándose, se venda en las farmacias que voluntariamente se sumen a la idea y a los ciudadanos que se registren en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Para Alejandro Kurz, propietario de la farmacia Doctor Ocasión, estos establecimientos son "el camino más lógico" para la venta de este producto, ya que a su juicio se trata de "un medicamento más", por lo que destacó que no tendrá inconveniente en venderlo si los compradores están debidamente autorizados.

El pasado jueves, y tras un largo periodo de calificación, se anunció que dos son las empresas que producirán y distribuirán, en principio, hasta dos toneladas anuales de cannabis.

El gobierno explicó que continúa en conversaciones con estos establecimientos y que ya hay un borrador de acuerdo y un acta de entendimiento sobre unos 11 puntos básicos acerca de las condiciones de dispensación y seguridad.

"No nos vamos a adherir en lo más mínimo. No estamos obligados a participar", dijeron desde la Farmacia Matías González de la capital, al considerar que la marihuana "no va en pro de la salud de las personas".

Sin embargo, en una conversación posterior aclararon que su postura finalmente no iba a ser tan tajante porque hay "algunas cosas (previstas en la venta) que no van a seguir de la misma manera", aunque ratificaron que "de momento" no van a vender, ya que "hay que aclarar un montón de cosas".

De momento, hasta que se pueda pagar por ella legalmente, dos formas hay ya -con límites- de poder acceder son el autocultivo y los clubes cannábicos.

Ana Ramírez, empleada de Kurz, entre risas, narra que su "jefe" quiere que se deje el cabello largo y rastas, con estilo hippie, para dispensar la sustancia. "Si él decide (que se venda) yo lo voy a hacer. Si es todo para bien que así sea", cuenta la mujer, a favor de que la marihuana se expenda como beneficio medicinal, mediante receta, como también estipula la ley para el futuro.

Fuentes del Centro de Farmacias de Uruguay declinaron hacer declaraciones, aunque señalaron que se trata de un tema "muy delicado" y que de momento "no hay certeza" sobre la venta.

La venta de marihuana en las farmacias apunta al 80% de los consumidores, que son los fumadores esporádicos. En tanto, el llamado núcleo duro, que consume todos los días, y que equivale al 20%, ya se está abasteciendo a través del auto-cultivo o los clubes de membresía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)