En documento entregado a Vázquez, Korzeniak advirtió desventajas del método

Expertos: reforma no es urgente y desaconsejan la Constituyente

En el Frente Amplio se avanza sobre los contenidos de una reforma constitucional, pero abogados constitucionalistas consultados por El País coinciden en que no es urgente ni conveniente que Uruguay se embarque en esta discusión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los socialistas proponen un sistema unicameral con 120 diputados. Foto: M. Bonjour

El constitucionalista y exsenador socialista José Korzeniak advirtió en un informe que entregó a su sector, a la Presidencia de la República y al Frente Amplio su discrepancia con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. La misma posición tienen otros expertos.

El tema divide al Frente Amplio. El Partido Socialista considera que "el mecanismo indicado para involucrar activamente a la ciudadanía en una reforma es a través de una Convención Nacional Constituyente". Sin embargo, esto es rechazado por el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Nuevo Espacio.

Para Korzeniak, la convocatoria de una Constituyente "es un mecanismo muy farragoso que lleva no menos de 20 meses o dos años y supone una campaña electoral importante y una elección de un órgano compuesto por 260 miembros".

Korzeniak expresó esta posición por escrito a sus compañeros del "núcleo de base" del Partido Socialista en La Paloma y remitió una copia del documento al presidente Tabaré Vázquez y a la presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier. "Me consta que les llegó, yo no discuto por la prensa, lo hago público ahora porque antes lo dije en la orgánica", acotó.

El constitucionalista considera que "ahora" no es conveniente una reforma constitucional. "No lo veo como un tema ni para este año, ni para el que viene", admitió a El País.

La misma visión tienen otros constitucionalistas. Para Martín Risso, "la Constitución se puede modificar en cualquier momento, pero ahora no hay urgencia". En el mismo sentido agregó que "sinceramente no hay mucha cosa que modificar" y "lo único que mejoraría sería la convocatoria de las elecciones legislativas de medio término. Lo demás serían modificaciones muy limitadas".

Según Risso, la mejor herramienta para modificar la Constitución es la ley constitucional, que requiere la mayoría especial de dos tercios de cada cámara para ser aprobada. En cambio, aseguró que la Constituyente es un mecanismo "muy pesado" y "costoso".

Para el catedrático y constitucionalista Ruben Correa Freitas, la reforma no es viable si no hay un consenso de todos los partidos políticos. "Creo que no hay una necesidad, más allá de que sería oportuno y bueno hacer algunos cambios como el reconocimiento de derechos humanos consagrados en tratados internacionales", opinó.

Correa Freitas tiene claro que el camino de la Asamblea Constituyente es "difícil y complejo", porque el país quedaría paralizado durante un año. "Hay cosas demasiado importantes como el tema de la seguridad, educación o la economía, más que esto", subrayó.

Reforma Judicial.

La creación de un tribunal o sala constitucional es una propuesta que impulsa el MPP. Tanto Correa Freitas como Korzeniak entienden que puede ser una buena idea, pero se debe asegurar que el tribunal no quede sometido al poder político del gobierno de turno.

"A mí la solución del tribunal constitucional me gusta, siempre que sea independiente", señaló Correa Freitas. Y cuestionó la propuesta del MPP de que lo integren actores sociales, jerarquías jurisdiccionales y especialistas del ámbito académico. "No lo veo viable, sería utilizar criterios estrictamente políticos. Ya hay otras experiencias en América Latina y podría ser nefasto", remató Correa Freitas.

Korzeniak, en tanto, no se opone al tribunal constitucional, pero entiende que si se mejora la carrera de los magistrados no sería necesario hacer este cambio.

A Risso no lo convence la propuesta, porque entiende que la Suprema Corte de Justicia cumple bien sus competencias. Si se hace, el tribunal debería ser "jurisdiccional y no político", señaló.

En tanto, los constitucionalistas coinciden que no es necesario reformar la Constitución para cambiar el concepto de propiedad privada de "inviolable" a "fundamental", o introducir dentro de la carta magna leyes como el matrimonio igualitario o el voto consular, y tampoco definiciones ideológicas como la autogestión o el rediseño de la política tributaria.


Si no puede ver la imagen haga click aquí

SABER MÁS

A favor de cambios electorales.


La necesidad de realizar cambios al sistema electoral fue debatida en plena campaña presidencial y es uno de los temas que analizará el Frente Amplio en una reforma de la Constitución. Los constitucionalistas consultados por El País coinciden en que son necesarios algunos cambios. Para el catedrático Ruben Corre Freitas, el balotaje "es un buen instrumento" y se debería mantener, aunque sí son necesarias modificaciones en las elecciones internas, para que en lugar de ser abiertas sean cerradas a los afiliados de los partidos.


"Lamentablemente hay varias elecciones donde otros sectores han decidido la suerte o mejor dicho la desgracia de otros partidos políticos", aseguró. Por su parte, el constitucionalista Martín Risso opinó que es "absolutamente razonable" separar más en el tiempo las elecciones nacionales de las departamentales. A su juicio juntarlas sería "un retroceso". Para el experto en derecho constitucional José Korzeniak, "al sistema electoral hay que simplificarlo" y llevarlo a una sola elección, sin contar las internas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados