POLÉMICA POR LAS ONG EN LA EDUCACIÓN

Sin estrategia para el aprendizaje de los pobres

Un director del Ineed dice que los resultados son tan desiguales que hay peligro para el país del futuro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sindicato docente cuestionó funcionamiento de ONG. Foto: F. Ponzetto

Nada en la fachada del liceo 13 revela que allí repiten, desde hace al menos una década, más de la mitad de los alumnos. Este centro educativo, en Maroñas, se ganó la triste fama de ser "el peor" del país. Y fue en sus instalaciones, tras una ocupación de tres días que tuvo lugar la semana pasada, donde nació el debate: ¿el trabajo de las ONG está privatizando la enseñanza pública?

El hecho que desencadenó el debate fue el cuestionamiento del núcleo sindical del liceo al proyecto Cimientos, uno de los siete convenios que firmó el Consejo de Educación Secundaria en los últimos cinco años con organizaciones de la sociedad civil. La ONG en cuestión, que formalmente se llama Asociación Civil América, acordó el 9 de marzo de 2015 la puesta en marcha de un programa que beca y acompaña a un grupo seleccionado de estudiantes para que promuevan el ciclo básico. Entre de las críticas realizadas por los docentes figuraban la falta de consultas a los profesores para la elección del alumnado y las exoneraciones fiscales (de 81,25%) a empresas para que financien "proyectos que no hacen la diferencia". O simplemente, como resumió Nathalia Moratorio, una de las ocupantes de la semana pasada, se está "en desacuerdo con las ONG en los centros educativos públicos".

Plantear esto como un problema "serio de la educación uruguaya es no darse cuenta de lo que está sucediendo", criticó Pablo Cayota, integrante del Programa Educativo del Claeh y representante de la enseñanza privada en el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed). Según el analista, "el problema serio es que los resultados son tan inequitativos, en términos de aprendizaje, que el Uruguay del futuro es preocupante".

Cayota tomó como ejemplo al propio liceo 13 y lo comparó con el liceo 7 (en Pocitos). Mientras en el primero fueron promovidos el año pasado 46,7% de los alumnos de ciclo básico, en el segundo aprobaron el 82,8%. Esto demuestra, según el experto, que "no hay estrategias para que los pobres aprendan en este país, aunque suene feo y despectivo: en vez de construir justicia, estamos consolidando la injusticia".

Por eso Cayota defiende que, ante "tal emergencia", es "bienvenida una estrategia externa". Y aunque sea "cuestionable el modelo de seleccionar a los mejores estudiantes", cree que antes de "descalificar hay que evaluar".

La cooperación entre la sociedad civil e instituciones públicas "no necesariamente implica un proceso de privatización", indicó Antonio Romano, subdirector de Planificación Educativa de la ANEP. El programa de maestros comunitarios, ejemplificó, salió de la ONG El Abrojo y luego lo adoptó la administración pública que lo llevó a 250 escuelas.

El problema, en todo caso, "es que las instituciones públicas ceden su responsabilidad". Según Romano, "el Estado es el responsable de la formación de ciudadanos", y si bien "es deseable" el convenio con privados (por ejemplo clubes deportivos), "no hay que confundir el complemento con ocupar el rol de la enseñanza".

Desde la Asociación Nacional de ONG (Anong) coinciden en que los proyectos son "complementarios" a lo que el docente hace en el aula y que, si suman, "no hay motivos para que sean un problema". Según su presidente, Pedro Delprato, "en lo público todos tenemos capacidad de incidir".

La discusión surge ahora, según el académico Romano, porque "hay más sensibilidad y tendencia a pensar que la gestión privada da mejores resultados que la pública". Pero, ante contextos similares, "no hay evidencia de que los privados logren mejores aprendizajes".

Para Romano lo que está sucediendo es que "se está pensando que toda está tan horrible que, al menos, salvemos a los mejores, en lugar de procurar que le vaya bien a todo el mundo". En este sentido, el funcionario de ANEP propone ir hacia un modelo en que "se mantenga la unidad de la clase sin importar al tiempo en que avanza cada estudiante".

La propuesta de Romano tiene puntos en común con las escuelas rurales, en las que el maestro es capaz de trabajar con alumnos de diferentes niveles al mismo tiempo, atendiendo a cada uno en particular: allí, dijo, "se logran indicadores comparables con las mejores escuelas de práctica".

El modelo que plantea ya "está dando resultados", dijo y concluyó que "no tiene que ver con si el dinero es público o privado, sino con el modelo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)