Jefes del operativo ya tenían estudiado el lugar desde hace días

El factor "sorpresa" de la Republicana en el Codicen

El Grupo de Respuesta Táctica (GRT) perteneciente al Ministerio del Interior intervino en la noche del martes para desalojar el edificio del Consejo Directivo Central (Codicen), apelando "al factor sorpresa", dijeron a El País fuentes vinculadas al procedimiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guardia Republicana detuvo a una decena de manifestantes. Foto: Fernando Ponzetto.

Los encargados del operativo estaban al tanto de todas las entradas y salidas del edificio antes de entrar al sitio.

"Lo que estaba planificado salió tal cual, nosotros un rato antes espiamos a los jóvenes que estaban tomando vino, caña y fumando porro a las risas, en su gran mayoría eran mayores de edad y no pertenecían a gremios estudiantiles sino que ya los sacábamos de Plenaria Memoria y Justicia", aseguraron a El País.

Cuando la Guardia Republicana tuvo el aval del Ministerio del Interior, "una persona que tenía llaves de acceso al lugar por la entrada del parking que está al lado del edificio, nos abrió y entramos por el sótano", dijeron. "Se debió romper una puerta que tenía un barrote para poder llegar al hall principal. Cuando entramos quedaron estupefactos, enseguida nos empezaron a insultar, pero nunca nos agredieron físicamente, ni nosotros a ellos".

En ese momento los ocupantes salieron pacíficamente por la misma puerta que entraron los efectivos policiales y de inmediato los manifestantes que estaban en la puerta principal comenzaron a hacer fuerza para entrar al edificio. "Ahí empezaron a agredir a los oficiales y estos repelieron las agresiones", confesó uno de los líderes del operativo policial.

"Subestimaron a los policías".

Desde el Ministerio del Interior dijeron a El País que los ocupantes del Codicen y quienes estaban en las afueras "subestimaron en todo momento a los policías y a las respuestas tácticas que se pueden dar en este tipo de ocasiones". Según informaron, los más jóvenes que estaban dentro del edificio del Codicen, minutos antes de que interviniera la Guardia Republicana, "se reían de lo que estaban haciendo y decían que tenían todo bajo control".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados