Hace seis años que los docentes reclaman un muro por casos de inseguridad

Estudiar amurallado en Casabó

El Muro de Berlín, de 155 kilómetros de largo y 3,6 metros de altura, se hizo tan solo en una madrugada: la del 13 de agosto de 1961; solo una pequeña parte llevó más rato, hasta la tarde de ese mismo día y mientras se edificaba la policía socialista fuertemente armada de la República Democrática Alemana (RDA) cuidaba que nadie pasara al lado occidental.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El frente cuenta con rejas que impiden el ingreso salvo el portón. Foto: L. Carreño

El muro del liceo 50 de Casabó, en tanto, tendrá menos de 100 metros de largo y como mucho dos metros y medio de altura. Hacen ya largos seis años que los profesores de ese centro educativo lo reclaman y que el Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) promete que se edificará. Por ahora no se levantó un ladrillo.

Las consecuencias de esta dilación se hicieron sentir ayer, cuando debido a un paro de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES-Montevideo), más de 72.000 alumnos que asisten al ciclo básico y al bachillerato se quedaron sin poder ir a clases por una huelga. Esta se llevó a cabo 24 horas después que más de 170.000 alumnos escolares de Montevideo, Canelones y Maldonado perdieron un día de clases por un paro realizado tras la agresión a la directora de un Jardín de Infantes, el N° 346, que también está ubicado en el barrio de Casabó.

Las autoridades de la ANEP, del Consejo de Educación Secundaria (CES), los profesores del liceo en Casabó y representantes de ADES, se vieron las caras en la mañana de ayer en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra). Otra vez la misma promesa: "vamos a construir el muro", les dijo el consejero Javier Landoni, que una vez que se voten las venias se convertirá en el número dos del CES.

Los profesores volvieron a creer y por la tarde levantaron la ocupación que mantenían en el centro educativo de Casabó desde el lunes, cuando extraños ingresaron al predio de la institución. Hoy habrá clases.

"La muralla".

En diciembre pasado se hizo una licitación para decidir quién iba a realizar el reclamado muro. Esta se llevó a cabo luego de que una alumna, sus familiares y varias personas ajenas al liceo 50 golpearan a una profesora; los docentes reclamaron y ocuparon la institución; y la directora general del CES, Celsa Puente, prometió el muro para antes del inicio de las clases el 2 de marzo. No se cumplió. Primero se adjudicó a una empresa. Luego, supuestas irregularidades, de las que el Codicen no dio a conocer los detalles, llevaron a que la licitación se hiciera de vuelta. A medidos de este mes al fin se eligió una nueva empresa, de la que no se pretende hacer público su nombre, según advirtió Landoni a El País.

El martes, luego de que extraños irrumpieran dentro del centro educativo, dos trabajadores de la empresa que hará el muro fueron a sacar medidas y a estudiar la situación. "Se demora porque el muro hay que diseñarlo. No es un murito, es una muralla", advirtió Landoni.

El costo de la obra es de más de 1,5 millones de pesos, según expresó el consejero. La construcción se iniciará el primer lunes después de Semana Santa. Y se estima que esta se extenderá por entre tres semanas y un mes.

Hoy por hoy el liceo 50 tiene una reja en su fachada, pero el predio trasero, que está al descubierto, no tiene ninguna protección. Por ahí es que se han metido intrusos.

Landoni dijo que entiende el reclamo sindical, pero también advirtió que es pecar de inocentes pensar que porque haya un muro todos los problemas a los que se enfrentan estudiantes y alumnos se van a solucionar. "La construcción del muro, que es muy importante para el centro educativo, no va a resolver el problema del adentro y el afuera. Lo que hay que hacer es un fuerte trabajo barrial", precisó.

El Codicen, según el consejero, prepara un plan de trabajo junto a la Policía Comunitaria, para tratar de reconciliar a los que están adentro del liceo con los que están de la puerta para afuera. Además, creen que lo que pasó con el Jardín de Infantes de la misma zona demuestra que la dificultad es barrial y no concierne solo al liceo 50.

De todas formas, en declaraciones a El País, el dirigente de ADES, Luis Martínez, ya ha advertido que el sindicato entiende que "el muro no va a solucionar todo, pero es un reclamo de seis años que vienen haciendo los trabajadores; no quiere decir que se haga el muro y se arregle todo, pero al menos va a ser un avance".

Reivindicaciones.

En la reunión de ayer en la Dinatra los profesores del liceo de Casabó hicieron otros reclamos: advirtieron que hay grupos que están superpoblados, que el agua de las canillas sale de color marrón y reclamaron que las tres líneas de ómnibus que pasan a cuatro cuadras (17, 185 y 206) entren al predio del centro educativo.

También manifestaron que faltan adscriptos en el centro. Sobre este último punto, Landoni explicó que "la elección de inscripto aún no se ha hecho, porque falta elegir profesores de algunas materias". Según dijo, el CES quiere llevar a cabo una elección de horas de profesores de Derecho, porque los que eligieron no son suficientes como para cubrir los cargos, y luego de esto, ya la semana que viene, se pondrán a disposición los puestos de adscriptos que faltan para varias instituciones de Secundaria.

Paros parciales por reclamo de recursos.


El presidente de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), Emiliano Mandacen, dijo ayer en conferencia de prensa que las autoridades de la educación le han "mentido a la población" porque "nunca se llegó al 4,5% del PBI" para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (UdelaR). Los sindicalistas advierten que planes como lo son cursos para funcionarios públicos, formación policial y el Plan Ceibal, entre otras cosas no deben ser parte del presupuesto de la educación. Ante esta realidad el sindicato manifestó que a partir del mes de agosto mantendrá paros parciales y esto seguirá igual hasta que no se llegue al 6% del PBI para la educación. Esa cifra es una promesa que realizó el presidente Tabaré Vázquez en la campaña electoral, pero la ministra de Educación y Cultura (MEC), María Julia Muñoz, advirtió semanas atrás en entrevista con El País que no se llegará a ese número enseguida, sino que es una meta para el final del período.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados