En Rivera, una adolescente de 13 años, embarazada, se fugó de un hogar

Explotación sexual infantil: declaran "clientes" y jerarcas de INAU

Dos personas declararán hoy en calidad de emplazadas y otras cuatro en los próximos cinco días por un caso de explotación sexual infantil que involucra a una menor de 13 años que estaba a cargo del INAU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Clientes contactan a menores en "la plaza de la línea" y luego se trasladan a Livramento.

En esta jornada la Justicia Penal también interrogará a jerarcas del Instituto y a una decena de testigos por las supuestas salidas efectuadas por dicha adolescente.

Transcurridas 48 horas de instrucción y ante el vencimiento de los plazos, el juez penal de Rivera, Humberto Verri, comenzará la indagatoria en el marco de la "Operación Rosas" que pretende dejar en evidencia la existencia de explotación sexual infantil en el parque Internacional. Se trata de una actividad que es ejercida a la luz del día y a la vista de todo el mundo en el espacio público que separa las ciudades de Santa Ana do Livramento (Brasil) y Rivera (Uruguay).

La "Operación Rosas" se precipitó el jueves 16 tras el ingreso al hospital riverense de una adolescente de 13 años, embarazada de cuatro semanas, que presentaba una infección muy dolorosa. Esta dolencia fue identificada por los médicos como "bartolinitis".

Esa adolescente, hace poco más de un año, fue pieza clave, para el procesamiento con prisión de un joven de 20 años, por los delitos de suministro de estupefacientes y corrupción de menores de edad.

La investigación judicial sobre explotación sexual infantil en el parque binacional había comenzado en enero de este año. Tiene como víctimas visibles a una adolescente de 15 años, embarazada de ocho meses y a la de 13 también encinta. Esta menor, al ingresar enferma al hospital, terminó precipitando la instancia penal.

Esa adolescente comenzó a ejercer el meretricio con 11 años a instancias de su madre, que también se dedica a ese oficio. En la explotación sexual de la joven y de su madre juega un rol clave el marido de la mujer. No fue posible detenerlo ni interrogarlo, porque se encuentra en territorio brasileño.

El hecho de que una de las menores —la de 15— estuvo en la órbita del INAU, y la otra era cuidada por ese organismo hasta la fecha, determinó que fueran citados a declarar hoy con asistencia letrada, la jefa departamental del INAU y la directora del Hogar Femenino de Rivera, señalaron fuentes del caso a El País.

El principal escollo que enfrentan los investigadores es que las menores "arreglan" con los clientes en el medio de la plaza. Luego la pareja se va a moteles y hoteles en Livramento. La mayoría de los clientes identificados son mayores de 40 años. Muchos de ellos poseen antecedentes penales. Tres de los cinco hombres que permanecieron detenidos en la noche del martes 21, tienen legajos criminales.

La información recabada, indica que las menores cobran entre $ 400 y 600 por mantener relaciones sexuales con adultos.

Fuentes del caso estimaron que "en todos los barrios (de Rivera) hay adolescentes ejerciendo el meretricio".

En octubre de 2013, cuando la Jefatura de Rivera creó la división "trata y tráfico de personas" —dependencia conformada por tan solo cinco funcionarios— comenzó una investigación sistemática sobre explotación sexual infantil que ha dado lugar al procesamiento de más de 40 personas. La mitad de ellas, fueron remitidas a raíz de los interrogatorios a siete menores que estaban bajo la tutela del INAU.

Diagnóstico.

Lilián Padern, funcionaria del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y una de las integrantes de la Comisión departamental contra el trabajo infantil, dijo a El País que "potenciales víctimas" de abuso o explotación sexual infantil son algunas niñas que empiezan a vender medias en el Centro de Rivera.

Según Padern, las menores establecen una relación de afecto con señores mayores que compran medias o los productos que ellas vendan. "Cuando las niñas crecen e ingresan a la adolescencia, los adultos les hacen propuestas indecentes, y estas terminan cediendo", dijo la funcionaria.

Quienes integran el comité departamental contra el trabajo infantil, no esconden su constante malestar con los funcionarios del INAU que "no se involucran".

El rol de los funcionarios del INAU está bajo la lupa judicial porque se presume que, cuando las menores salen por las noches sin autorización, los encargados de los hogares no registra tales hechos y no los comunican a sus superiores.

SABER MÁS

El 9% con licencia médica


La jefa departamental del INAU, Miriam Martínez, al contestar un pedido formulado (al amparo de la ley 18.381) por el ciudadano Néstor Fabián Gallo Díaz, brindó informaciones sobre el funcionamiento de los hogares del organismo. La funcionaria sostuvo que el INAU tiene en Rivera 136 funcionarios, de los cuales un 9% “está con licencias médicas prolongadas”. La jerarca aduce que tienen bajo su jurisdicción a 3.700 niños y adolescentes cuidados por centros y ongs en base a distintos convenios. Bajo la tutela de los funcionarios del organismo se estima que hay a lo sumo 20 niños menores de 12 años; otros 10 en el hogar de varones y otras 20 jovencitas. Los programas de atención directa tienen 2.75 funcionarios en cada turno. “Estas personas cumplen tareas de cuidado, lavandería y control de medicamentos”, dijo Martínez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados