Gobierno lanza plan de asistencia para 400 productores en zonas críticas

Familias con aljibes secos en siete departamentos

Ayer llovió un poco, pero la marcada falta de agua en varios puntos del país no solamente afecta los volúmenes de la soja cosechada y los abrevaderos del ganado. Distribuidas en siete departamentos, unas 200 familias están recibiendo agua en camiones debido a la situación de déficit hídrico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un camión cisterna de OSE abastece a una familia en el medio rural. Foto: N. Araújo

El gobierno evalúa, de todas formas, que la situación no pone en riesgo la generación hidroeléctrica ya que la gran reserva de que dispone Uruguay que es el embalse de Rincón del Bonete, tiene reservas para seis meses y también Salto Grande cuenta con cantidades aceptables.

Distintos puntos de Cerro Largo, Durazno, Florida, Lavalleja, Paysandú, Treinta y Tres y Tacuarembó están siendo abastecidos con camiones cisterna o camiones con tanques cuando la caminería no permite a los primeros llegar a esos lugares, explicó a El País el director del Sistema Nacional de Emergencia, Fernando Traversa. Los lugares que están recibiendo el agua de OSE con camiones utilizan habitualmente la que extraen de aljibes y cachimbas que se nutren de las lluvias, pero estas no se han producido en los últimos tres meses. A este grupo también se suman ahora aquellos lugares que utilizan pozos a los que ha dejado de llegar agua filtrada del suelo.

En Cerro Largo 50 familias y 14 escuelas rurales reciben agua en tanques que son enviados desde Melo. En una sola jornada de esta semana se entregaron 36.000 litros. Las zonas afectadas por la falta de agua para el consumo humano son: Palleros, La Pedrera (a 12 kilómetros de la capital departamental), Rincón del Rey (a 10 kilómetros al este de Melo), Arévalo (cerca del límite con Durazno), Colonia Orozco (a 30 kilómetros al norte de Melo), Cañada Simanca, Micaela, Pueblo Nando y Chacras de Melo. En Cerro Largo hay uno o dos incendios diarios; 600 hectáreas se quemaron en los últimos tres días en ese departamento. En algunos casos los incendios se generan por quemas de basura o fuegos que se encienden para matar víboras.

En Durazno está complicada la situación en las cercanías de Blanquillo, en la sexta sección judicial, donde están afectadas 15 familias y una escuela. Se está atendiendo también a familias de la zona de Chileno Grande, de Santa Teresa y de San José de Las Cañas.

El otro riesgo relevante que genera la situación de déficit hídrico es el de incendios. Además de Cerro Largo, se han producido varios en Rocha, Canelones, Lavalleja y Paysandú por lo que resulta relevante que se cumpla con el decreto que prohíbe la quema de pastizales, señaló Traversa.

El Sistema Nacional de Emergencias, que ayer evaluó la situación, entiende que si bien hay un déficit hídrico que requiere monitoreo, no hay todavía una sequía y ha recibido información del Instituto Nacional de Meteorología en el sentido de que a partir de mayo las lluvias se ubicarán dentro de niveles normales, dijo Traversa.

Pero las únicas zonas que no están afectadas hoy por la falta de agua son Artigas, parte de Rivera, el oeste de Soriano, el sur de Flores y zonas de Colonia y San José.

El gobierno está procurando interesar a los productores ganaderos de las zonas con menos capacidad de retener agua (las denominadas de "basalto superficial" y de sierras en el Este) en proyectos para aliviar su situación a largo plazo. El gobierno quiere atender este año a 400 productores en estas zonas críticas. A cada uno entregará hasta US$ 8.000 de los cuales el 80% no será reembolsable. El llamado seguirá abierto hasta enero de 2016. En los últimos dos años el programa "Construyendo resiliencia al cambio climático y la variabilidad en pequeños productores vulnerables" respaldó a 600 productores con un total de US$ 3,6 millones.

Proyectos.

Las zonas a las que se pretende llegar están en la mitad este de Artigas, el este de Salto y Paysandú, el oeste de Tacuarembó, la zona de la Quebrada de los Cuervos en el norte de Treinta y Tres, el sudeste de Lavalleja, el norte de Maldonado y el oeste de Rocha.

Las inversiones que se respaldarán deben estar destinadas a aumentar la eficiencia en el uso del agua a través de embalses asociativos o individuales y tajamares y al alumbramiento de aguas subterráneas. Los proyectos deben respetar la biodiversidad del campo natural y promover la plantación de árboles para sombra. También deben apuntar a adecuar la "carga" en el predio, o sea la cantidad de animales que pastorean allí para adecuarla a la disponibilidad de pasturas. También se busca diferir el momento en que el productor debe comenzar a dar de comer forraje a su ganado.

En el Ministerio de Ganadería se entiende que hacen falta más técnicos privados que hagan el seguimiento de los distintos proyectos.

En los proyectos presentados se valorará como aspecto positivo el apoyo institucional de organizaciones vinculadas al sector agropecuario con las cuales los productores o el grupo tengan un vínculo establecido o lo afiancen como consecuencia de la ejecución del proyecto. Las zonas de basalto coinciden en parte con las que sufren más la falta de agua.

El impacto en el agro

La soja, impulsada por la demanda china, fue en los últimos años el cultivo estrella no solamente en Uruguay sino en los países vecinos. Los buenos precios permitieron que se extendiera desde el litoral agrícola del oeste a departamentos del centro del país. Pero la situación cambió.

El fin del ciclo positivo de los "commodities" ha hecho que la soja haya perdido US$ 200 por tonelada y el lunes cerró a US$ 348,61 en la bolsa de Chicago. En Argentina, donde la soja es vital porque provee dólares que se necesitan con desesperación, se calcula que muchos productores perderán dinero este año, justo cuando se espera una cosecha muy buena en cuanto a volúmenes recogidos. En Uruguay, a la problemática de los precios deprimidos se suman los malos rendimientos en varias zonas como el norte del país, Durazno o Florida, que harán que los productores tengan más dificultades para poder cubrir sus costos a causa de la falta de agua.

En los primeros tres meses del año las exportaciones de soja llegaron a US$ 73,8 millones y representaron el 4,1% del total.

La carne bovina con el 21% del total y la madera en bruto con el 12,2% fueron los rubros que más impulsaron las exportaciones. Por el contrario, el arroz y el trigo declinaron.

El Producto Interior Bruto uruguayo creció en 2014 un 3,5%. La previsión oficial para este año es que el producto se expandirá 3% aunque hay economistas que entienden que la expansión será menor, en el marco de la desaceleración regional.

Maldonado superado por el mal estado de la Laguna del Sauce


La intendenta de Maldonado, Susana Hernández, reconoció que el desarrollo de floraciones algales en la Laguna del Sauce, que generó el mal sabor del agua en la ciudades de Maldonado y Punta del Este, no tiene precedentes y superó todos los sistemas de alerta establecidos por OSE. Hernández explicó que es elevado el nivel de hierro y fósforo en la Laguna del Sauce y que la floración de algas fue algo "nunca visto" allí. "Si bien se esperaba el desarrollo de floraciones algales, no se sospechaba de la que realmente apareció (...) La no manifestación de coloración y olor típico de otras floraciones, hizo que un metabolito atravesara la planta potabilizadora y se instalara en el sistema de distribución a la población", explicó la intendenta en un informe.

Aunque el agua tiene mejor sabor, la concentración de algas sigue siendo alta, advirtió. La situación se provoca por la gran radiación, las lluvias escasas o nulas y la alta transparencia del agua. El género de alga predominante que se desarrolló por primera vez en la laguna fue el Cylindrospermopsis asociado a la existencia de un metabolito que le da gusto terroso al agua. El presidente Tabaré Vázquez dispuso que en Maldonado no se cobre el agua hasta que no haya dudas sobre su calidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados