El efecto Ancap

FA tendrá votos para salvataje que cubrirá una “chamboneada”

Mujica insiste en que no conocía la situación de Ancap; antes del martes vota Diputados.

La desesperación ganó al Frente Amplio: el elusivo voto 50 para levantar el receso parlamentario a fin de sancionar la ley de capitalización de Ancap está en operativo retorno desde Cuba, la isla de régimen comunista ahora amigado a Estados Unidos. En tanto, el expresidente José Mujica adjudicó a una “chamboneada” los millones de dólares que perdió Ancap bajo su gobierno, pero aclaró que no de él, que “no conocía” cómo estaba dirigida la empresa pública más importante del Uruguay.

El proyecto de capitalización de Ancap -votado el lunes por el Senado solo con el apoyo del Frente Amplio- se tiene que sancionar antes del martes 5 de enero porque de lo contrario el déficit aumenta por el cierre del balance. Si se aprueba antes de esta fecha quedará en el balance anterior contabilizado como “ganancia”. Además, hay riesgo de que las calificadoras le bajen la nota a Ancap y no pueda acceder a préstamos de la banca privada, dijeron a El País fuentes de la bancada oficialista.

Ayer los diputados del Partido Socialista intentaron comunicarse con su compañero de bancada Enzo Malán, de vacaciones en Cuba, y cuya ausencia impidió sancionar la ley de capitalización. El diputado Gonzalo Civila se paseaba hablando con dos celulares en el pasillo de la sala donde funciona la bancada intentando resolver la situación.

A última hora de ayer, el FA se aseguró los votos para levantar el receso y aprobar la capitalización de Ancap, debido a que al tener conocimiento de la situación, Malán confirmó que mañana viajará de retorno a Montevideo, de acuerdo con lo que indicó un comunicado del Partido Socialista.

La idea que se considera en la bancada del FA es la convocatoria de la Cámara de Representantes para el 1° de enero, con la finalidad de levantar el receso y realizar el sábado 2 la sesión de discusión y aprobación del proyecto que capitalizará a la empresa pública. Las fechas de convocatoria a las dos sesiones quedarán definidas hoy.

En la tarde de ayer circularon varias versiones sobre la convocatoria de una nueva sesión plenaria, que incluyó una negociación con el colorado Fernando Amado. Según fuentes del FA, Amado puso como condición que fuera el propio presidente Tabaré Vázquez quien le pidiera el voto.

Sin embargo, consultado por El País Amado negó esa versión. “No soy bombero del Frente Amplio ni lo seré”, precisó.

A esto se agregó otra complicación: el frenteamplista Alfredo Fratti (Espacio 609) tiene que viajar al exterior el 4 de enero para visitar a uno de sus hijos.

"Chamboneada".

Para agregarle tensión a la situación, Mujica volvió a hablar sobre el déficit de la empresa estatal. Ayer, entrevistado en El Espectador, reconoció que “el manejo financiero no fue solvente” en el ente petrolero, pero aseguró que “no lo conocía”. Según Mujica, “el endeudamiento interno en dólares fue un error financiero de Ancap”, reconociendo que “en el manejo financiero la chamboneamos”.

“No lo conocía, lo conozco hace poco, pero sí, es cierto, el manejo financiero no fue solvente”, aseveró Mujica, hoy senador del MPP. Y ante la pregunta acerca de cómo siendo presidente de la República no estaba al tanto de la situación financiera de la mayor empresa pública uruguaya respondió: “Bueno... no lo conocía. No importa... de todas maneras eso no elude responsabilidad”.

Mujica dijo además que el costo de “la fiesta de la desulfurizadora” -en la que se gastaron US$ 360.000 para la inauguración en 2013 con la presencia de la expresidenta argentina Cristina Fernández- si bien “en las cuentas de Ancap parece ridículo”, a él le “duele mucho. Me enteré ahora”, dijo.

“Creo que se podría haber gastado menos, pero también considero que cinco directores es mucho para Ancap (...). Para mí con uno de la oposición y dos del gobierno alcanzaría, pero no sólo en Ancap, en todos los entes. Y nos ahorraríamos secretarias, autos. ¿Sabe lo que vale un director? Eso de la fiesta es una pavada a lo que cuesta un director con la secretaria, el auto…”, aseguró.

Mujica se ha enfrentado a su exvicepresidente, el ministro de Economía, Danilo Astori, por las razones que llevaron a las pérdidas en Ancap. Hace una semanas intercambiaron duras cartas.

Otro fracaso.

Ayer no hubo quórum en el plenario de Diputados para levantar el receso y convocar a una reunión para la noche a fin de sancionar el proyecto sobre Ancap. Por más que se había anunciado que el diputado Guillermo Facello (hasta ayer en el Partido Colorado) daría su voto, finalmente no lo hizo. “Como diputado que responde a Edgardo Novick”, explicó en una declaración pública, “no voy a habilitar con mi voto ninguna acción política que permita perpetrar este atentado contra los bolsillos de los ciudadanos adjudicando a esa empresa recursos que el gobierno podría destinar a la educación, a la seguridad o a la salud”.

Novick, enfrentado con el gobierno, le pidió ayer a Facello que no entrara a sala para dar el voto 50 y así levantar el receso. En realidad, lo que el diputado quería era habilitar el quórum para el ingreso de los pedidos de licencia pero nunca hubiera votado el proyecto del gobierno, aclaró a El País.

El diputado Germán Cardoso, secretario general del Partido Colorado, contó que el lunes 28 le envió mensajes a Facello “que leyó y no respondió”. “Necesitaba hablar con él porque la bancada colorada había resuelto no entrar a sala ni votar el proyecto, pero no respondió los mensajes”, explicó Cardoso. Momentos más tarde, Facello anunció su desvinculación del Partido Colorado (ver aparte).

A medida que se acercaba la sesión, el Frente Amplio no sabía que Facello había cambiado de posición. Los diputados oficialistas fueron ingresando a sala. Sobre las 15 horas había 46 en sus bancas. La número 47 fue Orquídea Minetti (MPP), luego, agitado, entró Roberto Chiazzaro (PS), y el diputado 49 fue Luis Gallo (FLS). Nadie más. A las 15:09 Alejandro Sánchez, presidente de la Cámara, debió declarar que no había quórum.

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Colorado aprobó horas antes una declaración exhortando a sus diputados “a no ingresar a sala al momento que se pretenda considerar en el Parlamento la capitalización de la empresa Ancap”.

“La capitalización murió en La Habana”, sostuvo el diputado nacionalista Jorge Gandini, en alusión a que quien faltaba, el frenteamplista Enzo Malán, está de viaje en Cuba.

Desde el FA se asumió la responsabilidad por la ausencia del voto 50, según admitió el diputado Carlos Varela, coordinador de la bancada. Varela dijo que el FA quería tener la capitalización pronta “por razones de imagen de la empresa” y porque “impactará en los balances de Ancap”.

“Fue otro papelón como el del Senado cuando faltó (Rafael) Michelini”, estimó Gandini. “No nos pueden someter a esta situación si no tienen los votos”, agregó.

CONVOCATORIA EN DIPUTADOS


La firma que levantó sospechas


A pesar de que no se formalizó la reunión del plenario de la Cámara de Diputados, desde la oposición se dijo que la sesión estaba ilegalmente convocada y que, en caso de haberse sancionado la capitalización de Ancap, podría haber sido anulada por irregular. Según contó a El País el diputado del Partido Nacional Pablo Abdala, el Frente Amplio “no presentó una nota solicitando la convocatoria a la sesión, sino que presentó ante la Secretaría de Cámara una planilla con los 50 nombres de los diputados oficialistas y sus respectivas firmas al lado. Pero en esa planilla figura la firma del diputado Enzo Malán, que no pudo haberla firmado el lunes porque se encuentra fuera del país”. Abdala explicó que, según el reglamento de Diputados, para convocar a una sesión extraordinaria es necesario presentar una nota con la indicación de los temas a tratar. “Eso no ocurrió. La bancada del Frente actuó con cierta suficiencia”, afirmó Abdala, que presume que la de Malán es una firma vieja. En el Parlamento se estila que los legisladores dejen documentos firmados por si se necesita que tomen licencia y así habilitar a la citación de su suplente.

Astori opta por no dar detalles


El ministro de Economía, Danilo Astori, reconoció en la comisión de Hacienda del Senado que no puede dar mayores detalles de los pasos futuros de Ancap, pero aseguró que ya se han producido reprogramaciones de su deuda. En el caso de un vencimiento de una deuda bancaria, se pasó de seis meses a tres años con la misma tasa de interés, explicó. Astori eludió responder al nacionalista Jorge Gandini si confiaba en las autoridades actuales de Ancap, y se limitó a decir que “confío en lo que ha resuelto el gobierno del que formo parte, confío en todas las medidas que ha anunciado la ministra Cosse y por eso estoy acá, comprometiéndome y trabajando con ellas”. El ministro sostuvo que Ancap no está quebrada pero que en pocos meses su patrimonio podría ser negativo si no se toman medidas.

La diputada del Movimiento de Participación Popular, Lilián Galán, dijo que al no dar quórum ayer para que se votara la capitalización, la oposición impidió derogar la vinculación que existe hoy entre los aumentos del Imesi y las subas para los funcionarios públicos, lo que podría abrir la puerta a un nuevo aumento de los combustibles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados