OCHO HORAS DE INTERVENCIÓN PARA SALVAR UNA VIDA

Exitosa cirugía inédita en Hospital de Tacuarembó

Médicos logran detener una malformación en el cerebro

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Pereda: "El reto de la cirugía era poder sacar el tumor sin lesionar el lenguaje".

En el Hospital de Tacuarembó se realizó por primera vez una intervención neuroquirúrgica que combinó la alta tecnología disponible y el desarrollo de capacidades técnicas del equipo del Centro Regional de Neurocirugía de Tacuarembó (CeReNeT).

La operación se efectuó a un paciente joven procedente de la ciudad de Tacuarembó. El hombre, cuyo nombre no fue divulgado por las autoridades del centro médico, sufrió hace dos años una convulsión generalizada. Luego de ese episodio, los médicos tratantes le diagnosticaron una malformación arterio venosa en el cerebro, mediante la realización de tomografía computarizada.

El padecimiento, que en la jerga médica se conoce como MAV, corresponde a una alteración en los vasos cerebrales, formando un ovillo arteriovenoso. Si se rompe y sangra, produce un hematoma intracraneano, poniendo en serio riesgo de vida al paciente.

El tratamiento curativo es la remoción quirúrgica de la MAV. La técnica más efectiva y segura es realizando una arteriografía durante el acto quirúrgico.

Los especialistas que participaron en la intervención explicaron que con el objetivo de lograr una "exéresis completa" y mejorar los resultados, se combinaron, en forma inédita en el Uruguay, una serie de procedimientos imagenológicos y quirúrgicos que evitan tener que volver a intervenir al paciente, según explicó El País el doctor Ciro Ferreira, director de la institución. En tal sentido, los médicos participantes realizaron arteriografías intraoperatorias en tiempo real (previa y post resección de la MAV) y resonancia magnética perioperatoria, antes de finalizar la cirugía.

La intervención, que duró un total de ocho horas, fue realizada por el equipo quirúrgico-anestésico integrado por los doctores Alejandra Jaume, Pablo Pereda y Rudyard Ferreira.

Al día de hoy el paciente se encuentra de alta hospitalaria, en recuperación en su casa.

El equipo de neurocirujanos actuantes evaluó la intervención "positiva" y destacó que esto es posible gracias al "mix" de conocimiento y tecnología que se desarrolla en los block quirúrgicos inteligentes y áreas híbridas con Angiografía y Resonancia Magnética anexa del Hospital, además del instrumental neuroquirúrgico de última generación".

Por su parte, el director del Hospital de Tacuarembó, Ciro Ferreira, manifestó que "esto es un paso más que se alcanza en búsqueda de la excelencia, no solo por la tecnología, sino que más importante aún es la capacidad, esfuerzo y compromiso del colectivo del Hospital, en pro de mejorar la salud y por ende la calidad de vida de los usuarios de ASSE y de todos los uruguayos".

Tecnología en Imagenología.

Poder contar con equipos de Imagenología durante la intervención permite a los especialistas concluir la intervención con "la tranquilidad de que todo salió con éxito", según la doctora Alejandra Jaume. En diciembre pasado el hospital incorporó un Resonador Magnético Intraoperatorio, un equipo que cuesta un millón de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados