En 2011, un auto cayó en un “cráter” callejero; dos muertos

Fallo a favor de IMM por accidente fatal en Buceo

El accidente fue atroz. En la madrugada del 13 de febrero de 2011, un Renault Megane cayó en un gran pozo producto de una obra vial de la Intendencia de Montevideo en el barrio Buceo. Dos jóvenes fallecieron, uno de ellos en el acto, y otros dos sufrieron politraumatismos graves. Familiares del conductor del vehículo iniciaron una demanda por daños y perjuicios contra la Intendencia de Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Obras comenzaban en Batlle y Ordoñez y terminaban en Ramón Anador. Foto: archivo El País

El 31 de mayo de este año, la entonces magistrada del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno, María Isabel Vaccaro, dictaminó que el accidente fue producido por un hecho de la víctima. Quedó probado que los jóvenes que viajaban en el Renault habían consumido alcohol y el vehículo se desplazaba a "excesiva velocidad" en una zona señalizada donde se reparaban baches.

El caso.

A las 6:15 horas del 13 de febrero de 2011, un joven circulaba junto a otras tres personas en un auto Renault, de color rojo, por el bulevar José Batlle y Ordóñez en dirección a Avenida Italia.

Al llegar a la esquina con la calle Mentana, el vehículo se incrustó en un pozo de 60 centímetros de profundidad que había en el lado este de la calzada.

El bulevar Batlle y Ordóñez se encontraba en reparación desde la avenida Rivera al norte hasta la intersección de la calle Ramón Anador. Se debía circular por media calzada. En el juzgado, los demandantes acusaron a la Intendencia de Montevideo de señalizar "en forma defectuosa" los baches existentes en la zona de Batlle y Ordóñez y Mentana.

También alegaron que por el citado bulevar existe, de sur a norte, una pronunciada subida que le quita visibilidad hasta llegar a su punto más alto, luego del cual se encontraba el pozo en reparación en una bajada.

Insistieron con que en la senda izquierda del bulevar, desde Rivera hasta Ramón Anador, había "baches mal señalizados" de acuerdo a las características de la calzada.

El Renault Megane se estrelló dentro del pozo. El conductor sufrió graves lesiones. Falleció 10 días después. Una joven pereció en el acto y los otros dos acompañantes sufrieron lesiones graves que requirieron su hospitalización.

Los demandantes consideraron que la empresa constructora que había sido contratada para efectuar las obras de reparación de la avenida, era responsable de la mala señalización. Además responsabilizaron a la Intendencia de Montevideo por no fiscalizarlas.

Reclamaron a ambas demandadas la suma de $ 14.816.464 y US$ 14.000 más intereses legales y actualizaciones. Ello equivaldría a más de US$ 1.000.000.

La Intendencia replicó que no era responsable de las señalizaciones, y advirtió que la empresa constructora cumplió con las indicaciones impartidas.

Señaló que la obra en el bulevar Batlle y Ordóñez "llevaba meses y estaba debidamente señalizada".

El representante de la constructora alegó que el accidente fue provocado por el conductor, ya que este manejaba a "velocidad excesiva, causa determinante del accidente". La empresa agregó pruebas de ello generadas en un juzgado penal.

Tras ver las pruebas aportadas por el informe criminalístico sobre la escena del accidente, la jueza Vaccaro interpretó que el Megane circulaba a "velocidad excesiva para el lugar y las circunstancias". Indicó que los conductores de los vehículos atentos "sabían" que debían tomar precauciones en el lugar, puesto que "había señalización" de las obras de reparación. Por ello, rechazó la demanda contra la IMM y la constructora.

Una testigo reconoció que bebieron alcohol.

En el auto Renault viajaban dos parejas. Se habían encontrado horas antes en local bailable del Parque Rodó. A las 6:30 horas del 13 de febrero de 2011, se dirigían a la casa de una de las jóvenes. Una testigo que iba sentada en el asiento del acompañante, dijo en sede penal que todos habían tomado alcohol. El expediente señala que dentro del auto "se encontró una botella de vodka". Agrega que de antecedentes de conductores surge que el chofer del auto había sido sancionado con suspensión por alcoholismo y tenía 10 infracciones entre 2008 y 2009 al conducir sin casco, sin licencia y sin cinturón de seguridad, entre otras infracciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)