VIDEO

El experimento de Unicef: ¿qué harías si vieras a una niña sola en la calle?

Un trabajo audiovisual de la organización muestra las reacciones de las personas cuando ven a una misma niña de seis años con diferente apariencia.

El pasado martes, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó su informe "Estado Mundial de la Infancia 2016",  en el que se muestran perspectivas para el desarrollo digno de la infancia y la adolescencia en el mundo.

En el caso de Uruguay, las perspectivas son más alentadoras que las que se muestran como promedio a nivel mundial. Sin embargo, la brecha de inequidad respecto a la población con menos ingresos creció.

La pobreza medida en valor monetario en los niños se redujo de un 50% en 2006 a un 18% en 2015. Esto fue acompañado por la reducción de la pobreza en los adultos, que pasó del 26 al 7%.

Los niños afrodescendientes siguen siendo los más expuestos a la pobreza, a pesar de que las cifras se han reducido. Desde 2006, la brecha entre la pobreza en niños afrodescendientes y no afrodescendientes se venía achicando, pero en 2015 (31,8 a 15,9%) hubo un leve aumento de la misma respecto a 2014 (29,5 a 16,2%).

A nivel educativo, el 96,6% de los niños uruguayos terminan la educación primaria, el 68,1% concluyen la educación media básica y el 37,6% logran finalizar los estudios medios superiores..

Sin embargo, estas cifras cambian a la hora de analizarlos sectores sociales. En el quintil de ingresos más alto, el 99,2% de los niños terminó la primaria, el 69,1% de los adolescentes finalizó el ciclo básico y el 70,9% finalizó sus estudios en educación media superior.

En el quintil de ingresos más bajos, en cambio, el 94,1% de los niños finalizaron la escuela. El porcentaje de adolescentes que lograron culminar la educación media básica baja al 45,2% y la cifra cae al 10,9% de jóvenes que finalizan la educación media superior.

Campaña contra los prejuicios

En el marco del informe presentado a nivel mundial, la Unicef presentó un trabajo audiovisual en el que se muestra un "experimento para enfrentarnos a nuestros propios prejuicios y para recordar que todos los niños y las niñas merecen una oportunidad".

En las imágenes se muestra a una niña de seis años, sola, en la calle de una ciudad europea. Al verla, algunas personas se acercan a ella para preguntarle si se perdió o si se encuentra bien. Más tarde, la niña se coloca en el mismo lugar pero vestida con ropa sucia. El cambio de vestuario generó que ninguna persona se le acerque.

Un experimento similar fue realizado en un shopping. La niña se paseó por las mesas de la plaza de comidas y recibió sonrisas y buenos tratos por parte de quienes estaban en el lugar. Luego, cuando aparece la falsa niña de la calle, se observa a personas que toman sus carteras o mochilas, le piden que se aleje o directamente llaman al eprsonal de seguridad del lugar.

El experimento se vio interrumpido porque en la segunda instancia del shopping la niña se puso a llorar, al recibir solamente malos tartos por parte de quienes se encontraban en el lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados